Un nuevo criterio de mejora de calificaciones del riesgo de la deuda que emiten los estados y municipios mexicanos han dado no solo un respiro a estas entidades hasta marzo sino la asignación de altos rangos, se desprende de un informe especial de la agencia calificadora Fitch Ratings. 

El análisis indica que la mitad de los financiamientos de estados y municipios del País exhiben una máxima calidad crediticia a escala nacional, con un nivel AAA, mientras que 32% tienen una calidad crediticia “muy alta” (AA). 

El 15% de los casos muestra una calidad crediticia alta (A) y sólo un 4% presenta un riesgo moderado, en niveles de BBB, aunque por arriba de los grados otorgados al Soberano de México, de BBB-, en una escala internacional. 

“A la fecha (del análisis de) Fitch Ratings, ninguna entidad subnacional en México ha incumplido en el pago de su deuda estructurada de largo plazo.  

“El impago de la deuda financiera se ha presentado solo en esquemas financieros de corto plazo”, aseveró. 

La firma asigna calificaciones en el 80% de la deuda de los estados, municipios y sus entes públicos, a través del escrutinio de 300 financiamientos de largo plazo.  

Fitch opina que el esquema mitiga el riesgo de impago de los estados y municipios de la República, al tiempo que las entidades han demostrado su resiliencia al estrés económico y financiero.  

Lo anterior, inclusive, ante los desafíos que marcan eventos como el cambio de administración sexenal, e indicadores de gestión y gobernanza débiles.  

El peso de estos factores llevó a la agencia de riesgos a asignar un grado BBB- a escala global del Soberano de México, situándolo a tan sólo un peldaño arriba del Grado Especulativo (BB+). 

“Entre las mejoras crediticias, destaca que casi la totalidad de los créditos calificados está inscrita a un vehículo de propósito especial (fideicomiso) que asegura pagos completos y oportunos del servicio de deuda y (que) las estructuras cuentan con un fundamento legal robusto. 

“Además, la mayoría de los créditos tiene una fuente de pago sólida (el Fondo General de Participaciones), coberturas de servicio de deuda altas (superior a 2 veces) proyectadas en el escenario de calificación y fondos de reserva robustos, entre otras características”, explicó sobre el mecanismo que aplica al escrutinio de la deuda de estados y municipios mexicanos, llamada también “subnacional”. 

En medio de la contingencia sanitaria actual provocada por la enfermedad SARS-CoV-2, la agencia de riesgos estima que las mejoras sigan mermando los riesgos crediticios de los emisores de deuda subnacional. 

Datos de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (Cnbv) arrojan que hasta enero pasado, la cartera total de crédito a estados y municipios otorgada por la banca pasó de 293 mil 849 millones de pesos (mdp) de enero de 2020 a 311 mil 262 mdp en el primer mes de 2021. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here