Gallos Blancos de Querétaro se salva de la desafiliación

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 25 segundos

Luego de los hechos violentos del sábado, el Estadio Corregidora será vetado un año mientras que la directiva encabezada por Greg Taylor, Gabriel Solares y Adolfo Ríos quedará inhabilitada por cinco años. Las barras no desaparecen y deberán portar identificaciones en los estadios.

El mayor hecho de violencia en la historia del futbol mexicano ya tuvo sus primeras consecuencias: el Estado Corregidora tendrá un veto de un año mientras que la directiva del Club Querétaro será inhabilitada por cinco años para ocupar cualquier cargo en el futbol profesional.

Además, el club regresará a manos de Jorgealberto Hank —actual propietario de Xolos de Tijuana y propietario de los derechos federativos— quien deberá vender la franquicia este mismo año.

Sin embargo, Querétaro se salvó.

Ni el club ni la directiva —a pesar de que pusieron en peligro la vida de miles de aficionados en el partido contra Atlas— serán desafilados de la Federación Mexicana de Futbol (FMF) para no afectar ni a los jugadores ni a las divisiones inferiores y femenil.

En conferencia de prensa virtual, el presidente de la FMF, Yon de Luisa, y el de la Liga MX, Mikel Arriola, dieron a conocer los acuerdos alcanzados por la Asamblea de Propietarios que tuvo lugar la mañana de este martes.

Por principio, Gallos Blancos perderá el partido del sábado por un marcador de 3-0. Además, tendrá que jugar un año a puerta cerrada todos sus partidos de local, ya sean en Querétaro o en cualquier otra ciudad. El veto se extiende al equipo femenil y a las categorías inferiores.

Habrá una sanción económica por 1 millón 500,00 pesos.

El “grupo de animación” —la barra de Querétaro— quedará impedido de asistir por espacio de tres años a los partidos del equipo como local y un año para los partidos de visitante.

Yon de Luisa aclaró que la sanción no es ni contra la ciudad ni contra el estado de Querétaro así que, una vez cumplidos los plazos, el futbol profesional podrá volver a esa ciudad.

Además, la Barra 51 de Atlas —a pesar de ser los agredidos— quedará impedido de asistir a los juegos de visitante de su equipo por espacio de seis meses.

Ahora bien, la FMF reconoce a la empresa Solaz Deportes y Entretenimiento, de Jorgealberto Hank, como propietaria de los derechos de afiliación por lo que tomará la administración del club con la condición de venderlo en este mismo año. De no concretarse la venta, entonces la hará la propia Liga MX.

La actual administración del club, encabezada por Greg Taylor, Gabriel Solares, Manuel Velarde y Adolfo Ríos, será inhabilitada por cinco años para participar en la dirección u operación de cualquier equipo afiliado a la FMF.

Sin embargo, ni el club ni la directiva serán desafilados de la FMF.

“¿Por qué no estamos utilizando la figura de la desafiliación? Porque no se desprende de la investigación de la (Comisión) Disciplinaria pero, por otro lado, ustedes recordarán los problemas que se han tenido con las desafiliaciones. Hoy todavía no se resuelve lo de Veracruz, hoy todavía hay jugadores esperando que les paguen, hoy todavía eso está en litigio. Lo que nosotros queremos también es no hacer pagar a los jugadores del club Querétaro y a las jugadoras”, explicó Mikel Arriola.

MEDIDAS CONTRA LAS BARRAS

Con respecto a las barras de Querétaro, quedarán suspendidas de por vida para ingresar a cualquier estadio del futbol mexicano los miembros que sean encontrados responsables por parte de las autoridades estatales.

Todos los clubes deberán generar una identidad por cada uno de los miembros de estos grupos, para poder ingresar a las zonas destinadas dentro de los estadios, a las que no podrán ingresar menores de edad.

Para la temporada 22-23, los clubes deberán poner en marcha un “Fan ID” en adición a la identidad individual obligatoria y deberán aplicar sistemas de reconocimiento facial para todos los aficionados.

Incluso los clubes deberán abrir una Dirección de Seguridad e Inteligencia de manera conjunta con la Liga MX y la FMF.

Por último, los clubes no podrán dar ningún apoyo a los grupos de animación, como boletos gratis, camisetas o transportes. “El club que sea sorprendido tendrá como sanción, en automático, el veto de la plaza para el siguiente partido como local” y una multa económica.

Por Raúl Castro-Lebrija

Artículo anterior8M. Mujeres que escribieron, escriben y escribirán el futuro
Artículo siguienteMujeres mexicanas entre 30 y 59, las más activas en el sector hipotecario

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí