Se van a enamorar de Sonia

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 24 segundos

El restaurante abrió hace cuatro años en la colonia Juárez con una propuesta interesante de sabores y los recuerdos de las comidas en familia

Vicente Gutiérrez

No exagero… se van a enamorar de Sonia, un restaurante en la colonia Juárez de comida contemporánea con base en las recetas de las abuelas.

“Nuestra cocina está inspirada por los sabores de casa y los recuerdos de las comidas en familia”, me cuenta Pedro, el gerente del lugar, que de inmediato “abraza” mientras la ciudad presume su caos diario.

Sonia “vive” en una  casona de la colonia Juárez, que ha sido rediseñada, pero que conserva su calidez y belleza con sus tapices, libros, vajillas, flores y colores.

Con la cocina frente a las mesas y un bar en el centro, Sonia apapacha con algunos rincones íntimos para comensales que prefieren un poco de privacidad, pero también hay diferentes ambientes muy mágicos.

Sonia Restaurante es un proyecto gastronómico que nació en 2019 con la intención de ser como un segundo hogar para los clientes, por eso, todo gira alrededor de ellos.

“Sonia, como buena abuela, cuida todos y cada uno de los detalles del restaurante, desde los tapices que nos recuerdan a la sala de nuestra abuela, libros antiguos y vajillas craqueladas que dan la impresión de estar rotas, así como paneras en forma de barco, recordando la migración que muchas abuelas y abuelos hicieron en ellos en siglos pasados”, me explicaron.

Sonia Bielous, de ahí el nombre del espacio, fue abuela de uno de los socios del restaurante y relatan que fue exiliada Polaca y una mujer extraordinaria; por eso, por el lugar  se pueden ver diferentes recuerdos en su memoria.

Los platillos que probé en Sonia fueron estos:

Ahora que hace tanto calor en CDMX, llega Martina, un cóctel hecho con mezcal, naranja, guayaba y adornado con un chile colorado.

Aparece el pan artesanal, hecho en casa, calientito acompañado con una mantequilla de huitlacoche que se derrite y  se embarra en cada uno de los panes que aparecen y desaparecen a cada mordida.

De entrada, se sirve una sinfonía: un carpaccio de betabel con mantequilla de pistaches, arúgula y parmesano. Fresco y al mismo tiempo intenso por el pistache, las láminas de betabel (morado y amarillo) que se convierte en una delicia a cargo del chef del lugar, Edgar Delgado.

En mi visita, decidí probar los clásicos del restaurante, ya llegará el momento de experimentar. Por esto, pido sus famosos tacos de papada confitada con paté de lobina y habanero tatemado con tortillitas hechas en casa.

La papada es grasa y la carne del cuello del cerdo pero es jugosa y tierna por lo que al combinarse con el paté, el habanero y el maíz alcanza sabores  extraordinarios.

Hacemos una pausa en medio de una explosión de sabores en boca para desatapar una Monstruo de Agua Blanca de Maguey, white Ipa, Cerveza de cuerpo medio-ligero y color dorado con sabores cítricos, afrutados, tropical, herbal, muy ligeramente especiado.

Entonces, aparecen las carnitas de guajolote en mole negro y compota de plátano macho con algunas moras que provocan una explosión, entre el mole hecho en casa y el dulce de las frutas.

Claro que tuve que usar un pedazo de pan y limpiar, el plato hondo, no quería dejar nada del mole en el abandono.

El Pulpo a la Mario con cebolla rostizada y crema quemada, aquí, la estrella viene en su termino exacto, ni duro ni suave, con la consistencia perfecta que se acompaña con salsa macha de Sonia y en tacos o sobre un pedazo de pan que sorprende.

De postre, la otra estrella de Sonia, un tres leches de mazapán pero con un acompañante secreto: un  helado de la casa que se hace con chocolate blanco y té negro con lo que se culmina una tarde esplendida.

Sonia es un restaurante para festejar la vida con una cocina clásica pero arriesgada al mismos tiempo con ingredientes de primera calidad y el amor de la cocina y meseros que no dejan de apapachar a los clientes con sus recomendaciones.

Por las noches, Sonia se convierte en refugió para los enamorados o las almas solitarias, con un ambiente diferente de luces tenues, sombras y buena música, justo para comenzar una aventura mientras se disfruta de un cóctel y buena comida… pero esa ya es otra historia, que prometo experimentar junto a mi amada Sonia.

Sonia Restaurante

Dirección: Oxford 23, Colonia Juárez.

https://restaurantesonia.com.mx

Artículo anterior¿Existe el activismo corporativo?
Artículo siguienteGobierno de México va por la cancelación de los contratos de autoabastcimiento eléctrico

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí