La cartera vigente total de la banca comercial que opera en México ha mantenido una desaceleración desde principios de año, lo que se agudizó con el arribo del virus causado por el SARS-CoV-2, que ha paralizado a la economía global. En México, el financiamiento de la banca a las actividades productivas se tradujo en un saldo nominal en millones de pesos que pasó de 4,847,942.1 miles de millones de pesos (mmdp) en julio, a 4,809,690.4 mmdp en agosto.

Durante junio pasado, la cartera vigente total de la banca había alcanzado los 4,931,668.0 mmdp, lo que demuestra que el ritmo ha menguado, arrojan cifras del Banco de México y de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Por segmentos, si bien la cartera de financiamientos a la vivienda ha aumentado ligeramente, manteniendo su dinamismo, los mayores contrastes tuvieron que ver con la cartera de los intermediarios financieros privados no bancarios, cuyo saldo pasó de junio al mes siguiente de 87,739.5 mmdp a 81,988.2 mmdp. En agosto cerró en 80,948.3 mmdp.

Destacó también el desempeño de la cartera de consumo, la segunda mayor del sistema, sólo por debajo de la cartera de empresas y personas físicas con actividad empresarial, que en el sexto mes del año presentó un saldo de 1,002,753.9 mmdp y dos meses después, en agosto pasado, sumó 985,440.3 mmdp.

El destino de la cartera de consumo en agosto también trajo sorpresas, puesto que los contratantes de créditos bancarios del País mantuvieron una demanda constante en tarjetas de crédito, nómina y personales, además de la adquisición de bienes de consumo duradero. Inclusive, los montos destinados al financiamiento bancario de tarjetas de crédito exhibieron un saldo en agosto de 362,478.7 mmdp, contra el de 359,336.2 mmdp de junio.

Durante agosto, el saldo de la cartera de empresas y personas físicas con actividad empresarial sumó en un saldo nominal en millones de pesos, 2,792,433.8 mmdp contra la reportada en junio, por 2,904,285.4 mmdp, y en julio, por 2,838,616.5 mmdp.

Un análisis del comportamiento de la banca realizado por BBVA indica que durante julio de 2020 el financiamiento otorgado al Sector Privado creció a una tasa nominal de 4.9%, un retroceso respecto a la observada en junio, de 6.5% y mucho menor que la reportada en julio de 2019, de 8.6%.

Como ocurrió en la primera mitad de 2020, en julio, el crecimiento observado en la cartera del sector privado se apoyó principalmente en el desempeño del crédito a empresas”, indicó en su informe el banco global, actualizado el pasado 12 de octubre.

El crédito al consumo siguió profundizando la pérdida de dinamismo observada a partir de octubre de 2019 y, durante julio pasado, registró por tercer mes consecutivo una contracción en términos nominales.

En julio pasado, el crédito a la vivienda mantuvo su ritmo de crecimiento (pero) continúa mostrando tasas de crecimiento nominal menores al doble dígito”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here