Ernesto Cordero, secretario de Hacienda y Crédito Público. Foto: Eladio Ortiz.

La Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) consideró que la banca de desarrollo, a través de nueve instituciones, se ha convertido en una de las principales herramientas para combatir la asfixia crediticia que se presentó después de la debacle financiera en Estados Unidos a raíz de los incumplimientos en cascada de las hipotecas subprime.

En conferencia de prensa con los funcionarios que dirigen la banca de desarollo en el país, Cordero dijo que el escenario para las instituciones de crédito de segundo piso ha cambiado sustancialmente y, gracias a ello, al cierre del 2010 se logró una saldo crediticio de 687,000 millones de pesos, 352,000 pesos más del monto que se tenía registrado en 2006.

De esta forma, precisó el funcionario, la cartera de financiamiento aumentó 71%.

Esta creciente actividad crediticia, sin embargo, no afectó la fortaleza de la banca de desarrollo que registra una capitalización de 17%, por encima de los estándares internacionales.

Para impulsar la decisión de la banca de otorgar créditos, apuntó Cordero, la banca de desarrollo autorizó garantías para préstamos inducidos por al menos 243,628 millones de pesos, además se logró incrementar en 26% el plazo promedio para estos financiamientos a 6 años.

Respecto a la iniciativa impulsada por el PRI que se analiza en el Poder Legislativo para modificar la operación de la banca de desarrollo, el titular de la SHCP ratificó su rechazo a los términos de esta propuesta porque afectarían, enfatizó, la derrama crediticia.

Cabe destacar que hace algunos días, las fracciones del PRI en la Cámara de Diputados y Senadores presentaron, en forma conjunta, su iniciativa de Ley del Sistema Nacional de Banca de Desarrollo, como una de las tres partes que componen su proyecto de reforma hacendaria integral. Se propone la creación de nuevos órganos reguladores, lo que generaría, a juicio del titular del sector hacendario, más burocracia.

Esta iniciativa, de hecho, obstaculizará la meta de la SHCP de agilizar la banca de desarrollo que aún se enfrenta a un gran número de obstáculos operativos.

Entre los retos de la banca de desarrollo, Cordero citó, sin embargo, la necesidad de incorporar a más intermediarios como canales de distribución; mejorar la eficiencia operativa de las instituciones de desarrollo aprovechando las sinergias que existen en ellas.

Pero, sin duda, –  abundó – una de las más importantes es propiciar una mayor participación de la banca comercial en el crédito de sectores poco atendidos, acompañándolos con productos de la banca de desarrollo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here