Derechos humanos, pendiente para gobierno y empresas mexicanas

Urge adoptar medidas para evitar la corrupción y la degradación del medio ambiente, considera el Centro de Información sobre Empresas y Derechos Humanos.

Procesos como la construcción dela termoeléctrica de Huexca en Morelos y actividades como la minería a cielo abierto, dejan en evidencia la urgente necesidad de que tanto el gobierno mexicano como las empresas del país apliquen medidas para respetar los derechos humanos, preservar el medio ambiente y evitar actos de corrupción.

Desafortunadamente, muchas veces es la autoridad, específicamente la Secretaría de Economía, la que facilita y asesora a empresas extractivas para que desarrollen actividades que violan garantías de las comunidades, como el derecho al agua, a la salud y a un ambiente sano.

Además, las compañías de México y de Latinoamérica en muchas ocasiones prefieren pagar una multa y enfrentar las sanciones correspondientes, antes que adoptar medidas de cumplimiento social; lo que resulte más económico

De acuerdo con el estudio Debida diligencia en derechos humanos y procesos de compliance, presentado por el Centro de Información sobre Empresas y Derechos Humanos, la acción de las empresas es necesaria para combatir la corrupción que afecta con gravedad a las sociedades modernas.

Además, las empresas deben tomar medidas adecuadas para identificar, prevenir, mitigar y reparar los impactos adversos en los derechos humanos que sus actividades puedan causar, a los que contribuyan o con los que puedan resultar involucradas.

Habrá cada vez una mayor presión desde distintos frentes gobiernos, inversionistas, sociedad civil, entre otrospara que las empresas desarrollen y pongan en práctica estos procesos, añade.

Sin embargo, durante la presentación del estudio, el presidente del Grupo de -Trabajo de Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos, Dante Pesce, consideró que las empresas de Latinoamérica entre ellas las mexicanasson las menos proclives a adoptar esta clase de medidas.

Nuestras empresas no son pioneras, en general, no son proactivas, en general, no se anticipan a los tiempos, en general, y esperan hasta que sea inevitable () y cuando es inevitable sacamos la cuenta qué es más caro: pagar la multa o cambiar. Y si la multa es barata no cambiamos, pagamos la multa, detalló.

Peor aun, muchas veces las propias empresas reciben la asesoría y la guía de la Secretaría de Economía para desarrollar proyectos de minería que violan el derecho al agua, a la salud y a un entorno sano.

Alejandro Marreros, representante de comunidades de la Sierra Norte de Puebla, denunció que en un proyecto de extracción de oro y plata a cielo abierto en la cuenca del Río Apulco, se contó con la guía de la dependencia a pesar de los impactos para la población.

Encontramos como la Secretaría de Economía en realidad lo que estaba haciendo es facilitarle el camino a la empresa minera con un manual que se llama el Manual de Ocupación Superficial donde le dicen de la A a la Z lo que tienen que hacer para conseguir la licencia social y en medio de estas recomendaciones les plantean programas de dádivas, de otorgamiento de dones que permiten que la población poco a poco vaya consintiendo el proyecto, concluyó.

Por Raúl Castro-Lebrija

Artículo anteriorInvolucran más a IP en tema anticorrupción; México debe afinar vinculación derechos humanos.
Artículo siguienteINSABI pide a institutos realizar compras de medicamentos no incluidos en compras UNOPS

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí