El Producto Interno Bruto (PIB) de Europa creció 12.7 por ciento, durante el 3er trimestre de 2020, comparado con el trimestre anterior, que vio una contracción histórica, tras el confinamiento por la contingencia sanitaria por el primer brote de Covid-19 en la zona.

Las cifras superaron los estimados, que se ubicaban en 9.6 por ciento, pero el optimismo sobre la recuperación se ha diluído en semanas recientes tras nuevos brotes del virus que han afectado sensiblemente la actividad a inicios del 4º. Trimestre del año en referencia. 

Francia creció 18.2 por ciento, Italia lo hizo en 16.1 por ciento y España en 16.7 por ciento. Estas naciones registraron crecimientos de doble dígito en el 3er trimestre de 2020, mientras que la economía alemana se expandió 8.2 por ciento. Para todo el bloque, la contracción a tasa anual se redujo a 4.1 por ciento, contra la expectativa de reducción que se ubicó en 5.2 por ciento. 

“La sorpresa positiva fue opacada por crecientes casos de COVID-19 en la región y datos de inflación que confirmaron tres meses consecutivos de tasas negativas. La inflación general se colocó en (-) 0.3 por ciento anual durante octubre y la subyacente apenas se mantuvo por encima de cero (0.2 por ciento anual), confirmando un impacto negativo prolongado del virus sobre los precios”, de acurdo con analistas consultados. 

El Banco Central Europeo (BCE) espera seguir viendo tasas de inflación negativas hasta inicios de 2021, aunque negó que la economía esté experimentando deflación. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here