La Cooperación Alemana para el Desarrollo Sustentable de México (GIZ México) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) firmaron hoy un acuerdo para impulsar las finanzas sustentables y atender la agenda de cambio climático. 

Marita Brömmelmeier, Directora Residente de la GIZ México

Al encabezar la firma de acuerdo de cooperación entre el BID y la GIZ México en el foro multisectorial “Laboratorio de innovación financiera México” (LAB México), Marita Brömmelmeier, Directora Residente de la GIZ México, afirmó que “es urgente que la recuperación económica sea verde e incluyente”. 

Ante esta premisa, en el centro de atención están los pequeños negocios y sectores que generan empleos, así como la economía solidaria, sectores que requieren especialmente nuevos modelos de financiamiento. 

Este es uno de los temas que se impulsarán desde el LAB, iniciativa liderada por el BID en alianza estratégica con la Cooperación Alemana para el Desarrollo Sustentable (GIZ, por sus siglas en alemán). 

El objetivo de este acuerdo es unir esfuerzos con las contrapartes mexicanas y apoyar el desarrollo de innovaciones y soluciones sostenibles, “para hacer realidad un mundo en armonía con el medio ambiente y con mejores oportunidades para mujeres y hombres de nuestras comunidades”, enfatizó Brömmelmeier. 

En este sentido, el Representante del BID en México, Roberto Manrique señaló que LAB México ofrece un espacio muy valioso de debate e intercambio de experiencias entre distintos agentes del sector financiero para promover el financiamiento sustentable en México, Destacó que esta iniciativa se inició en 2019 en el país, en conjunto con la Asociación de Bancos de México y el Consejo Consultivo de Finanzas Verdes. “Manrique destacó que “el cambio climático es una realidad que nos obliga a acelerar la movilización de capitales para el financiamiento de las acciones de mitigación y adaptación necesarias para enfrentarlo”. “Las finanzas verdes ofrecen una oportunidad para cerrar la brecha de financiamiento para hacer frente a los desafíos del cambio climático”, anotó. 

También precisó que los bancos de desarrollo son un socio fundamental para este esfuerzo, ya que pueden impulsar el financiamiento sustentable en sus áreas de actuación, influyendo en el mercado con iniciativas innovadoras y creativas, cuyos resultados pueden ser replicados. Manrique destacó que debemos aprender de iniciativas desarrolladas recientemente por los bancos de desarrollo mexicanos, integrarlas con otras similares y apoyar los esfuerzos para replicarlas y llevarlas a escala en el país. 

Por su parte Brömmelmeier mencionó que la GIZ Mexico trabaja en diferentes programas, en apoyo a la agenda del sector público, como es el reverdecimiento del sistema financiero a través de regulación, la asistencia técnica en innovación financiera y estrategias de financiamiento verde. 

La responsable de la cooperación técnica de la GIZ México en diferentes áreas temáticas relacionadas con las políticas ambientales, cambio climático, energía renovable y buena gobernanza, afirmó que se apoya la agenda a la banca privada en generar capacidades para la gestión de riesgos climáticos, promover la sustentabilidad en las inversiones, una taxonomía robusta y estrategias de financiamiento. Indicó que desde la GIZ México también se brinda asistencia para la aceleración de incubación de proyectos para la adaptación y conservación de ecosistemas, en Áreas Naturales Protegidas (ANPs) y contextos urbanos. 

El coordinador de Clúster de Energía de la GIZ México, Joscha Rosenbusch, comentó los espacios en donde se ha desarrollado la colaboración con el BID en el marco del LAB. En colaboración con el programa Apoyo a la implementación de la Transición Energética en México, se ha fomentado un diálogo con muchos actores del sector de energías sustentables para construir una Hoja de Ruta de Financiamiento a la Generación Distribuida de la mano con Nacional Financiera (NAFIN), el Banco Nacional de Comercio Exterior (BANCOMEXT) y la Asociación de Bancos de México (ABM). 

Más recientemente, en coordinación con el proyecto Financiamiento para la infraestructura baja en carbono en ciudades (FELICITY) se promoverá la capacitación, en materia de inversión en coordinación con la Secretaría de Hacienda del gobierno mexicano y el Banco Nacional de Obras y Servicios Públicos (BANOBRAS). A través de FELICITY “fortalecemos las competencias de los funcionarios en el desarrollo de infraestructuras tangibles y sustentables que pueden ser financiados por la Banca de Desarrollo”. 

Los programas participantes de este convenio de cooperación incluyeron a: Apoyo a la implementación de la Transición Energética en México; Alianza Mexicana Alemana de Cambio Climático; Fortalecimiento de una arquitectura de sostenibilidad para la puesta en marcha de la Agenda 2030 en México; financiamiento para la infraestructura baja en carbono en ciudades y eficiencia energética en pequeñas y medianas empresas como una contribución a una economía baja en carbono en México (NAMA PyME). 

La GIZ trabaja en México desde hace más de 30 años y en su agenda de trabajo conjunto con las autoridades mexicanas se encuentran los siguientes temas: Gobernanza y Estado de Derecho, Cambio Climático, Energía y Biodiversidad. Sus principales comitentes son el Ministerio Federal de Cooperación Económica y Desarrollo de Alemania ( BMZ por sus siglas en alemán) y el Ministerio Federal de Medio Ambiente, Conservación de la Naturaleza y Seguridad Nuclear (BMU por sus siglas en alemán)

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here