La innovación y la sustentabilidad fueron factores que llevaron a Suecia a convertirse en un país progresista, que invierte 3.6 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB) en investigación y desarrollo, afirmó Annika Thunborg, embajadora de Suecia en México.

De acuerdo con un boletín de la Universidad Autónoma de México, durante el conversatorio “Conversaciones desde la Diplomacia Europea”, organizado por  la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, la académica aseguró que, en Suecia, la industrialización, los avances tecnológicos, así como la cultura de innovación lograron un bienestar social general; financiado por un sistema de impuestos progresivos para que el gobierno pudiera invertir en proyectos públicos.

Explicó que estas ideas impulsadas por Alfred Nobel contribuyeron a que su país pasara de ser una nación con altos niveles de pobreza y migración, a una progresista que invierte más del 3.6 por ciento de su Producto Interno Bruto en investigación y desarrollo; la inversión también es privada, precisó la académica. Ante estudiantes y académicos de México, centro y Sudamérica,  explicó que en el tiempo que vivió Nobel, Suecia era un país pobre, del cual emigraba una sexta parte de la población en busca de una vida mejor.

Alfred Nobel entendió que la ciencia y la tecnología beneficiarían a la sociedad, pero también se dio cuenta que el progreso y el desarrollo científico no podrían ocurrir sin avances sociales, sin una cultura rica o sin tener paz, aseguró.

La embajadora,  precisó que Nobel fue el primero en practicar este modelo. Si bien hoy es reconocido en el mundo por fundar –en 1895– el premio que lleva su nombre, en realidad fue un exitoso emprendedor e inventor, quien registró más de 350 patentes a lo largo de su vida.

“Actualmente, Suecia ocupa el séptimo lugar en el índice de desarrollo humano”, dijo, esto debido al trabajo de la llamada triple hélice; una organización donde el gobierno ha tenido un papel fundamental al trabajar en conjunto con los sectores empresarial y académico para incentivar la innovación y el emprendimiento.

Thunborg destacó que en los últimos veinte años  Suecia es líder en innovación entre los países de la Unión Europea y se ha posicionado dentro de los cinco más innovadores del mundo por el número de patentes registradas. 

El país ha promovido de manera sistemática la equidad de género, ha ayudado a ofrecer mejores oportunidades a mujeres y hombres e impulsado la generación de empleos, lo que implica que la sociedad trabaja con toda su capacidad. Estas políticas buscan la sustentabilidad en general ya que además de las llamadas soluciones verdes se trabaja a nivel social con el respeto a los derechos humanos y una economía que luche contra la corrupción.

Annika Thunborg recordó que empresas como AstraZeneca, Ericsson, Tetra Pak, Volvo, Spotify, Sky y H&M son algunas de las 160 surgidas en Suecia que están en México hace varios años implementando procesos de innovación y tecnología.

Por: Yareth Arciniega Villa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here