¿Quién es Carl Levin? ¿Por qué persigue el lavado de dinero en México?

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 21 segundos

Con el reporte “Wall Street y la crisis financiera, anatomía de un colapso financiero”, el senador demócrata Carl Levin se ubicó como uno de los persecutores más tenaces de la corrupción y el escaso control de riesgos en la banca estadunidense.

Electo seis veces por los votantes de Michigan, el demócrata Levinencabeza el subcomité del Senado de Estados Unidos que seleccionó a la filial de HSBC en Estados Unidos como un caso de estudio dirigido a demostrar que los controles contra el lavado de dinero en México simplemente no funcionan.

Pero no es la primera vez que Levin se ocupa de México. Entre los grandes golpes de este senador se encuentra la investigación que impulsó contra Raúl Salinas de Gortari y el lavado de dinero a través de Citibank, hoy dueño de Banamex, que dirige Javier Arrigunaga. Fue Levinquien citó a comparecer a la banquera de inversión Amy Elliot, adscrita a Citibank, para que explicara las omisiones en las que incurrió al introducir el dinero sucio de Salinas de Gortari y sus “amigos” a los circuitos financieros estadunidenses.

En noviembre de 1999, Levin puso en tela de juicio los controles de Citibank contra el lavado de dinero a través de banca privada, porque a través de su filial en Londres permitió que el hermano del ex presidente Carlos Salinas de Gortari invirtiera dinero ilícito hasta por 100 millones de dólares.

Además de México, al banco estadunidense le recomendó vigilar los antecedentes de sus clientes en la banca de inversión en otros países como Gabón y Argentina en donde ubicó políticos de dudosa reputación que invertían recursos ilegales.

Ahora, Levin en el caso HSBC USA ha sido contundente: el banco tendrá que analizar cuáles son las cuentas y operaciones riesgosas, como las que se detectaron en México, que tendría que cerrar. Luis Peña está seguro de que ha fortalecido los controles y, difícilmente, dejará a sus competidores en Citibank, BBVA y Santander, los clientes que necesitan transacciones bancarias y de inversión entre México y Estados Unidos. Sin embargo, Peña sí tomará cartas en el asunto: para empezar HSBC cerró ya 400 cuentas de mexicanos en isla Gran Caimán.

Y sobre Levin, quien censura el armamentismo de Estados Unidos, concluimos que practica otro tipo de intervencionismo geopolítico que no necesita balas, que fortalece a Estados Unidos como el fiscal del mundo y que cumple con ganar votos.

*Columna publicada en Milenio/IQ Financiero

 

Artículo anteriorTren de Pasajeros: La gran pérdida de México
Artículo siguienteNo preocupa a México nivel de deuda: Meade

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí