Inversión en los fondos de pensiones

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 25 segundos

El sistema de pensiones participa de una transición nacional que le ha dotado de un rostro dinámico y ágil, sin perder atención en los aspectos fundamentales de la construcción de fondos individuales en las mejores condiciones que permite el ámbito en el cual participan, principalmente en los mercados financieros.

Fondos de PensionesDe manera concreta para los trabajadores que ahorran para su pensión, el sistema se ha estructurado en los últimos años en una forma de ver el sistema que proporciona mejores condiciones para incrementar y proteger los recursos.

Como parte de ese cambio de perspectiva se ha consolidado el proceso de reducción de las comisiones que se cobran por la administración de los recursos, para colocarse en una posición de alta competitividad internacional.

Un segundo aspecto, que es resultado de la misma madurez del sistema, ha sido una consideración más abierta del régimen de inversión, que dejó atrás un cierto inmovilismo, resultado más de temores por desconocimiento que por la prudencia y el profesionalismo en el manejo de los recursos.

Para ello ha sido fundamental reconocer que el crecimiento de los montos operados alcanzan volúmenes que no pueden ser contenidos sin que a su vez provoquen distorsiones financieras que en última instancia tendrían reflejo en la obtención del propósito para el que fueron constituidos.

Como parte de este último aspecto se encuentra el más reciente reconocimiento de nuevos instrumentos que dotan al régimen de inversión de mayor margen de operación, como es la autorización para invertir en instrumentos financieros que tengan calificación crediticia equivalente cuando menos a grado de inversión y la equiparación de las calificaciones crediticias  locales o internacionales que obtengan empresas mexicanas que emiten en monedas autorizadas diferentes al peso.

De igual manera es importante para los trabajadores que ahorran, eliminar el excesivo número de sociedades de inversión, que pasa de cinco a cuatro; pese a que aún parece muy elevado el número, dado que los riesgos en que pueden incurrir los fondos, son restañados por los mercados financieros en periodos más cortos, de los que supone la división en cuatro etapas los recursos pensionarios.

Eso da como resultado que aún se tengan excesivas precauciones dentro del sistema. Tal es el caso de la situación más difícil que pasaron los fondos de pensión desde que fueron constituidos como cuentas individuales, que fue el periodo 2008-2009. En dicho lapso tuvieron minusvalías importantes, que hoy a solo tres años los mercados han devuelto con creces muy significativas la caída.

Lo cual indica, que aún asumiendo una cuota de riesgo un poco mayor, podrían beneficiarse con una rentabilidad más elevada y que el tiempo opere a favor; dado que es lo único siempre estará jugando a favor de las cuentas,  el tiempo.

En abono de lo anterior, el sistema de pensiones sigue dotándose de elementos de análisis que llevan a un mejor conocimiento de los riesgos, que soportan la inversión prudencial de los recursos. La más reciente metodología incorporada de manera obligatoria es el análisis de valor en riesgo condicional que contribuirá al control de los portafolios de inversión, ya que proporcionar más información en episodios de incertidumbre  financiera.

Hoy los fondos pensionarios pueden destinarse a instrumentos impensables hace algunos años, como los llamados CKD’s y los Fibras, que carecen de historia, pero cumplen con elementos suficientes para conocer sus méritos para ser considerados como instrumentos susceptibles de confianza para invertir recursos sociales.

En materia de régimen de inversión los retos parece que siguen por comprender a cabalidad la importancia que tiene ampliar la participación de acciones, por el lado de la operación de los recursos es patente aún que los comités de inversiones siguen un mismo patrón, del que sólo dos administradoras toman distancia, mientras que las demás se apegan rigurosamente.

Esa situación da como resultado una alta similitud en el retorno que ofrece la mayoría y, como consecuencia, diferencias notables por parte de las dos administradoras que se despegan del estándar.

En esta parte, es importante no olvidar que los requerimientos financieros por parte del sector público suelen ser un factor relevante en las decisiones de inversión, por una parte debido a la alta disponibilidad de emisiones que pone en el mercado, así como por la comodidad que ofrecen a los intermediarios.

*gustavosilva@revistafortuna.com.mx

Artículo anteriorEl poder de las metas
Artículo siguienteMeritocracia mexicana

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí