Llega México sin estrategia en mitigación a COP26; dificulta el camino la iniciativa eléctrica: BBVA

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 2 segundos

México llegará a la cumbre más influyente sobre medidas en contra del Cambio Climático Global, la COP26, a realizarse entre el 31 de octubre y el 12 de noviembre en Glasgow, Inglaterra, con noticias poco alentadoras. La iniciativa de reforma a la ley eléctrica dificulta todavía más el proceso, dijo el banco BBVA.

“De no hacer cambios drásticos en la estrategia energética actual, los compromisos de México para mitigar sus emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 se quedarán únicamente en papel como anécdotas”, asevera.

Se estima que el país emitió 804 millones de toneladas de bióxido de carbono equivalente (MtCO2e) de gases efecto invernadero en 2020, que representan cerca del 1.3% de las emisiones globales.

Los compromisos referentes a un estatus “no condicionado” trazados por México en una versión revisada apenas en 2020 sobre su Contribución Determinada a nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés), que se analizarán en la COP26, apuntan a una reducción de 22% de las emisiones nacionales de gases efecto invernadero para el año 2030.

El objetivo se traduce en evitar la emisión de cerca de 210 MtCO2 de gases efecto invernadero para contribuir a la meta global en esa fecha. También involucran a las emisiones de carbono negro, donde el compromiso apunta a una reducción del 52 por ciento.

Los planes en el papel, sin embargo, distan de la realidad, de acuerdo con el banco global.

“…México no tiene establecido estrategias y acciones reales para lograr cumplir con sus objetivos de mitigación comprometidos en su NDC” aseveró la firma financiera en una investigación divulgada esta semana.

Recién el 19 de octubre, el presidente Andrés Manuel López Obrador se reunió en Palenque con John Kerry, el enviado presidencial especial de Estados Unidos para el Clima y en el encuentro oficial se reafirmaron los compromisos asumidos por México, expuso.

BBVA apunta, además, que la reforma constitucional para reconvertir el Sector Eléctrico, actualmente en discusión en el Congreso, “sería un paso en la dirección incorrecta al favorecer más a energías contaminantes como la térmica y la de gas, que a limpias, como la eólica y la solar”.

“Actualmente el gobierno de México continúa apostando al uso de combustibles fósiles para cubrir la demanda energética del país”, planteó.

Lo técnico

Las metas del componente de mitigación de México, que incluyen la reducción de 22% y 52% de las emisiones de gases efecto invernadero y las de carbono negro, respectivamente, refieren compromisos con un estatus “no condicionado”, que consideran que cada país puede trazar un plan con sus propios recursos.

El caso “condicionado”, a su vez, supone un precio internacional de comercio de carbono, ajustes de aranceles por contenido de carbono, cooperación técnica entre países, acceso a recursos financieros de bajo costo y transferencia de tecnología.

Para el caso “condicionado” la meta del País es más ambiciosa, tanto en las emisiones de gases efecto invernadero como de carbono negro, con reducciones de 36% y 70% para 2030, en cada caso.

México cuenta con una Ley General de Cambio Climático, creada en 2012, que fue reformada en 2018 a fin de incorporar la figura de la “Contribución Determinada a nivel Nacional” (NDC) y el compromiso con el conjunto de objetivos y metas, asumidas en el marco del Acuerdo de París en materia de mitigación y adaptación al cambio climático.

La NDC que México actualizó en 2020 pasó de 15 acciones vinculadas con el componente de adaptación de 2015, a un esquema de 27 líneas de acción vinculadas a 5 ejes.

En el marco actualizado sobresalen acciones nuevas que buscan reducir los impactos en la salud por enfermedades relacionadas con cambio climático, la atención al desplazamiento forzado por cambio climático, el combate a la desertificación, la conservación y restauración de mares y océanos, entre otros.

La “Contribución Determinada a nivel Nacional” se revisa y actualiza cada 5 años y se espera que en cada revisión sus acciones salgan fortalecidas. Actualmente 191 de 195 países firmantes del Acuerdo de París han entregado sus primeras NDC, incluido México.

Resultados

Al comparar las proyecciones de emisiones de Gases de Efecto Invernadero entre la “Contribución Determinada a nivel Nacional” presentada por México en 2015 y la actualizada en 2020, destacan incrementos significativos en las estimaciones de emisiones del sector industrial, de acuerdo con el análisis de BBVA.

Según la firma financiera global, esto se traduce en 34 millones de toneladas de bióxido de carbono equivalente para 2030 para la Industria y aumentos de 29 millones en actividades como la agricultura y la ganadería

Los resultados concluyen que “no se dieron avances en los últimos cinco años en estos sectores”.

En 2020, y para los próximos 10 años, la actividad de transporte continuará siendo el sector que más produce Gases de Efecto Invernadero en México, con alrededor de una cuarta parte del total, según la investigación.

La generación de energía eléctrica, a su vez, se estimó como la segunda mayor fuente en México de emisión de Gases de Efecto Invernadero durante 2020.

Para encarar los retos, es necesario que México transite a fuentes de generación de electricidad sostenibles y más limpias, como la solar y la eólica, sostiene BBVA.

“Actualmente se discute en el poder legislativo una reforma constitucional para fortalecer la preponderancia del Estado en la producción de electricidad, la cual podría privilegiar la generación de electricidad a través de combustibles fósiles (lo que) aumentaría las emisiones de Gases de Efecto Invernadero”, sentenció.

Artículo anteriorVolaris anuncia vuelos a Tijuana y Cancún desde el Aeropuerto Felipe Ángeles
Artículo siguienteMercados financieros aumentan presión al cierre; BMV cae -0.94% y peso coloca en 20.3075

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí