Negociando un acuerdo comercial “America first”

Negociando un acuerdo comercial “America first”. Revista Fortuna

Tiempo de lectura aprox: 3 minutos, 16 segundos

Donald Trump es un negociador diferente: inmersión a la estrategia maximax del presidente de EU

Un análisis de Euler-Hermes, elaborado por Alexis Garatti penetra en las formas de Donald Trump utilizadas en la renegociación del TLCAN.

El presidente Trump no teme las consecuencias (proteccionistas)

Las negociaciones comerciales tienen un aspecto estratégico con una dimensión cooperativa o conflictiva.

La teoría de juegos permite formalizar con bastante precisión diferentes tipos de opciones y actores implicados en tales interacciones.

En 1930, al comienzo de la Gran Depresión, Estados Unidos implementó los aranceles de Hawley-Smoot para proteger a las industrias nacionales de daños mayores y otros países siguieron el ejemplo y erigieron aranceles por su cuenta.

Sin embargo, se cree que los aranceles y la guerra comercial que siguió, dañaron todas las economías y acentuaron el impacto de la Gran Depresión.

La guerra comercial de la década de 1930 fue similar a un clásico “Dilema de los prisioneros”, cuyo resultado bien conocido es un mal equilibrio de Nash, incluso cuando se dispone de un buen equilibrio a través de la cooperación: ambos países terminan imponiendo aranceles, lo que lleva a una guerra comercial y más deterioro de las condiciones macroeconómicas globales.

El GATT en 1947, y luego la OMC en 1995, por lo tanto, se creó para prevenir ese resultado negativo de nuevo y garantizar la cooperación y negociación entre países en lugar de aranceles impuestos unilateralmente.

Aranceles

De manera similar con otros aspectos de la política económica de EU, el presidente Trump ha cambiado la forma de negociar con los socios comerciales, sin expresar temor al proteccionismo y criticando duramente los acuerdos comerciales existentes.

Como resultado, EU decidió aumentar los aranceles sobre el aluminio, el cobre, las lavadoras y una serie de productos chinos por un valor de 200 mil millones de dólares.

En términos de los aranceles promedio de EU, hemos retrocedido a 1980, con un 5.2 por ciento en comparación con el 3.5 por ciento antes de las elecciones del presidente Trump.

Este nuevo enfoque de la política comercial implica, por lo tanto, una mejor comprensión de la estrategia del presidente para tener una mejor idea de cómo negociar con él.

Aparece el presidente Trump, el jugador maximax

El presidente Trump, que es abiertamente escéptico del comercio, cree que “las guerras comerciales son fáciles” de ganar y es muy consciente de la importancia de Estados Unidos como socio comercial para muchos países.

Esto explica su estrategia maximax en una configuración de teoría de juegos, es decir, desarrolla una estrategia que consiste en maximizar su pago esperado sin tener en cuenta los riesgos que implica una guerra comercial.

Sabe que es más probable que los países más pequeños cooperen porque su economía depende de las importaciones de Estados Unidos y está más en riesgo que EU en una guerra comercial.

En comparación con sus antecesores, el presidente Trump está dispuesto a soportar las consecuencias adversas de los aranceles y una disputa comercial porque sabe que la economía de Estados Unidos es lo suficientemente grande como para hacerlo.

Para otro país que depende en gran medida del mercado estadounidense, como México, las consecuencias son más graves.

En definitiva, todo su razonamiento se basa en el pago asimétrico que caracteriza a este nuevo juego y en la base de que los acuerdos comerciales existentes ya perjudican a EU el presidente Trump, por lo tanto, espera llevar a la mesa a los países con los que considera las relaciones comerciales “injustas” para negociar acuerdos que beneficien a su país, y lo hace utilizando el temor que viene con el poder económico de Estados Unidos.

Este enfoque maximax puede ser visible bajo diferentes aspectos de Trump del presidente:

· Maximax y política fiscal: el objetivo del presidente de EU consiste en maximizar el crecimiento con un peso menor dado a la importancia de la estabilización de la deuda (lo que implica altos riesgos en términos de sostenibilidad de la deuda)

· Maximax y asuntos exteriores: ahora hay un vínculo claro entre la seguridad y el problema económico con una solicitud implícita de EU de compensaciones económicas

· Maximax y política ambiental: la decisión del presidente de EU de retirarse del acuerdo de París también muestra un sentido de priorización a favor del crecimiento con una menor consideración por los riesgos (climáticos).

Al final, ¿cómo negociar con el presidente Trump? Un ejemplo

Intentamos explicar la estrategia de negociación del presidente Trump mediante la teoría de juegos, en la que un acuerdo encontrado entre países se describiría como un equilibrio.

El resultado de este juego (es decir, la existencia o no de un equilibrio) podría servir como una guía para los jugadores que actualmente están en negociaciones con EU para construir un juego relevante, primero debemos describir una regla de acción para los jugadores.

El presidente Trump maximiza sus pagos esperados sin tener en cuenta los riesgos a la baja (es decir, una guerra comercial), que en la teoría de juegos se traduce en una estrategia maximax.

Toma México y Estados Unidos. El juego descrito a continuación es secuencial, en el que cada rama del árbol representa un resultado con un pago respectivo (x, y) donde x representa el pago estadounidense y el pago mexicano.

Al final, el equilibrio de Nash encontrado por inducción hacia atrás es aquel en el que México coopera comprando en realidad una póliza de seguro.

También ilustramos el retiro en ambos lados del TLCAN con los siguientes beneficios: (-0.1, -1), que representan la pérdida de 0.1ppt y 1ppt del PIB inducida por dicho evento, para EU y México respectivamente.

La mejor solución posible para el país que negocia con EU es comprar un seguro haciendo un pago a EU (diversas concesiones en el valor agregado de EU, por ejemplo, o productos lácteos para Canadá) para evitar el peor escenario posible, es decir, una guerra comercial.

Artículo anteriorTelevisa extienden su acuerdo por tres años más con la NBA
Artículo siguienteHerencia del año que culmina: Transición política y financiera

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí