Crisis de nomineras por irregularidades contables y falta de apoyo a economía en pandemia: KBRA

Tiempo de lectura aprox: 4 minutos, 4 segundos

Si bien los casos de insolvencia en financieras especializadas en préstamos de nómina en México no crea riesgos sistémicos y son resultado de irregularidades contables, estos episodios ponen de relieve deficiencias en el desempeño económico del país debido a la pandemia por COVID y su respuesta política asociada, concluye un análisis de la agencia calificador KBRA en donde se advierte que de restringirse la participación de este tipo de prestamistas en segmentos desprotegidos de la población se corre el riesgo de elevar los conflictos sociales.

En un reporte sobre el riesgo crediticio en este sector, los analistas de KBRA recordaron que dos prestamistas de nómina, Alpha Holding y Crédito Real, cayeron en problemas de endeudamiento en julio de 2021 y febrero de 2022, respectivamente. Si bien esta situación implicaba importantes problemas de contabilidad, las debilidades crediticias en su sector de préstamos específicos -empleados en microempresas, pequeñas y medianas empresas se vieron exacerbadas por el limitado apoyo gubernamental a la economía durante la pandemia. Sin embargo, KBRA considera que el limitado tamaño y alcance de los préstamos de nómina en México (calificación soberana de BBB/Perspectivas Negativas de KBRA) limita en última instancia los riesgos sistémicos.

En opinión de KBRA, los riesgos sistémicos están contenidos en los incumplimientos de los prestamistas de nómina de NBFI de Alpha Holding y Crédito Real, así como en la calidad crediticia debilitada en el subsector de Sofomes No Reguladas.

Según la Asociación Mexicana de Compañías de Nómina, el total de préstamos de nómina representa 347 mil millones, o alrededor del 1.3% del PIB mexicano.  Sin embargo, esa suma incluye los préstamos de nómina de las Sofomes (NBFI)  – alrededor del 25% del total – y los préstamos de nómina de los bancos comerciales (75%). El total de los préstamos de nómina del NBFI se estima en sólo el 0.3% del PIB de México. Mientras que los riesgos sistémicos se reducen debido a la pequeña escala de los préstamos de nómina de NBFI, y el pequeño tamaño del sector de NBFI en general, el sector apoya a segmentos de la población que no tienen acceso fácil al crédito de prestamistas comerciales. Como tal, los problemas en el sector NBFI podrían amplificar los riesgos sociales y políticos en el país. La normalización posterior a la pandemia, aunque está lejos la ayuda para reducir estos riesgos. KBRA asegura que “actualmente se está llevando a cabo una reforma del sector de préstamos de nómina de sueldos del NBFI”. El reporte de la calificadora no menciona que el presidente López Obrador anunció que vetaría cualquier intento de legislar la cobranza delegada porque afectaría la disponibilidad de los ingresos de los trabajadores.

Para KBRA, el impacto en la estabilización del sector y su transformación en una forma más vibrante de financiamientos de los empleados de las MIPYMES depende de un nuevo marco que aún se está debatiendo. Los detalles serán importantes para los acreedores, incluidos los acreedores extranjeros que suministran capital al sector que se han visto afectados negativamente por estos dos episodios de incumplimiento. Hasta ahora, sin embargo, este marco legal que beneficiaría a los prestamistas de créditos cuyo descuento se realiza directamente de la nómina de los trabajadores.

Los analistas de KBRA aseguran que el sector bancario de México no es una fuente significativa de riesgo. En México, el sistema bancario es rentable, tiene una capitalización adecuada y está financiado principalmente por depósitos, con un bajo nivel de préstamos no rentables debido a los estándares de suscripción conservadores. Estas normas se extienden a los préstamos de nómina de los bancos que representan la mayor parte del mercado.

El sistema bancario de México es en gran parte de propiedad extranjera (más del 70%) basado en activos consolidados, lo que también reduce los riesgos para el balance de la deuda y el riesgo soberano. Además, a pesar del crecimiento sustancial del sistema bancario, que refleja la profundización general de los mercados de capital de México, el sector bancario de México es pequeño en comparación con sus pares. Los activos totales se sitúan en torno al 40% del PIB, mientras que los préstamos al sector no financiero privado en pesos representan aproximadamente el 18% del PIB.

El sistema bancario de México representa alrededor del 55% de los servicios financieros, excluyendo los préstamos de los bancos de desarrollo. Los fondos de pensiones (18%), los fondos de inversión (14%) y las compañías de seguros (7%) son las siguientes mayores participaciones. Si bien se trata de un sector pequeño en términos de comparaciones internacionales, ha seguido creciendo con la creciente monetización del país (hasta el 18.5% del PIB en la actualidad del 8% del PIB en 2003), mucho más rápido que el sector NBFI, que se ha estancado.

Para KBRA, el compromiso de México con una estricta política fiscal durante el momento más álgido de la pandemia agudizó el malestar económico del país, junto con tasas muy altas de infección y mortalidad y un lento despliegue de las campañas de vacunación.

Las finanzas públicas mexicanas registraron un déficit máximo del sector público de solo -0.4% del PIB en 2020, comparado con déficits que duplican o triplican ese nivel en los países latinoamericanos y en otras economías de mercado emergentes. Del mismo modo, en 2021, las necesidades de endeudamiento del sector público de México se situaron en el -3,8% del PIB, en marcado contraste con déficits mucho más amplios para apoyar la recuperación económica de las economías homólogas.

La contracción económica de México de -8,2% en 2020 fue más profunda que la de muchos pares, y su recuperación de +4,8% en 2021 fue menos profunda. Además, el repunte del país en 2021 fue especialmente mediocre al considerar el sólido desempeño de su socio comercial más importante, los Estados Unidos., que recuperó la producción perdida debido a COVID-19 a mediados de año.

Los empleados de las MiPymes, los principales participantes en los programas de préstamos de nómina de México han sido especialmente vulnerables a las condiciones económicas depresivas de las restricciones relacionadas con COVID, al tiempo que tienen menos flexibilidad para soportar tales condiciones. Si bien las irregularidades contables provocaron los impagos de Alpha Holding y Crédito Real, las posiciones financieras subyacentes deterioradas de las carteras de activos de los prestamistas de nómina también contribuyeron a los problemas en este sector. KBRA dice que los principales clientes de las SOFOMES son trabajadores de pequeñas empresas; sin embargo, son los empleados del sector público los que constituyen el principal mercado de estos prestamistas.

En conclusión, el modesto tamaño de los préstamos de nómina del NBFI en México y la resiliencia de su sistema bancario aíslan al soberano de los riesgos sistémicos que podrían emanar de los recientes incumplimientos de los prestamistas de nómina del NBFI. Sin embargo, las difíciles condiciones económicas y el entorno político en México han aumentado los riesgos en el sector de los préstamos de nómina.

Las reformas podrían servir para mejorar la estabilidad y el atractivo del sector para los inversores, en función del marco legal propuesto.

 

 

 

 

Artículo anteriorInsolvencia de Crédito Real no representa riesgo sistémico para el sector financiero nacional: SHCP
Artículo siguiente#SDyAmor Programa lunes 04 de abril 2022

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí