¿Cuál es el futuro de los pagos digitales globales en 2022?

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 27 segundos

Por Juan Soto, CFO de SafetyPay

La pandemia creó presiones financieras en empresas y consumidores como nunca. Las instituciones bancarias se vieron obligadas a facilitar métodos de pagos alternativos y transferencias debido al incremento de transacciones de comercio electrónico y las nuevas tendencias de los consumidores. Una gran parte de las personas en todo el mundo realizaron por primera compras en línea en 2020, de hecho, más de 13 millones de titulares de tarjetas Visa usaron por primera vez, entre enero y marzo, sus plásticos  parar hacer compras electrónicas alrededor del mundo. El cambio se explica tanto por el comportamiento del consumidor como por las innovaciones lanzadas por el comercio electrónico establecido que han creado nuevas experiencias para el usuario final.

El sólido crecimiento digital hace de los pagos alternativos un sector dinámico para los consumidores que están en desarrollo y un atractivo para nuevos competidores comerciales, pero se presenta también con grandes desafíos.

 

Como combatir desafíos financieros futuros 

La inclusión financiera es un gran desafío para el futuro y continúa siendo un tema relevante entre algunos comercios globales que buscan expandir su alcance. Las empresas de pagos alternativos, como SafetyPay, buscan ofrecer opciones a los consumidores que cuentan con servicios bancarios limitados. Existen soluciones para enfrentar este desafío de crecimiento comercial, entre las que se incluye ofrecer múltiples plataformas de transferencia para los clientes que realizan compras en línea sin comprometer la información financiera y proporcionar cupones para que los clientes confirmen sus pagos digitales en tiempo real. Ambas soluciones deben considerarse y ejecutarse para generar confianza en el cliente.

Los consumidores están activamente cambiando sus opciones de pago por aquellas opciones que no comprometen su información financiera, accediendo a su información bancaria a través de aplicaciones y sitios seguros en sus dispositivos móviles. Este cambio en el consumidor obliga a los bancos y a todo tipo de empresas a adaptarse rápidamente a las preferencias de los consumidores. Sin embargo, existen varios que todavía están luchando para poder resolver esta nueva dinámica. Tomemos, por ejemplo, la decisión global de Amazon de retrasar los envíos de bienes no esenciales durante la pandemia, mismo que obligo los consumidores y comercios a adoptar cambios en su comportamiento. 

¿Cuántas ventas pueden perder comercios como Amazon si no aceptan formas alternativas de pago o canales de distribución alternativos? Una investigación pagada por SafetyPay encontró que hay más de tres mil millones de personas en todo el mundo que no tienen tarjetas de crédito y más de dos mil millones que ni siquiera cuentan con una cuenta bancaria. Si nos limitamos a América Latina, el comercio electrónico representa US$109 mil millones en ventas. El potencial de crecimiento en los próximos cuatro a cinco años se proyecta en ventas superiores a los US$ 200 mil millones. El comercio electrónico y los pagos digitales alternativos representan cerca del 38% de las ventas digitales totales.

 

Trabajo conjunto para promover negocios

Trabajar junto a los comercios es indispensable si se quiere resolver los desafíos en materia de pagos digitales. Asociarse con otras empresas de banca digital y establecer múltiples canales de distribución son parte de un buen inicio. La comunicación y accesos simples son también fundamentales para ayudar a los comercios a conectarse con los consumidores, entendiendo así sus necesidades y preferencias. Es necesario contar con una estrategia detallada que reconozca los pagos transfronterizos como nueva realidad para el comercio en un mundo post pandemia. Hoy en día, los países están constantemente buscando ideas para establecer relaciones y crear nuevos mercados para mejorar su estrategia comercial, lo cual supone la implementación de billeteras digitales y opciones de pago alternativos.

 

El futuro depende del comportamiento del consumidor y la preparación del comercio

Hay muchas señales alentadoras para el crecimiento de los pagos digitales; sin embargo, todavía quedan algunos problemas financieros por abordar. La mayoría de los comercios deben responder las preguntas recurrentes: “¿Tenemos el flujo de efectivo para implementar lo necesario para aceptar pagos alternativos?” y “¿tenemos el capital para sobrevivir?” Para que el mundo se adapte al futuro de las transacciones de los consumidores, la popularidad de las compras y las tendencias digitales, la construcción de una nueva estrategia de banca digital, que se abrió paso durante la pandemia, es un primer paso, y ahora toca seguir avanzando.

También te puede interesar: El 14 de enero iniciará la oferta pública de adquisición de las acciones de Aeroméxico

Artículo anteriorEl 14 de enero iniciará la oferta pública de adquisición de las acciones de Aeroméxico
Artículo siguienteCuento: Los objetos perdidos

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí