BRIC: La realidad que supera a la imaginación

Tiempo de lectura aprox: 7 minutos, 32 segundos

Millones de latinoamericanos se asomarán, a través de la televisión, a la vida cotidiana e íntima de un cuarteto de países que son la promesa económica del siglo XXI. El canal Infinito produjo esta serie de periodismo de investigación para mostrar los desafíos y fortalezas de Brasil, Rusia, India y China.

La realidad de Brasil, Rusia, India y China (BRIC) supera a la imaginación. La pujanza económica de esas cuatro economías emergentes es notable. Basta pasear la mirada por la fastuosa ciudad de San Petersburgo y el poderío de Gazprom; por los enormes campos de cultivo brasileños que proveen etanol para Estados Unidos; por los centros de alta tecnología de Nueva Delhi, y desde lo alto de los rascacielos de Shanghai.

Ciudadanos, empresarios y gobernantes locales, así como inversionistas y analistas extranjeros confían que esos países serán los grandes protagonistas de este siglo. Así lo confirman las respuestas que recibió el periodista argentino Jorge Lanata a la pregunta que formuló durante su periplo por esas promesas globales:

?Se dice que China será un país líder en la economía mundial dentro de unos años. ¿Lo cree usted? ¿Está de acuerdo?

?Lo creo posible porque todos somos China, aunque estemos lejos. Es una patria muy grande. Responde contundente un viejo cocinero chino que reside en Londres desde hace décadas.

El joven barman brasileño que prepara al periodista argentino una caipirinha, la tradicional bebida de ese país sudamericano; el vendedor indio de telas y un ruso negociante de joyería antigua responden de modo semejante: todos vaticinan el camino al desarrollo de sus respectivos países. A pesar de que hace largo tiempo que todos ellos emigraron de su patria para residir en la capital británica, confían que desde Brasil, Rusia, India y China se traza la nueva geografía mundial.

Jorge Lanata se propuso conocer la realidad detrás de las simbólicas siglas. Para comenzar, dialogó con un relajado Jim O’Neill (señor BRIC) en sus oficinas de Goldman Sachs ?el hombre que en 2003 creó el concepto BRIC y cuyo autógrafo solicitan en todos los continentes y foros ante los que se presenta?. Comenta que tras los ataques del 11 de septiembre de 2001, se percató de que la globalización seguiría en curso, aunque bajo bases más complejas y no más bajo la americanización del mundo.

Dos años después, en noviembre, el jefe de economía de la firma global de inversiones escribió su célebre análisis llamado “Los BRICs, construyendo una mejor economía global”, que mostraba cómo ya no era posible conducir el mundo de forma apropiada “sin que esos chicos estuvieran involucrados”, explica ante las cámaras del canal Infinito. Y es que el factor común de ese cuarteto de países es que tienen “un montón de gente”, sólo Rusia –que tiene la menor población? suma 140 millones de habitantes.

Seis años después de su hallazgo, O’Neill reconoce ante las cámaras de Infinito que el principio básico del que partió fue que si estos países emprendían cambios en su productividad, paralelos con el comercio global, podrían aspirar a ser grandes. “Ésa fue la premisa simple”, concluye modesto.

Además del factor poblacional, los países BRIC se extienden por muy amplios territorios que les concede una importancia estratégica a nivel continental. Todos disponen de una “gigantesca cantidad” de recursos naturales ?agua, biodiversidad, energía y minerales? y tienen un constante ritmo de crecimiento de su producto interno bruto (PIB), por lo que se estima que en 50 años tendrán un PIB combinado equivalente de 34 mil 951 trillones de dólares. Adicionalmente, su participación en el comercio mundial los hace muy atractivos como destino de inversiones.

Rusia tiene una población estimada de 140 millones de personas, con una densidad media de ocho habitantes por kilómetro cuadrado. En los pasados ocho años, su PIB creció más que el de India, que ya suma mil 90 millones de personas, con lo que supera el 16% de la población mundial. En ese país, la densidad de población es de 370 personas por kilómetro cuadrado.

China tiene mil 306 millones de personas, lo que supone el 20% de la población mundial y una densidad de población de 139 personas por kilómetro cuadrado –Hong Kong tiene 6,451 por kilómetro cuadrado?. En contraste, Brasil tiene 193 millones de habitantes y una densidad de población de 24 personas por kilómetro cuadrado; es el país que mejor se ve por las políticas contra la inflación.

