Turismo: La operación rescate

Tiempo de lectura aprox: 8 minutos, 21 segundos

La Secretaría de Turismo lanza una feroz campaña para recuperar la vapuleada industria turística, que ha sido duramente golpeada por la influenza, la crisis económica y la violencia del narcotráfico.

Marisol Rueda

Este año la Secretaría de Turismo de México (Sectur) se ha propuesto un desafío doblemente difícil. La secretaria de la dependencia, Gloria Guevara, se ha puesto como objetivo incrementar el turismo a través de una estrategia integral fundamentada en tres pilares: elevar la competitividad del sector, facilitar el proceso de inversión privada nacional y extranjera e impulsar las zonas turísticas sustentables a nivel regional en un momento en el que la economía aún no se recupera y la violencia del narcotráfico pesa mucho.

La secretaria, una exitosa empresaria del sector, se propone apuntalar una debilitada industria turística que representa el 9% del Producto Interno Bruto, es la tercera fuente de ingresos del país y genera 2.4 millones de empleos directos y 7 millones de indirectos.

El primer desafío será intentar superar los 21.4 millones de turistas que el país tuvo en 2009, cuando la influenza A/H1NI causó un efecto severo en la industria turística; y el segundo será elevar la décima posición en la que se encuentra México en el ranking mundial del turismo y posicionarlo por encima de sus competidores.

Lograrlo será una ardua tarea tomando en cuenta la violencia que azota a México y la resaca de la recesión internacional que aún tiene sobre cautela a los viajeros. “La violencia es un reto muy importante para el país y el gobierno federal ha enfrentado este problema de fondo. Lo que nos toca (a la Sectur) es promover el turismo. Tenemos esta serie de estrategias para seguir avanzando”, dice Jacqueline Arzoz Padrés, subsecretaria de Turismo.

Los empresarios del país están preocupados con la violencia del narcotráfico, pero hasta ahora no han encontrado instrumentos para medir qué tanto ha afectado sus ventas, sobre todo, porque ese factor puede estarse mezclando con la baja en ingresos vinculada a la recesión internacional.

El país, además, está intentando recuperarse de los severos daños que causó el año pasado la contingencia decretada por el virus de la influenza A/H1NI.

La primera parte del plan integral de la Secretaría de Turismo para incrementar la competitividad de la industria turística contempla elevar las atenciones volcadas al viajero. “Estamos buscando cuidar la experiencia del turista durante toda su visita a México y que tenga una atención muy completa”, explica Arzoz Padrés.

El plan tiene como objetivo atender al turista en todas las etapas de su viaje, desde que lo planea hasta que lo termine. La Secretaría pondrá a disposición un número telefónico para atender y resolver cualquier requerimiento del viajero. Dentro de este esquema para consultas o quejas, la iniciativa privada, el internet y las redes sociales jugarán un papel importante. “Hicimos ya toda la relación con el sector privado para que nos ayuden a atender esto rápidamente, cosas como la pérdida de una maleta o una atención inadecuada”, dice la funcionaria.

Este proceso, además, será monitoreado y se van a aplicar evaluaciones periódicas para medir el éxito del plan integral y conocer cómo está recibiendo el turista las nuevas disposiciones.

Como parte del objetivo para incrementar la competitividad y, con ello, el turismo nacional y extranjero, la Secretaría diseñó 10 rutas turísticas que buscan diversificar la oferta del país para atraer a más visitantes. “Nuestro fuerte es sol y playa, la idea es que, como sucede en los países europeos, los turistas puedan seguir rutas muy establecidas y a través de ellas puedan conocer toda la diversidad turística, cultural y natural del país”, explica Arzoz Padrés.

Se trata de ampliar la oferta turística de México hacia nuevos mercados fundamentada en una estrategia integral diseñada especialmente con base en las necesidades y perfiles de los viajeros: de mochileros a turistas de lujo, y de nacionales a extranjeros.

Lograr la diversificación de las procedencias del turismo será importante para una industria que se apoya fundamentalmente en los viajeros norteamericanos. En 2009, los turistas de Estados Unidos y Canadá representaron el 88.3% del total de los visitantes extranjeros que llegaron a México.

Las rutas van de sur a norte y de este a oeste y buscan explotar la riqueza histórica y natural del país en sus diversas regiones y épocas. “La cultura del vino y el acuario del mundo”, por ejemplo, pretende acercar al visitante a la cultura vinícola y gastronómica de Baja California y Baja California Sur, y “Las bellezas huastecas” tiene como objetivo conocer la música, los bailes, el agroturismo, la cocina, la arqueología y los sitios naturales de Hidalgo, San Luis Potosí, Tamaulipas y Veracruz.

“Son rutas muy completas que permiten acceder de una forma muy sencilla a todas nuestras ciudades e historia. Sobre todo, lo que queremos recalcar es que hay una gran hospitalidad mexicana”, señala Arzoz Padrés.

La hospitalidad es un tema clave en la industria turística. Es un factor que los viajeros, sobre todo los nacionales, valoran mucho. En 2009, México obtuvo un índice de satisfacción de hospitalidad de 8.9 sobre una calificación de 10 por parte de los turistas extranjeros que llegaron al país, mientras que los nacionales le dieron un 8.3, según datos de la Secretaría.

