Si bien, como región, América Latina muestra presiones neutras en sus calificaciones soberanas de parte de las tres agencias de riesgo crediticio de reconocimiento global (Fitch Ratings, Moody´s y S&P Global) México y Argentina no tienen las mismas condiciones que Brasil, Chile, Colombia y Perú, de acuerdo con expertos.

En el arranque de 2020, cuando irrumpió la pandemia Covid-19, Fitch degradó la deuda soberana de México, Chile y Colombia; en el caso de México la transfirió de BBB a BBB-, situándola sólo un peldaño arriba de Grado Especulativo (BB+). El 11 de noviembre pasado la firma refrendó el estatus de Grado de Inversión para México.

El 26 de marzo, Standard & Poor´s rebajó la calificación soberana de México de BBB+ a BBB, mientras que un mes más tarde, en abril, Moody’s la rebajó a Baa1” con una perspectiva Negativa.

Los rangos de las tres firmas colocan a México en Grado de Inversión.

Estimamos que las agencias de calificación han reaccionado al shock del Covid de manera diferente a como históricamente han reaccionado.

No han bajado de categoría, o han mantenido las calificaciones, a pesar del gran deterioro de las perspectivas macro y fiscales, probablemente porque han estado sopesando el aumento de la vulnerabilidad frente a los beneficios y el apoyo de los estímulos fiscales, y también por el carácter transitorio de la crisis de Covid” dijo el banco global BBVA en su informe anual de Riesgo País 2020, que incluye mercados emergentes y economías desarrolladas del orbe.

La última encuesta del Banco de México entre 36 grupos de analistas del Sector Privado de principios de noviembre de 2020,

indica que la economía mexicana mostrará un declive de -9.3% en 2020; la misma cifra arroja el sondeo más reciente de Citibanamex, del 20 de noviembre pasado.

Con base en datos del Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, BBVA arroja que México tiene un nivel de deuda pública bruta de 55.6% sobre el PIB, con una deuda externa del 39%; el País también exhibe un nivel de reservas internacionales sobre deuda de 3.7%, mientras que la variable deuda sobre importaciones es de 4.3% del PIB.

Brasil muestra un nivel de deuda pública bruta de 101.4% sobre PIB y una deuda externa de 38.6%; la primera economía de América Latina también tiene un nivel de reservas internacionales sobre deuda de 2.9%, mientras que la variable deuda sobre importaciones es de 15.8%.

En el caso de Chile, los datos arrojan un nivel de deuda pública bruta de 32.8% sobre el PIB y una deuda externa de 78.9%; el nivel de reservas internacionales de Chile sobre su deuda es de 1.4%, en tanto que la variable deuda sobre importaciones es de 6%.

Economistas y analistas del Sector Privado han hecho hincapié sobre el bajo nivel de recursos fiscales destinados por el gobierno de México para buscar paliar la peor crisis económica y sanitaria en cuando menos ocho décadas, vía estímulos fiscales y monetarios. El país apenas roza el 1% de su PIB, lo que contrasta con Brasil, que ha destinado el 8% de su PIB hacia este objetivo. Chile lo ha hecho en una proporción de 5%.

El informe de BBVA menciona que mientras la presión positiva sobre América Latina aumenta, México y Argentina, que desde el año pasado ha experimentado una crisis de pagos con consiguientes reestructuraciones, no van a la par de la región, especialmente en las diferencias entre el rating implícito de los Credit Default Swaps frente al rating real del Soberano.

“Si las políticas públicas no tienen los efectos esperados, o la actividad económica se recupera más lentamente, las agencias calificadoras tendrán que evaluar los riesgos de la misma manera que en el pasado.

“En tal caso, estimamos que las calificaciones (en promedio) deberían ser al menos un punto más bajas en la mayoría de las geografías”, advierte el banco global en su anuario Riesgo-País.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here