Apela subsidiaria de Pilgrims pago al SAT por 40.4 mdd

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 43 segundos

Una subsidiaria mexicana de la firma estadounidense Pilgrims, considerada uno de los princiaples  gigantes de la industria avícola mundial, impugna ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) el pago de impuestos resultado de una “transacción” realizada entre 2009 y 2010.

De acuerdo con un reporte a inversionistas del mercado de valores estadounidenses y brasileños al que Fortuna tuvo acceso, la apelación al ajuste tributario que la firma estadounidense considera “desfavorable” se extiende ya por varios años.

La firma avícola aseguró, sin dar mayores detalles, que la transacción que generó impuestos a favor del Estado mexicano se realizó entre 2009 y 2010 y representa un monto total de 40.4 millones de dólares.

“Una subsidiaria mexicana de PPC (Pilgrims) está apelando actualmente a un ajuste tributario , desfavorable propuesto por las autoridades fiscales mexicanas debido a una transacción específica  realizada por la filial mexicana durante los ejercicios fiscales 2009 y 2010”, de acuerdo el reporte anual de la controladora de Pilgrims entregado a inversionistas del mercado de valores en Estados Unidos y Sudamérica.

Y precisó que los valores que se encuentran en controversia son por 24.3 millones y 16.1 millones de dólares para los ejercicios sociales de 2009 y 2010, respectivamente. Para Pilgrims, debido a que subsiste la controversia fiscal, al cierre de 2021, no se había registrado ninguna pérdida, aseguró a sus inversionistas.

El deudor al SAT

Pilgrims y su controladora no precisan el nombre su subsidiaria pero en 2014, la firma estadounidense anunció que buscaría la autorización de la Comisión Federal de Competencia (COFECO) para adquirir los activos en México de su rival Tyson, con lo que se convirtió en su subsidiaria en una operación que superó los 400 millones de dólares.

Antes de vender su negocios a la controladora de Pilgrims, Tyson realizó una serie de operaciones y adquisiciones tanto en México como en Estados Unidos para competir, precisamente, con la compañía que se convirtió en su controladora.

Dumping y subregistros de ventas

Entre 2009 y 2010, como parte de una investigación para descartar comercio desleal por parte de los importadores de pollo, en específico las piezas conocidas como pierna y muslo, en perjuicio de productores mexicanos como Bachoco, Tyson Foods tuvo que exhibir sus finanzas corporativas ante las autoridades comerciales de México y aseguró que registró pérdidas en 2009.

En 2012, las autoridades comerciales del país requirieron información al SAT, a 5 productores nacionales de los productos investigados, 1 empresa importadora y 27 tiendas departamentales.

Finalmente en agosto de 2012, el entonces titular de la Secretaría de Economía firmó una resolución que impuso cuotas compensatorias a Pilgrims y a Tyson Foods para sus importaciones de pollo de 25.7% Las empresas Simmons y Sanderson también registraron las mismas cuotas.

El entonces secretario de Economía, Bruno Ferrari, aseguró antes de que concluyera la investigación anti dumping que   había indicios suficientes de que esas importaciones eran con dumping, refiriéndose a las importaciones de pierna y muslo procedentes de Estados Unido.  El SAT exhibió los números que presentaron Pilgrims y Tyson ante el fisco mexicano.

Historia de sobornos

Antes, entre 2004 y 2006, Tyson  Foods fue encontrada culpa por el FBI en Washington de pagar sobornos a funcionarios mexicanos para dar el visto bueno a exportaciones cárnicas. La investigación y condena concluyó en una sanción en contra de Tyson Foods por 4 millones de dólares, además de la obligación de aplicar rigurosos controles internos.

Ante el Tribunal de Distrito de EU para el Distrito de Columbia, entre 2004 y 2006, la representación, filial de Tyson en México pagó más de 90 mil dólares a dos médicos veterinarios para que avalaran la inocuidad y sanidad de sus plantas en Gómez Palacio, Durango, lo que representó una ganancia de casi un millón de dólares. Tyson integró en nóminas falsas a las esposas de esos veterinarios.

A la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC), Tyson Foods le pagó 5 millones de dólares, también como sanción.  La empresa estadounidense violó la Ley sobre Prácticas Corruptas en el Extranjero.  Se trata de The Foreign Corrupt Practices Act (FCPA)

¿Culpables de negligencia?

Recientemente, Tyson Foods presentó una petición ante la Suprema Corte de Justicia de EE.UU el  22 de julio en busca de un acuerdo para exculparse de la responsabilidad derivada de cuatro muertes relacionadas con COVID de sus empleados durante los primeros días de la pandemia.

Los funcionarios de Tyson Foods, con sede en Springdale, han dicho que cumplieron con la Orden Ejecutiva 2020 del entonces presidente Donald Trump que requería que las plantas de procesamiento de alimentos permanecieran abiertas durante los primeros días de la pandemia.

Tyson afirma que ya que estaba siguiendo una orden federal, la compañía debe ser absuelta de responsabilidad en varias demandas presentadas en los tribunales estatales por las familias de los empleados que murieron a causa del virus.

Consulta los documentos públicos sobre el caso

FBI — Tyson Foods Inc. Agrees to Pay $4 Million Criminal Penalty to Resolve Foreign Bribery Allegations

SEC Charges Tyson Foods with FCPA Violations; 2011-42; February 10, 2011

https://www.dof.gob.mx/nota_to_doc.php?codnota=5262439

 

Artículo anteriorFestival DOQUMENTA 2022: ¿cuándo y dónde verlo?
Artículo siguienteAMLO En Vivo | 03/08/22 #ConferenciaPresidente #AMLO

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí