1. Una crisis compleja requiere soluciones complejas La transición venezolana a la democracia no es solo política, sino también un proceso complicado que debe abordar una emergencia humanitaria en curso. El desafío para la administración entrante de Biden será recalibrar el programa de sanciones para mejorar su efectividad como herramienta en una estrategia diplomática más amplia contra la dictadura de Venezuela, y reducir al mismo tiempo su impacto negativo sobre el pueblo venezolano (CNN). Es complicado, pero se debe poner en la balanza el ayudar al pueblo venezolano de la hambruna que padece, y en contraposición el hecho de que el régimen militar de Maduro determina el control del petróleo venezolano que sigue siendo el gran mitigador de acciones directas para expulsar al actual régimen. Mientras el régimen venezolano le brinde el petróleo a E.U. con preferencia y un costo bajo, no les interesará hacer una intervención directa, sino únicamente sanciones y medidas diplomáticas, evitando hacer de Venezuela su problema, se debe recordar que quien gobierna es la junta militar, no Maduro y no se van a ir pacíficamente. 
  2. Diputados dan prioridad a reformas del Ejecutivo y rezagan 4 mil iniciativas Por dar prioridad a las propuestas de reforma del Gran Líder, al cierre del penúltimo periodo ordinario de sesiones de la actual LXIV Legislatura, la Cámara de Diputados deja un histórico rezago de 4 mil 47 iniciativas sin atender, sin revisar y sin dictaminar. En las gavetas de San Lázaro quedan propuestas de reformas en materia de salud, seguridad pública, justicia, derechos humanos, empleo, crecimiento económico, medio ambiente, campo, derechos de la mujer, educación, entre otros. De acuerdo con el último corte de la Secretaría de Servicios Parlamentarios de la Cámara baja, en lo que va de la actual Legislatura se recibieron 25 iniciativas del Gran Líder y se aprobaron 22, por lo que permanecen en calidad de “pendientes” otras tres (Financiero). Es claro a quien obedece el poder legislativo de este régimen y a quien deben obediencia ciega la mayoría de los legisladores, es triste verificar que la prioridad dejo de ser el pueblo de México si no ganar el agradecimiento del Gran Líder, único reconocido para decidir a voluntad el destino de una nación y los legisladores aplauden al ritmo que este les toque, con rítmicos cánticos Beee, Beee, Beee. 
  3. Todavía no había crisis y la informalidad en México ya había crecido En 2019, sin crisis económica y en el primer año de la actual administración, la economía informal ganó terreno y registró su mayor avance en siete años, mientras que la actividad formal reportó su primer retroceso desde 2009. La informalidad en México representó el 23% del PIB en 2019, su mayor participación desde el 2014, informó el INEGI. Durante el año pasado, la contracción en la actividad económica fue de 0.1%, la contribución del sector informal fue de 1.8%, mientras que el sector formal fue una caída de 0.5% (Financiero). Si bien el recordar que no todo lo que hoy día cosechamos en crisis económica, y desempleo obedece a la pandemia, es de notar que el pobre actuar del actual régimen mexicano, no solo agravó la crisis económica al satanizar a la empresa privada que representa el 80% del ingreso del estado y es el principal empleador de este país, sino el macabro comportamiento de la autoridad mexicana y sus representantes en materia de salud, dejando índices de mortalidad nunca vistos en nuestra historia, no por lo severo de la enfermedad, sino por la incompetencia de una autoridad que antepone interés políticos a la salud de un pueblo. Ni hablar del tratamiento al crimen organizado que desde la época del Negrito Durazo no vivía tanta libertad y apoyo de la más alta esfera de este gobierno que les condena y sanciona con besitos y abrazos. 
  4. Apuesta el gobierno por las energías renovables, no por consorcios: Nahle Se impulsará el desarrollo de energías renovables como la solar, pero a nivel doméstico y rural con la puesta de paneles en tienditas, en pequeños comercios, casas habitación, bombas agrícolas para que los beneficios del ahorro y eficiencia de energía sean directamente al consumidor final. Rocío Nahle García, titular de la SENER, indicó que más que apoyar a las empresas se va a apoyar al consumidor a través del Fideicomiso de Ahorro para la Energía. Explicó que no apoyaran a construir grandes parques eólicos o solares para que el privado venda la electricidad a la CFE o al mercado eléctrico, que al final termina la CFE prácticamente subsidiando hasta la transmisión (La Jornada). Es decir, patrocinarán solo al consumidor último, para que use estas energías, pero a nadie más, ya que su foco sigue siendo apoyar la producción de energía fósil. No creemos se refiriera a los dinosaurios que hoy gobiernan la 4T.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here