A partir del pasado 1 de mayo, además, entró en vigor una nueva política de visas que especifica que todas las personas que cuenten con el visado otorgado por Estados Unidos podrán entrar a territorio mexicano sin necesidad de tramitarlo en México.

El segundo pilar que apuntalará el ambicioso programa es un plan para facilitar todos los trámites referentes a los inversionistas en el sector. En conjunto con el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) y el Consejo de Promoción Turística de México (CPTM), la Secretaría pondrá a disposición una ventanilla única para agilizar los trámites que tengan como fin invertir en el sector. “Queremos que los inversionistas tengan un mapa de qué es lo que deben hacer para invertir en nuestro país”, afirma Arzoz Padrés.

Para este año la Secretaría calcula que la inversión pública en la industria será de 3,032 millones de pesos.

La tercera prioridad del programa es impulsar las zonas turísticas sustentables a nivel regional y se contempla tanto coinversiones con los estados como inversiones privadas. Actualmente la dependencia trabaja en el desarrollo de nuevos Centros Integralmente Planeados, que se unirán a los ya existentes: Cancún, Los Cabos, Huatulco, Nayarit e Ixtapa.

El sector privado

La industria turística espera recuperarse paulatinamente este año después de haber atravesado por uno de sus años más difíciles, en 2009, debido a la recesión internacional, el brote de influenza A/H1N1 y la violencia del narcotráfico. El año pasado los ingresos turísticos de México cayeron 15% a 11,275 millones de dólares frente a los 13,289 millones registrados en 2008.

Sin embargo, no será sino hasta el próximo año cuando el sector se recupere. “Todo indica que 2011 será un buen año. Se están alineando todos los factores para que mejoremos mucho y haya una recuperación económica mucho más importante porque ya no tendremos los efectos de la crisis ni de la influenza, y esperemos que el tema de la guerra contra la inseguridad esté mucho más suavizada”, afirma Antonio Cosío, vicepresidente de la cadena mexicana Brisas Hotels & Resorts.

Durante el primer trimestre del año los resultados de las empresas del sector fueron desiguales. “El reporte de industria indica que hay de todo. Hubo compañías que tuvieron mejoras discretas y otras que registraron mejoras radicales incluso contra 2008, pero en todos los casos se está viendo que en el horizonte hay una recuperación”, afirma David Fuentes, director de Consultoría y asesoría de bienes raíces orientadas al turismo de la firma especializada en propiedades vacacionales RCI.

Para Brisas Hotels & Resorts, por ejemplo, el año empezó mal, pero mejoró en Semana Santa. “La temporada de invierno fue un periodo muy difícil, sobre todo debido al descenso de turistas norteamericanos. En Semana Santa ya hubo un repunte, tuvimos una ocupación de casi 100% en los siete hoteles de la cadena”, explica Cosío.

En 2009 Brisas Hotels & Resorts registró una caída en ventas de 6%, pero para este año espera una ligera recuperación. “Las ventas serán similares a 2009, quizá se sitúen un poco arriba y, por ende, ronden entre 3% y 5% por debajo de lo que obtuvimos en 2008”, dice el ejecutivo.

Los datos más recientes publicados por Banco de México indican una ligera recuperación en la industria turística. Durante los primeros cuatro meses del año, el número de visitantes internacionales se incrementó 5.7% con respecto al mismo periodo de 2009 gracias al crecimiento del turismo de internación. Los resultados son altos  porque vienen de base de comparación baja, cuando el turismo se redujo debido a la contingencia sanitaria de la influenza.

El número de visitantes estadounidenses aumentó 5.9%, mientras que las cifras correspondientes a los canadienses, australianos y españoles subieron 9.2%, 17.3% y 16.4%, respectivamente.

Mientras tanto, el factor de ocupación promedio registrado entre el 1 de enero y el 18 de abril de 2010 en 70 destinos turísticos nacionales se ubicó en ocho puntos arriba del promedio de todo el año pasado.

Esa leve recuperación ya se ha trasladado a varias empresas. La aerolínea estadounidense American Airlines, por ejemplo, ha registrado un aumento en el número de pasajeros en sus vuelos. “No detallamos las cifras por país, pero hemos visto un incremento de pasajeros entre Estados Unidos y México en el primer trimestre de este 2010 comparado con el mismo periodo del año pasado”, afirma Martha Pantín, directora de Comunicación corporativa de American Airlines para América Latina.

El factor de ocupación –el número de asientos llenos en los vuelos– de la aerolínea subió 2.2% el primer trimestre del año para situarse en 77.9%, pero la compañía espera que las cifras mejoren aún más este año.

Para 2010, la Secretaría espera la llegada de aproximadamente 22.3 millones de turistas frente a los 21.4 millones de 2009 y calcula que el país recibirá 11,922 millones de dólares por ingresos de divisas frente a los 11,275 millones del año pasado. El país aún deberá esperar para alcanzar los 22.6 millones de turistas que tenía en 2008.

