Afecta más a grandes embotelladores condiciones económicas y clima que IEPS: Intercam

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 45 segundos

El banco Intercam anticipó que los grandes embotelladores de México, Coca-Cola Femsa (Kof) y Arca Continental (AC), que también cotizan en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), verán impactos mínimos en sus volúmenes de venta por concepto del Impuesto sobre Producción y Servicios (IEPS), que a partir del 1 de enero pasado es de 1.3936 pesos por litro a las bebidas saborizadas, un incremento de casi 7% frente a los 1.3036 pesos de 2021.

Intercam apuntó que lo que más afecta las ventas de ambos embotelladores son un crecimiento marginal de la economía y condiciones climáticas desfavorables, que es lo que disminuye el consumo de sus productos.

Seña que los efectos de la Pandemia desatada por el Covid-19 fue otro de los elementos que provocaron caídas en los volúmenes consolidados de las embotelladoras, ante el cambio en los hábitos de consumo de los mexicanos.

En conclusión, no esperamos que los volúmenes de empresas como AC y Kof sean afectados por la actualización del impuesto especial.

Si bien el entorno macroeconómico y de salud ha desencadenado cambios en los hábitos de los consumidores, es importante resaltar que esperamos un año positivo para ambas empresas, considerando que muestran una tendencia de recuperación tras los efectos más importantes de la emergencia sanitaria”, aseveró.

En un escrito difundido el miércoles, Intercam señaló que la aplicación del IEPS no ha sido una manera eficiente de desalentar el consumo de las bebidas saborizadas entre los mexicanos.

El impuesto especial a las bebidas con azúcares añadidos cobró vigencia en México a partir de 2014, con un costo de 1 peso por litro, mientras que los ingresos del Gobierno por la recaudación del IEPS alcanzaron un monto de 22,214.2 millones de pesos (mdp) en ese primer año.

A la par, también se abrió la discusión entre expertos sobre si existen lineamientos específicos y adecuados para rastrear los recursos recaudados, y no tomar la medida como meramente recaudatoria, frente al principio de contribuir a combatir la obesidad, el principal problema de salud pública en México.

Nocivo

La Encuesta de Salud y Nutrición más reciente, (ENSANUT 2018), arroja que, a nivel nacional, el porcentaje de adultos de 20 años y más con sobrepeso y obesidad es de 75.2 por ciento. Los niveles de 2012 eran de 71.3 por ciento.

Organizaciones civiles como la Alianza para la Salud Alimentaria han dicho que el IEPS para alimentos con alta densidad calórica y bebidas saborizadas si bien refieren un impuesto internacionalmente conocido como “extrafiscal”, ante un claro componente de beneficio social, en México es empleado para fines fiscales.

Intercam apunta que la aplicación del IEPS es una manera eficiente para recaudar ingresos: en la Ley de Ingresos de la Federación se estima que el fisco recaude 32,950 mdp por el impuesto a las bebidas saborizadas durante 2022.

El banco destaca además que son los consumidores de menores ingresos los más afectados por el impuesto, ya que los mayores costos son transferidos al consumidor final.

Si bien el gobierno ha argumentado que el impuesto aplicado a las bebidas saborizadas tiene como objetivo disminuir el consumo de productos nocivos para la salud en la población mexicana, los resultados de las refresqueras no concuerdan con ello”, aseveró.

Artículo anteriorEl peor año para el cine mexicano
Artículo siguienteClub Pachuca regalará vehículos eléctricos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí