Las triangulaciones financieras de Cojab Cohen y Saba Mussali

Tiempo de lectura aprox: 4 minutos, 49 segundos

Dueños de empresas textileras incurrieron en supuestos fraudes fiscales al triangular pagos por 141 millones 196 mil 216 pesos en 1999, según consta en documentos del SAT

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) apunta que Luckytex, SA de CV, de la familia Cojab Cohen, registró compras inexistentes por 130 millones 640 mil 614 pesos y el pago parcial a sus proveedores por 107 millones 534 mil 249 pesos durante 1999. En un análisis fechado el 9 de septiembre de 2002, el SAT observó que en el anverso y reverso de los cheques endosados a distribuidores aparece como beneficiario David Cojab Cohen, accionista de Luckytex, y la mayoría fueron firmados y cobrados por terceros.

Según el Dictamen Técnico Contable –elaborado por los contadores públicos Juan Martín Fabián Santana y Epigmenia Pérez Mejía, de la Administración General de Auditoría Fiscal Federal del SAT y del que Fortuna posee copia–, el total de ingresos de Luckytex fue de 270 millones 532 mil 663 pesos, de los que 274 millones 195 mil 866 pesos se registraron como deducciones autorizadas. El valor total de los actos o actividades fue de 223 millones 143 mil 996 pesos.

Luckytex se dedica a la fabricación de telas, maquila de prendas y artículos de vestir y la compra, venta, importación y exportación de productos de la industria textil. Según el documento del SAT, en todas las declaraciones presentadas por la empresa aparece Jacobo Cojab Cohen como representante legal. Asimismo apunta que la textilera tiene 10 mil acciones, con un valor por 10 millones de pesos, repartidas en partes iguales entre los hermanos Jacobo Cojab Cohen y Daniel Cojab Cohen. Otro apoderado es Alfredo Cojab Farca.

En su Declaración de Operaciones con Clientes y Proveedores, el contribuyente, con domicilio fiscal en avenida 20 de Noviembre, 127, despacho 2, Centro, en la delegación Cuauhtémoc, Distrito Federal, aseguró que durante 1999 realizó compras a 16 empresas por 256 millones 360 mil 587 pesos. La auditoría indica que Luckytex registró compras netas por 223 millones 791 mil 814 pesos.

No obstante –consta en documentos de investigación del organismo–, el SAT comprobó  pagos inexistentes a cuatro proveedores. Tal fue así para Decoratex, 29 millones 564 mil 855 pesos; Impatex, 26 millones 748 mil 908 pesos; Tejidos y Acabados Textiles, 67 millones 300 mil 934 pesos, y Estampados Corzo, 7 millones 25 mil 915 pesos.

Decoratex sólo recibió 13 millones 266 mil 33 pesos; Cojab Cohen supuestamente se benefició con 94 millones 268 mil 216 pesos en cheques endosados a prestanombres. El dictamen técnico apunta también que para efectos del Impuesto al Valor Agregado, Luckytex acreditó, derivado de las presumibles compras inexistentes, 19 millones 596 mil 92 pesos.

Resultado de las verificaciones, el SAT observó que una orden de pago por 9 millones 391 mil pesos fue cedida a favor de Daniel Cojab Cohen. La empresa aclaró que ese importe se refiere a préstamos, sin embargo no fue registrado como tal. Un cheque más se libró a nombre de Extradivisas por 115 mil pesos. Se demostró que el pago se deriva de operaciones realizadas por el accionista de Luckytex.

Sin que el documento de Administración Tributaria aclare cuál es la relación entre Cojab Cohen y Consorcio Matex, a éste se le endosó una orden de pago por 9 millones 350 mil pesos. A su vez, a Raíces Reyna, socia del empresario, se le emitió un cheque por 250 mil pesos.

A instituciones financieras como Masari Casa de Cambio, B y B Casa de Cambio y Operadora de Bolsa Serfin se les expidieron órdenes de pago que sumaron 3 millones 921 mil pesos. Respecto a los cheques auditados, uno, por 7 millones 806 mil 50 pesos, no fue endosado y otro, por 4 millones 655 mil pesos, fue ilegible. Además se registró un pago en efectivo por 1 millón 180 mil pesos y se transfirió un total de 10 millones 860 mil 900 pesos a las cuentas bancarias 105170117, 0104148819. 112422673, 104646266, 102463288, 11901751-8, 115795621, 182471841 y 102455988.

Los supuestos testaferros de Cojab Cohen –identificados por el SAT– fueron: Mario Rosas Castillo, Silviano del Ángel Atanasio, Miguel Ángel Arana Arellano, David Méndez A., José J. Pérez García, Leonel S. Martínez Mejía, Óscar David Alejandre Romero, Conrado Elías, Alejandro Santiago Cruz, Mauricio Mariano C., Zoila López S., José A. García Pérez, Lilia Espinosa Cortes, Rubén Vásquez Arteaga, Pablo Durts, Francisco Estrada Arango, Fernando Sosa Thomas, Antonio Anaya, Elías Chago, Miguel Jacobo Mina, María Esther Torres, Rosa Cohen Carari, Jorge Contreras M., José Salazar González, Socorro Velazco, Ricardo Aguilar y José Antonio Torres.

El SAT localizó a dos de los involucrados. Antonio Zamora Velásquez y Leonel Martínez Mejía negaron haber cobrado un importe por 20 millones 735 mil pesos. El primero afirmó no haber recibido el cheque y dijo desconocer a Luckytex, mientras que el segundo desconoció la firma de los cheques. El total de las órdenes de pago endosadas a terceros sumó 95 millones 168 mil 216 pesos.

Fortuna solicitó la opinión de Cojab Cohen. Sin embargo, su secretaria se disculpó, pues, señaló, el “empresario se encuentra de viaje y no se le puede localizar”.

  El caso Saba Mussali

Un esquema incluido en la investigación realizada por el SAT al caso Cojab Cohen, sobre las operaciones de la empresa textilera Yasatex, señala que ésta realizó compras a Estampados Corzo, Decoratex y Dimex, por 89 millones 456 mil 626 pesos durante 1998 y 1999.

En 1998, Yasatex, de Alberto Saba Mussali, registró compras por 6 millones 25 mil 272 pesos, cuando Nacional Comercializadora de Laredo realizó ventas a Yasatex por 11 millones 51 mil 135 pesos. La contribuyente declaró compras por 6 millones 424 mil 101 pesos, mientras que su proveedora Tejidos y Acabados Textiles lo hizo por ventas que sumaron 4 millones 265 mil 691. Por ello, el órgano descentralizado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) presume que Yasatex incurrió en probable omisión de compras y en deducciones excesivas.

El diagrama del Operativo MAT advierte que las proveedoras compartían el domicilio fiscal, el que “se encuentra abandonado y (en donde) al parecer nunca se establecieron en el mismo”. El mapa señala que Dimex presentó aviso de liquidación.

Con el monto pagado a Decoratex y Dimex, las suministradoras expidieron cheques por 46 millones 28 mil pesos a terceros, quienes a su vez los endosaron a Raúl Ruvalcaba, Graciela Guevara Sayón, Édgar Morquecho y Salmita, Armando Islas García y Lilian Abdulmassi Trad, empleados de compañías de Alberto Saba Mussali.

Raúl Ruvalcaba, a quien se le entregó una orden de pago por 13 millones 300 mil pesos, le negó al SAT conocer a Dimex y señaló que los documentos fueron cobrados por instrucciones de Graciela Guevara Sayón y de Saba Mussali. Aseguró que nunca recibió parte del pago y que efectuó dichas operaciones por instrucciones, siendo empleado de Yasatex.

El mapa describe: “El cobro de los documentos lo hacía desconociendo al librador y al beneficiario, ya que eran entregados por Graciela, con una firma de endoso para su cobro, lo que hacía en efectivo a pesar de que eran importes significativos, por lo que en algunas ocasiones se contrataban hasta cuatro personas de seguridad privada para que los acompañaran. Posteriormente entregaba el efectivo a Graciela y esporádicamente a Saba”.

En 1996 y 1997, Roberto Sotomayor Vallero prestó a Saba Mussali 3 millones de pesos que fueron depositados a cuenta de Yasatex, y a su vez la empresa libró cheques por 120 mil pesos al prestamista. También emitió órdenes de pago por 11 millones de pesos para Saba Mussali. El empresario pagó durante tres años consecutivos, entre 1998 y 2000, un total de 381 millones 240 mil 359 pesos a Eduardo y Rafael Cherem, Lorena y José Yapur y David Farj Cohen.

Saba Mussali también libró cheques a nombre de 15 de sus empleados –incluidos a quienes recibieron órdenes de pago de Decoratex y Dimex– por un importe total de 11 millones 727 mil 773 pesos. Además, depositó 260 mil pesos a las cuentas bancarias 1028022411 y 123005593. El esquema anota que se giraron compulsas, se emitieron órdenes de visita domiciliaria y se solicitaron estados de cuenta bancarias a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

El 6 de abril de 2007, Saba Mussali ganó el litigio que la Procuraduría General de la República y la SHCP interpusieron en su contra acusándolo de evasión fiscal por 8 millones 700 mil pesos, al omitir el pago de Impuesto Sobre la Renta, correspondientes a los ejercicios 1998 y 1999. Es decir, efectuó gastos mayores a los ingresos declarados, por lo que obtuvo un beneficio en perjuicio del fisco.

Según nota publicada por Alfredo Méndez  (La Jornada, 6 de abril de 2007), en 2004 el empresario fue detenido por la Agencia Federal de Investigación e ingresó al Reclusorio Preventivo Norte. Saba Mussali fue liberado tras garantizar el pago de las fianzas. Dos años más tarde, la SHCP y la PGR intentaron obtener una nueva orden de aprehensión; sin embargo, el juzgado 18 de distrito en materia penal del reclusorio norte consideró que el delito había prescrito.

En los documentos de revisión y auditoría del SAT, el órgano no aclara si se iniciaron procesos legales por supuesto fraude fiscal contra Saba Mussali y la familia Cojab Cohen.

Luckytex

Irregularidad: deducciones inexistentes por 130 millones 640 mil 614 pesos

Accionistas: Jacobo, David, Daniel Cojab Cohen y Alfredo Cojab Farca

Ingresos: 270 millones de pesos

Deducciones: 274 millones de pesos

Perjuicio: 63 millones de pesos

Proveedores de Luckytex, SA de CV, por las que se declararon deducciones inexistentes

Proveedor

Pagos (pesos)

Decoratex

29,564,855

Impatex

26,748,908

Tejidos y Acabados Textiles

67,300,934

Estampados Corzo

7,025,915

Total

130,640,614

Artículo anteriorTebo, negligencia gubernamental
Artículo siguienteCrisis en EU: replantear el programa de Carstens

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí