En México, los correos electrónicos concentran el 90% de los ciberataques registrados en lo que va del año, una práctica que repuntará en la misma proporción, 90%, al cierre de 2020 frente al año pasado a consecuencia del trabajo remoto provocado por la Pandemia.

Estimaciones de IDC, firma líder a nivel mundial en proyecciones para los mercados de tecnologías de la información (TI), telecomunicaciones y tecnologías de consumo, arrojan que el presupuesto destinado a inversiones en materia de seguridad repuntará hasta en un 16% en el País al término de este año.

“El vector más atacado es el correo electrónico y el ransomware, una de las principales amenazas a nivel global”, dijo la firma en un reporte sobre las conclusiones del IDC Security Digital Seminar México, que se celebró en esta semana.

La Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) más reciente indica que el 43% de la población de 6 años o más en el País es usuaria de una computadora, lo que equivale a 49.4 millones de personas,

Además, se estima que 20.1 millones de hogares disponen de Internet, ya sea mediante una conexión fija o móvil, esto es, el 56.4% de ellos.

El ransomware o secuestro de datos es un software dañino que restringe el acceso a determinadas partes o archivos del sistema operativo, por medio del cual la ciberdelincuencia solicita un rescate, a cambio de liberarlo.

Durante el IDC Security Digital Seminar México, los expertos admitieron que en lo que va de 2020 hay un incremento de la inseguridad en todos los ambientes, por lo que destacaron la necesidad de incorporar estrategias de seguridad corporativa más allá de la atención al desarrollo de la infraestructura local.

En un ambiente post Covid-19, “proteger la movilidad de los usuarios en casa, viaje y campo tanto para dispositivos, datos y aplicaciones”, se volvió apremiante, dijeron.

Un estudio reciente de la firma revela que el 42% de los bancos y las Fintech que operan en el País consideran tener una estrategia de seguridad “integral”.

Sin embargo, de forma específica, en los temas de cifrado y firma electrónica, aún hay áreas de oportunidad que requieren atención. Tal es el caso del diseño de protocolos de cifrado, la automatización de procesos y reportes, y la consolidación de la infraestructura para HSM (Hardware Security Module)”, señaló IDC.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here