Mientras tanto, algunas empresas siguen adelante con el desarrollo de sus planes de inversión. La desarrolladora inmobiliaria Bald Mountain de México, filial de la estadounidense Bald Mountain, por ejemplo, espera concluir este año el proyecto Artesana Rosewood Residences, en San Miguel de Allende, Guanajuato.

Se trata de un desarrollo cuya inversión asciende a 250 millones de dólares y que combina un resort de lujo, residencias y un spa dirigido, principalmente, a canadienses, estadounidenses y mexicanos que buscan un turismo más enfocado a las artes y la gastronomía.

“El proyecto total contempla la construcción de 135 casas, pero la primera fase representa 27 unidades”, explica Víctor Cortés, director general del proyecto Artesana en San Miguel de Allende.

Este proyecto es el primero de otros que Bald Mountain de México espera desarrollar en el país. “La inversión que tenemos aquí es a largo plazo. Ya tenemos un terreno en Nayarit y estamos viendo oportunidades en Los Cabos y la Riviera Maya”, apunta Cortés.

Bald Mountain de México, como muchas otras empresas, espera que la recuperación compense las bajas del año pasado y que la violencia del país no recrudezca la situación de una industria estratégica para el país.

“En 2009 los niveles que veíamos en 2006 y 2007 cayeron dramáticamente. La recuperación va a tomar quizás dos o tres años para que lleguemos a esos niveles de gasto”, señala Fuentes, de RCI. Y agrega que para este año los desarrolladores y los hoteleros esperan crecimientos en ventas de entre 15% y 20%.

¿QUIÉN ES GLORIA GUEVARA?

La titular de la Secretaría de Turismo es una de las empresarias más influyentes del sector. Su reciente cargo en la iniciativa privada fue el de directora general de Sabre Travel Network México, una de las compañías más importantes de viajes, pero también estuvo a cargo de la vicepresidencia de la empresa. Siete de cada 10 reservaciones de viaje en el país pasan por Sabre Travel Network México.

Guevara, de 43 años de edad, es licenciada en Informática por la Universidad Anáhuac, donde también estudió una maestría en Administración. Tiene una segunda maestría en Negocios, por la Escuela de Negocios Kellog, de la Universidad de Noroeste de Estados Unidos.

LAS 10 RUTAS

La cultura del vino y el acuario del mundo: incluye visitas a Baja California, Ciudad de México y Baja California Sur, para realizar actividades vinícolas y de alta gastronomía  y conocer sitios naturales, paisajes marinos y pueblos mágicos.

Los tarahumaras milenarios: contempla viajar a Chihuahua, Sinaloa y Ciudad de México para visitar sitios naturales, practicar ecoturismo, conocer a las diferentes etnias de las regiones y las culturas populares y hacer un recorrido por el ferrocarril del Chepe.

La magia de las tradiciones y la naturaleza: se trata de un recorrido por Estado de México, Michoacán, Ciudad de México, Morelos y Guerrero para visitar sitios considerados Patrimonio mundial, lugares del Bicentenario, tesoros de México, comunidades tradicionales, playas y zonas naturales; conocer la gastronomía, el arte popular, la música y las danzas de las regiones y practicar agroturismo.

La cuna de la historia y del misticismo: incluye un viaje a Ciudad de México, Querétaro, Guanajuato y Jalisco para conocer el arte popular, pueblos mágicos y realizar actividades de ecoturismo.

El arte del tequila y la música bajo el sol: considera un recorrido por Jalisco, Nayarit, Ciudad de México y Colima para llevar a cabo actividades de agroturismo, gastronomía y producción tequilera conociendo sitios considerados patrimonio mundial, arqueológicos y zonas naturales.

Las bellezas huastecas: contempla visitar Ciudad de México, Hidalgo, San Luis Potosí, Tamaulipas y Veracruz para realizar actividades relacionadas con la música, el baile, el agroturismo, la gastronomía, la arqueología y el ecoturismo.

Los mil sabores del mole: el recorrido irá por Tlaxcala, Puebla, Oaxaca y Ciudad de México. La idea es realizar una ruta gastronómica en donde además de visitar sitios naturales, arqueológicos y comunidades, los visitantes puedan probar el mole en sus diferentes modalidades.

El misterio y el origen de los mayas: El viaje contempla los estados de Chiapas, Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Roo y Ciudad de México para abordar temas de tradición, arqueología, gastronomía, agroturismo, arte popular y usos y costumbres. Esta ruta ha sido una de las más atractivas debido a que el calendario maya se acaba el 21 de diciembre de 2012.

Una experiencia virreinal: Incluye visitas a Zacatecas, San Luis Potosí, Ciudad de México, Aguascalientes, Guanajuato y Jalisco para conocer la historia, la charrería, la arquitectura, el paisaje rural, el desierto, los pueblos mágicos y la gastronomía de la zona.

El encuentro fascinante entre la historia y la modernidad: incluye DF, Durango, Coahuila, Nuevo León y Sonora y esta parte de historia, arquitectura, modernidad, pueblos mágicos, paisaje rural, desierto, arte, gastronomía.

Artículo anteriorDe compras
Artículo siguienteGatekeepers, los vigilantes

Comments are closed.