Con esa base, Visa reportó resultados de su desempeño en América Latina y el Caribe con un crecimiento de pagos de 23.2% en todo el 2010, donde Brasil presentó un avance anual 24.6%, en México la cifra fue de 16.8% y de 22.8% en el resto de los países.

En el último trimestre de 2010 se realizaron 916 millones de transacciones en la región, con los servicios de pago de Visa, lo que significa un número mayor en 226 millones las operaciones respecto al mismo periodo de 2009.

 “Este desempeño es el resultado de una sólida estrategia global: migrar las transacciones que se realizan en efectivo a nuestra red global de procesamiento”, señaló Eduardo Eraña, presidente de Visa, Región América Latina y el Caribe.

En el 2010 los productos principales de débito y crédito de Visa experimentaron un considerable crecimiento. El alto nivel de eficiencia y transparencia que ofrecen los productos de débito Visa prepararon el camino para la introducción de los servicios financieros en mercados que están en vías de desarrollo, logrando que consumidores que aún no estaban bancarizados se incorporaran al sistema financiero.

El volumen de pagos con productos de débito Visa en el 2010 alcanzó un crecimiento de un 28.2% en Brasil, 19.1% en México y 29% en el resto de los países de América Latina y el Caribe, que engloban operaciones por 270 mil millones de dólares

En el 2010 Visa hizo una fuerte promoción de las tarjetas Visa Gold, Visa Signature, Visa Platinum y Visa Infinite, sus productos de crédito para consumidores de renta alta. Ello permitió un gran impulso al volumen de pagos con productos de crédito Visa, que se reflejó en un crecimiento anual 22.6% en Brasil, de 14.8% en México y 20.4% en los demás países de América Latina y el Caribe.

Alianzas clave como la asociación con la compañía de servicios de transferencia de dinero MoneyGram, anunciada recientemente, han permitido a Visa penetrar nuevos segmentos del mercado al ofrecer más rapidez, seguridad, confiabilidad y herramientas de pago de costo económico a más consumidores, en más lugares.

Al facilitar el flujo de remesas, Visa abre la gama de opciones que los consumidores tienen a su disposición para enviar dinero a otras personas que actualmente cuentan con acceso conveniente a los fondos por medio de la red global de Visa, a través de millones de establecimientos.

Los resultados financieros de la compañía en la región también confirman un enfoque en la expansión de los canales emergentes como el comercio electrónico y los pagos con dispositivos móviles, los cuales representan las mayores oportunidades para la industria en el ámbito regional.

Durante el trimestre que finalizó el 31 de diciembre de 2010, que fue la temporada de mayor actividad en el año, el volumen de pagos con Visa en América Latina y el Caribe creció 26.7% ciento, lo que significó operaciones por 82 mil millones de dólares.

“La red de Visa es el cimiento de los servicios de pago y las soluciones que diferencian nuestra marca. Le permite a Visa proporcionar a sus clientes, así como a los consumidores, empresas y gobiernos, un procesamiento rápido, confiable y seguro de las transacciones mientras que, al mismo tiempo, impulsa la economía en América Latina y el Caribe”, agregó Eraña.

8 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.