Estrategia ante la volatilidad: análisis de Saxo Bank

Tiempo de lectura aprox: 2 minutos, 48 segundos

Sobre el final de la semana pasada, en los mercados bursátiles ingresamos varios indicadores sobrevendidos y la sensación estaba en un punto muy bajo. Esto siempre resulta engañoso ya que los mercados pueden cambiar repentinamente y causar sorpresas como la que tuvieron los inversores, con un violento rebote del 3%. Tal vez los mercados puedan tener un movimiento alcista como consecuencia de esta inyección, pero esto quedará en la nada y al final habrá sido solo el rebote del “gato muerto”. El mercado está sufriendo por altos niveles de sobreventa y veremos una falta de continuidad relativamente pronto. En Europa habrá que apostar por países como Finlandia, Dinamarca, Alemania y el Reino Unido con una postura defensiva. Para los EE.UU, habrá sobrestimar los sectores de consumos básicos, productos de consumo discrecional, salud, TI y finanzas, indica el estratega de Saxo Bank Peter Bo Kiaer.

¿Cómo manejar esta situación?

En Europa se destacan las inversiones en Finlandia, Dinamarca, Alemania y Reino Unido, países que mostraron una tendencia a un mejor rendimiento cuando los mercados están bajo presión. No se mencionan sectores específicos, ya que actualmente, la asignación de países resulta más apropiada.

Para los EE.UU., habría que sobrestimar a sectores tales como el de los artículos básicos de consumo, los productos de consumo discrecional, el sector de la salud, el de la tecnología de la Información (TI) y el sector financiero. El sector de TI y Finanzas son mi caballito de batalla para estos escenarios. Si el mercado se torna alcista, no estaría tan lejos de la realidad.

Ambos sectores tendrán un buen rendimiento, incluso aunque la situación de los mercados sea un poco difícil, ya que los impulsores del sector de TI están en buena situación en términos generales y el sector financiero mejorará gracias a mejores Prestamos Vencidos (NPL, por sus siglas en inglés). El mercado de la vivienda continuará mejorando y la mala valoración del activo de viviendas podría normalizarse en algún momento, lo que aportaría ingresos.

Adversidades macro

¿Por qué preocupa tanto la situación macroeconómica? En parte porque los bancos centrales agotaron sus herramientas y ahora sus esperanzas están puestas en los políticos. Esperan que el crecimiento económico y los indicadores no empeoren, ya que por el momento no tienen pensado contrarrestar el deterioro.

Los inversionistas deben considerar un mayor riesgo de cola, y solo hay una manera de hacerlo: exigiendo una prima de riesgo mayor a través de precios de acciones más bajos. Sin duda que el riesgo de un crecimiento menor está dentro de las posibilidades y aumenta día a día con apenas algunos momentos de luminosidad poco frecuentes.

Estados Unidos

El riesgo general que enfrentan actualmente los inversionistas es la posibilidad de una contracción económica importante, a menos que surja un acuerdo con respecto al “precipicio fiscal”. Incluso en el mejor de los casos, está en juego una posible contracción fiscal.

El presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, ha dicho que la entidad no puede contrarrestar un impacto fiscal sobre la economía y esto mismo es aplicable a otros impactos exógenos. Teniendo en cuenta esto, la administración de las compañías estadounidenses tendieron a la baja en el cuarto trimestre, lo que no mejora la sensación respecto de las acciones.

Europa

Tanto los líderes europeos como la situación general están entre la espada y la pared. Los problemas en el Viejo Continente fueron aplazados una y otra vez, y ahora esta estrategia está a punto de fracasar. La canciller alemana Angela Merkel se aproxima a las elecciones y ese camino se tornará muy empinado si la solución a los problemas de Grecia perjudica a los ciudadanos germanos.

A Francia le bajaron su calificación de Aaa a Aa1 y esto pone en relieve el tema cada vez más candente acerca de que los países más importantes tienen un límite respecto del peso que pueden soportar del sur, cuyos inconvenientes ya no tienen contención. En Alemania, la producción industrial ha disminuido año tras año y el indicador PMI está actualmente en 46, muy por debajo de 50. El resto de Europa se está contaminando.

Cuando se observe algún tipo de solución para Grecia, se quitará un obstáculo pero no cambiará la situación general de desesperación. Las acciones podrán subir algo ante la noticia, pero entonces habrá que considerar a España, que no claudicará ni solicitará un rescate a menos que el primer ministro Mariano Rajoy haya agotado todas las opciones. No hay que olvidarse que es un político.

La macroeconomía se deteriora

El comportamiento del índice S&P 500 ha sido poco sincronizado en relación al panorama macro durante 2012. Su rendimiento al principio del verano no fue confirmado por sorpresas macroeconómicas, si no que fue fruto de las necesidades de inversionistas que tuvieron que recurrir a las acciones.

Las adversidades políticas continuas han puesto nerviosos a algunos inversionistas hacia fines del verano y provocaron la caída en el precio de las acciones. Esto sucedió mucho antes que el panorama macroeconómico se deteriorara.

Artículo anteriorSin acuerdo sobre Grecia; análisis de Monex
Artículo siguienteCinco años en un mismo empleo, 44% de los trabajadores

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí