Expertos coinciden que el mercado internacional de crudo, donde se desempeña México, seguirá con una trayectoria débil durante 2021. Los números recientes arrojan una recuperación de precios ante una caída de inventarios en Estados Unidos, aunque el arribo de la Pandemia Covid-19 provocó que en abril de este año, por primera vez en décadas, los crudos de referencia, y la mezcla mexicana, cotizaran en números negativos.

Los países productores de petróleo se han enfrentado a una situación de doble choque adverso, tanto en la oferta como en la demanda, lo que ha afectado fuertemente a los precios desde 2014, lo que se ha visto exacerbado por los efectos negativos de la pandemia Covid-19.

De 2004 a 2008 hubo una época de bonanza con un alza en precios que paró de golpe con la crisis financiera desatada entre 2008 y 2009.

Cuando iniciaron las actividades de fracking en EUA y Canadá, el precio del crudo sufrió nuevas caídas, con alzas en los costos de producción en los países de la OPEP+ (que incluye a México), reduciendo los márgenes de ganancia.

Arabia Saudita y otros países productores y exportadores de petróleo determinaron entre 2008 y 2010 no ajustar su producción y acomodar la caída en precios, expandiendo la oferta y acentuando dicha caída en precios. Este año que está a punto de irse convulsionó con la epidemia global SARS-CoV-2 a todos los sectores de la economía, incluyendo al mercado petrolero.

En 2021, la mayor parte de los desafíos que enfrenta el mercado de crudo se mantendrán, lo que significa consecuencias adversas en términos de costos financieros, liquidez, solvencia e inversiones para las empresas relacionadas con el petróleo.

Proyecciones arrojan que en la primera mitad de este año, el PIB real del subsector de minería petrolera en México representó un peso del 4% del total de la actividad económica, en contraste con el 8% que llegó a alcanzar en el mismo lapso del año 2000.

Los esfuerzos combinados de los miembros de la OPEP+ para frenar la creciente oferta observada en los últimos 10 años han sido insuficientes para contrarrestar una menor demanda para los años siguientes, según las proyecciones más recientes de la Agencia Internacional de Energía.

La Organización de Países Exportadores de Petróleo y aliados (OPEP+) está representada por 23 países, donde figura México.

Las referencias clave como el WTI o el Brent, de acuerdo con expertos, seguirán cotizando alrededor de 50 y 60 dólares por barril en un horizonte de doce meses, muy por debajo de la marca de 100 dólares por barril observada durante 2013, después de que 2014 se marcara un cambio estructural en el mercado, más dirigido hacia la generación de fuentes de energía renovables.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here