En su edición de febrero pasado, Fortuna anunció que México quedaba fuera de este pujante conjunto de países. Bajo el título “México, al patio trasero del BRIC”, desglosó el capital humano, territorial, comercial y financiero que potenciaron las políticas públicas de Brasil, Rusia, India y China para llegar a configurarse como los protagonistas de este siglo.

De acuerdo con los análisis del geopolitólogo Alfredo Jalife-Rahme, el BRIC ya es un vocablo que queda en el pasado. Ahora hay nuevos actores que deben incluirse en las investigaciones, como Turquía, que tras la guerra en Irak y Afganistán adquirió mayor importancia para la diplomacia de la administración de Obama y para la Unión Europea. Por esa razón, el experto habla de un nuevo concepto: BRIC+T (los miembros del BRIC más Turquía).

Lo que se aprendió

Tras partir de Londres, Jorge Lanata inicia su viaje al fondo de los BRIC en estricto orden alfabético. Comienzan 88 días de rodaje: 20 en Rusia, siete en Londres, 18 en India, 17 en Brasil y 24 en China. En Brasil, visita Manaos, capital del Amazonas, donde se aprecia la mayor reserva de recursos naturales de Brasil y un centro de productos de alta tecnología en esa ciudad construida en medio de la selva. Sigue a Sao Paulo, Rio de Janeiro y Brasilia. Habla con gente de las favelas, los ricos y funcionarios. Así seguirá por varios meses en una gira que concluye en el otoño del 2009.

En Moscú y San Petersburgo, las cámaras filman el encuentro del periodista con empresarios, sociólogos, científicos y jóvenes rusos. Con ellos, aborda temáticas contemporáneas, como las investigaciones nucleares y de nanotecnología, y pasa revista al pasado sobre el impacto de la Perestroika en la ciencia y tecnología de la otrora superpotencia mundial.

El viaje comprende Siberia y la “ciudad de la ciencia”, construida en Novosibirsk, la tercera ciudad Rusa, y al lago Baikal, cuya reserva de agua dulce es ya un foco de atención mundial.

De ahí se dirige a India. El centro político no sólo está en Nueva Delhi, sino en Agra, Varanasi –la ciudad sagrada en la que persiste rigurosamente el sistema de castas? y Mumbai (antes Bombay), la ciudad más poblada de ese país, con 14 millones de habitantes, y la segunda más populosa del mundo. Simultáneamente, es la ciudad más rica de ese país y con el PIB más alto del Sur de Asia. “Es un país con las contradicciones más grandes”, dice el periodista.

El descubrimiento en China es que ese país aloja a empresas capitalistas que crean a multimillonarios. Le sigue la pista a uno de ellos mientras entrevista a un empleado de esas trasnacionales que se formó bajo el régimen comunista. Dos sistemas, un país, es el dilema que se muestra en este capítulo.

Ahora, Fortuna pregunta al periodista:

?¿Qué aprendiste luego de esta investigación de varios meses por los BRIC?

Como digo al final del primer capítulo, algo te queda, además de un viaje gratuito. Éste es distinto de los países con mucho peso por los que se pasa por ahí. En este recorrido hubo cosas que me desilusionaron porque esperaba ver cosas más modernas, como en Rusia donde hay un socialismo atávico o las contradicciones de China, donde hay comunismo en una ciudad y un capitalismo en otras.

No importa el tipo de gobierno que tenga un país BRIC. Los chinos aún se consideran socialistas, aunque grandes fajas de su territorio están dominadas por el más intenso capitalismo; India, que es considerada como la democracia más grande del mundo, tiene un impactante desarrollo tecnológico, aunque la pobreza de la gente en sus grandes ciudades es abrumadora. En todos, la corrupción persiste para otorgar permisos a empresas o inversionistas.

La enorme población de la India hace urgente la construcción de millones de viviendas y de medio centenar de nuevas ciudades en China. Éstos son enormes desafíos pero que ya están emprendiendo estos países.

Brasil me influenció más porque se parece a Estados Unidos, con lo bueno y lo malo de ahí. Es un ejemplo porque ahí decidieron eliminar sus diferencias internas y se dedicaron a hacer políticas parecidas sin importar qué partido gobierna durante un periodo relativamente largo. Eso es muy importante; es como un mensaje al mundo. El plan de Lula puede ser igual al de su antecesor, Fernando Henrique Cardoso. Eso quiere decir que hay cosas básicas en las que todos toman la misma posición.

Luego ya discutirán si son de izquierda o no, pero primero se dicen “somos Brasil y vamos a hacer esto”. ¡Y se acabó! Esa convicción es muy importante a la hora de empezar cualquier política y en esto tiene mucho qué ver la cancillería brasileña que no se va con los vaivenes de la política interna; tiene un proyecto muy claro. Además, ahí hay 280 millones de personas que creen que van a crecer, y cuando todos tienen y proyectan esa confianza, debe salir algo bueno. Parece una utopía cumplida.

Lanata reconoce que Argentina, su país, no tuvo esa determinación política: “A veces era del tercer mundo y otras veces no, por eso no tenemos esa posibilidad de crecer como los BRIC; en cambio, Brasil siempre era Brasil”.

Sergio Ramírez es el productor general de esta serie de documentales y responde así a la pregunta de este medio: “Seré totalmente honesto, porque BRIC es un concepto totalmente nuevo para mí y representó la necesidad de conocer lo que muchos no conocemos”.

El resultado de esa experiencia es la que el canal Infinito transmitirá a su audiencia latinoamericana desde el 15 de agosto hasta el 24 de octubre. La serie, de 10 capítulos, tiene el título “BRIC”, y busca que argentinos, chilenos, uruguayos, mexicanos, ecuatorianos, nicaragüenses, colombianos o peruanos, entre otros muchos, conozcan los entretelones de esa sigla mundial. El lema del canal que es la realidad supera la imaginación.

Lo que aporta México

Alicia Dayan, directora de programación y operaciones de Infinito, anuncia que ese canal capta ya mayor audiencia mexicana. “Es uno de los 20 canales de paga más vistos en este país”, por lo que su producción se dirige a un público cuya edad oscila entre 18 y 49 años. De entre ese universo, los televidentes más jóvenes –en un rango entre 18 y 34 años? aumentó 600%.

Lejos de aportar temáticas sobre el desarrollo, modernidad y progreso, México es el escenario de una guerra al narcotráfico en donde 15 mil personas han sido asesinadas. A todas horas, en todos los lugares del territorio nacional y de todas las formas posibles –por ráfagas de los AK47, la precisión de un rifle militar, la frialdad de una arma blanca o la publicidad que exhibe un cuerpo decapitado que cuelga de un puente? se observa el trabajo de los sicarios, los “encargados de sembrar de muerte y terror las calles” de este país, según la promoción de este documental que se exhibirá en noviembre.

Los jefes narcos mandan, ellos obedecen y a ese mundo se asoma el reportaje que contiene el testimonio de uno de estos asesinos a sueldo “arrepentido”.

En el caso de BRIC, apostamos a un lenguaje televisivo, entretenido, para abordar temas muy serios con un lenguaje accesible.

El día que cambió el mundo

El martes 16 de junio de 2009, en Ekaterimburgo, la cuarta ciudad más importante de Rusia, situada en la ladera de los Montes Urales y una estación sobresaliente del célebre tren transiberiano, tuvo lugar la primera reunión de los líderes de las cuatro economías emergentes más importantes del mundo.

Luiz Inácio Lula da Silva, el presidente ruso Dmitri Medvedev, el primer ministro de India Manmohan Singh y el primer ministro chino Wen Jiabao se encontraron para darle forma a la idea BRIC, seis años después de que esa sigla saltó al mundo.

Todos dirigen a países emergentes que dentro de unas cuantas décadas (Goldman Sachs previó que será en 2050) impulsarán el crecimiento global. En la ciudad rusa, los líderes políticos coincidieron en la urgencia de establecer un nuevo orden internacional económico, financiero y político que acote la influencia del dólar en las transacciones globales.

Ésa ha sido la bandera de Brasil y que Rusia recoge con agrado. Frente a esa propuesta, China mantiene una cautela comprensible, pues es el país que posee en sus arcas las mayores reservas del billete verde y su devaluación sería negativa para sus finanzas.

India busca el desarrollo y los inversionistas rusos y chinos le tienden la mano a cambio de una tecnología boyante. Ese 16 de junio no se dijo nada nuevo, pero el mapa del mundo cambió porque los liderazgos concordaron.

*Se estima que en 50 años Brasil, Rusia, India y China tendrán un PIB combinado equivalente de 34 mil 951 trillones de dólares.

*El geopolitólogo Alfredo Jalife-Rahme ya habla de un nuevo concepto: BRIC+T (los miembros del BRIC más Turquía).

*Goldman Sachs prevé que para 2050, Brasil, Rusia, India y China, impulsarán y comandarán el crecimiento global.

*El documental “BRIC”, de diez capítulos, se transmitirá por el canal Infinito en la región latinoamericana del 15 de agosto al 24 de octubre de 2010.

Artículo anteriorCiudades integrales: La nueva forma de vivienda
Artículo siguienteLa nueva guerra fría

Comments are closed.