El confinamiento social inducido por la pandemia mundial de coronavirus ha hecho que nuestras capacidades laborales, escolares, de convivencia social, entretenimiento y hasta de aprovisionamiento de insumos básicos dependan intensivamente de la tecnología.


La conectividad se ha convertido en el aliado esencial de la humanidad para sortear esta crisis de salud global. Sin embargo, ante la falta de computadoras y tabletas en la mayoría de los hogares mexicanos, el Smartphone, se ha erigido como la principal vía de acceso a Internet no sólo para conocer los alcances de la pandemia y las recomendaciones sanitarias, sino también nos ha permitido continuar con nuestra operación económica, educativa, informativa, social, entre otras.
 
Smartphone como Eje de Conectividad

Al segundo trimestre de 2020 (2T-2020) y aun en medio de una crisis de salud mundial, el mercado en México, rebasó, por primera vez, la barrera de 90 por ciento en el acceso a Smartphones entre el total de líneas móviles al alcanzar un nivel de 91.6 por ciento, con una contabilidad de 109 millones de teléfonos móviles inteligentes en manos de los mexicanos.

Una tendencia que se pronosticaba desde hace cuatro años, basada en el deseo de los mexicanos para hacerse de un dispositivo móvil inteligente, al ser eslabón principal en la vida y conectividad cotidiana. Al mismo tiempo, se registra un creciente esfuerzo de los mexicanos por adquirir mejores dispositivos en cada nueva renovación o activación de equipos.

Desde el 2T-2016, se advierte una trayectoria ascendente en el gasto promedio que realiza un mexicano en la compra de un Smartphone, al partir de un nivel de $2,656 pesos, que habilitaba la adquisición principalmente de dispositivos de gama baja. Si bien estos dispositivos permiten una comunicación como otros equipos, se encuentran limitados su potencial de uso, al no contar con capacidades superiores almacenamiento y procesamiento.
 

Fuente: The Competitive Intelligence Unit


En los años subsecuentes, el gasto promedio evolucionó a una tasa de crecimiento promedio anual de 11.3 por ciento, lo que evidencia que los usuarios asignan una creciente ponderación a la tenencia de dispositivos de mayores capacidades, a pesar de reducir la velocidad de reemplazo qué pasó de ser de 22.1 meses en 2T-2016 a 23.5 meses en 2T-2020.

Durante este último trimestre, en medio de una doble crisis económica en el país, una inducida por las decisiones de política pública del gobierno federal y otra ocasionada por la crisis pandémica global, que provocaron la mayor caída registrada en la economía mexicana (-18.9%), los usuarios en México continúan registrando esta tendencia ascendente en el gasto promedio por la adquisición de un dispositivo.

En este periodo, el indicador creció 9.9 por ciento en términos anuales, al pasar de $3,694 pesos en promedio en 2T-2019 a ubicarse en los $4,058 pesos. Además, es la primera vez que el gasto supera la barrera de los $4,000 pesos.

Este marcado esfuerzo de los usuarios en México por contar con mejores dispositivos nos ha llevado a ser un país que cuenta en su mayoría con dispositivos de gama media (59% del total). No obstante, amerita resaltar, que hoy en día esta categoría, si bien no cuenta con características como desbloqueo de huella debajo del cristal, zoom óptico, pantallas ‘infinity’ o carga inalámbrica, entre otras incorporadas principalmente en equipos de gama alta; sí cuenta con capacidades de procesamiento y almacenamiento que permiten a los usuarios continuar con sus actividades laborales y escolares en estos momentos de confinamiento.
 
¿Dispositivos para la Base de la Pirámide?

El grueso de los usuarios realiza esfuerzos significativos por adquirir mejores dispositivos. Sin embargo, aun cuando la oferta abarca dispositivos desde los $1,000 hasta $60,000 pesos, en el país aún existen usuarios que no pueden adquirir un dispositivo móvil inteligente y esto implica un gran reto para el cierre de la brecha de conectividad, aún más apremiante en tiempos de confinamiento, en donde los Smartphones se han convertido en el eje de conectividad.

Sin embargo, en semanas recientes llegó a México un nuevo sistema operativo, KaIOS, el cual ha tenido un gran éxito en el mundo al posicionar dispositivos que pudieran parecer feature phones, tanto por diseño como por su bajo precio, pero que permiten al usuario acceder a aplicaciones y páginas web. De esta forma, aquellas 10 millones de líneas que hoy corren desde un teléfono básico, hoy cuentan con una oportunidad de tener un primer vistazo a dispositivos que les permitan estar conectados de manera ubicua y permanente.

Hoy como nunca se manifiesta una aceleración en la digitalización de procesos que en este mercado toma la forma de un creciente gasto en la adquisición de Smartphones y continua trayectoria hacia su adopción universal entre los mexicanos, a pesar de estos tiempos de crisis sanitaria y económica.

*Rolando Alamilla, https://www.theciu.com/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here