Para fortalecer a Pemex y defender la soberanía, los Senadores de la República aprobaron la reforma al artículo Décimo Tercero Transitorio de la Ley de Hidrocarburos que quita a la Comisión Reguladora de Energía (CRE) la facultad para sujetar a principios de regulación asimétrica las ventas que realiza Petróleos Mexicanos, de primera mano, de hidrocarburos, petrolíferos o petroquímicos. 

El dictámen avalado con 68 votos a favor y 51 en contra también elimina esta regulación en la comercialización que realicen personas controladas por Pemex o sus organismos subsidiarios. 

La Presidenta de la Comisión de Estudios Legislativos Segunda, Ana Lilia Rivera, explicó que la reforma vigente y aprobada en 2014 establece que la referida disposición transitoria sólo pretendió sujetar, de forma temporal, las actividades de Pemex a principios de regulación asimétrica, mientras se lograba la entrada de agentes económicos en el mercado energético. 

Sin embargo, asegura, al haberse logrado una mayor participación de agentes económicos que propicien el desarrollo eficiente y competitivo de los mercados en esta materia, ya no existe justificación para sujetar solamente a Pemex a los principios de dicha regulación. 

La minuta aprobada por los senadores refiere que, de acuerdo con información de la Secretaría de Energía y la Comisión Reguladora de Energía, ya existe una apertura del mercado nacional en materia de transporte, almacenamiento, distribución, compresión, licuefacción y regasificación, así como el expendio al público de hidrocarburos, petrolíferos o petroleoquímicos. 

“Los agentes económicos ya se encuentran participando en los eslabones de la cadena productiva del sector, lo que ha traído consigo que Pemex haya sido desplazado y no tenga un poder dominante en el sector energético”, indica el documento. 

Los senadores del PRI, PAN, PRD y Movimiento Ciudadano justificaron su voto en contra del dictamen al argumentar que es una reforma innecesaria, convierte a Pemex en un monopolio; se incrementaran los precios y busca impedir que Pemex sea sujeto de regulaciones asimétricas, aun cuando es un agente económico preponderante en la comercialización de gasolina y diésel. 

Agregaron que Pemex podrá negar, discriminar o condicionar las ventas de gasolinas o diésel, forzando a los privados a cumplir con las exigencias contractuales. 

Sin embargo, los senadores de Morena defendieron la reforma, al asegurar que  busca colaborar con el objetivo de lograr el máximo factor de producción de los hidrocarburos y petrolíferos, garantizando el suministro de los mismos en beneficio de las y los mexicanos. 

Agregaron que el objetivo fundamental es lograr la seguridad y soberanía energéticas, para que Pemex contribuya al desarrollo nacional, teniendo como referencia que Pemex es una empresa productiva del Estado. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here