El Ingreso Promedio por Usuario o ARPU (Average Revenue per User, por sus siglas en inglés) representa el gasto promedio mensual que un usuario dedica a los servicios de telecomunicaciones, indicador de los principales patrones de consumo del usuario más representativo del mercado. Su cálculo resulta de dividir los ingresos por provisión de servicios entre el número de usuarios activos.

En años recientes, el ARPU del mercado móvil registró una trayectoria a la baja, explicado en gran parte, por la disminución significativa de precios derivada del avance tecnológico, así como de los efectos de la implementación de la Reforma de Telecomunicaciones de 2013.

Evolución del ARPU. 

Este indicador pasó de ubicarse en la banda de $150-$165 pesos entre 2013 y 2015, a oscilar entre los $120 y $135 pesos en el periodo comprendido entre 2016 y el segundo trimestre de 2020.

En términos acumulados, la disminución en este indicador asciende a (-)26.5 por ciento entre el 2T-2013 y el 2T-2020.

Desde 2018, ante la virtual parálisis de precios y el ligero incremento en el consumo de servicios este indicador se ha estabilizado. Tan solo en 2019 aumentó 2.4 por ciento, mientras que durante el 2T-2020 disminuyó $8.7 pesos respecto al trimestre inmediato anterior ($131.1 pesos), para ubicarse en $122.4 pesos, debido a los efectos recesivos de la pandemia y por la migración del tráfico móvil hacia redes fijas de WiFI.       

Proyecciones. 

En los próximos años, se prevé que diversos factores interactúen en la evolución del ARPU, tanto por el lado de los precios como por el consumo de servicios móviles.

En primer lugar, la inminente evolución a 5G contribuirá inicialmente a un alza del Capex, que resultará posteriormente en una baja significativa del Opex de los operadores móviles, con el consecuente efecto en términos de menores precios para los usuarios en los siguientes años.

La afectación en el poder adquisitivo resultante de la crisis y la pandemia afecta adicionalmente el desembolso en servicios de telecomunicaciones móviles, con el consecuente efecto de contención en el crecimiento del ARPU.

Estos tres factores generarían una rigidización del ARPU en los próximos años.

*Cifra estimada
Fuente: The Competitive Intelligence Unit con Información de los Operadores

En contraste, el creciente consumo de servicios, especialmente de datos de móviles, así como la incorporación de nuevos usuarios que accederán a estos por primera vez, impulsaría el ARPU al alza.

Por último, la falta de competencia en el mercado móvil es un factor que mantiene una artificial parálisis de precios, situación en la que no se prevé un cambio significativo en el mediano plazo, constituyendo un factor determinante para contener la trayectoria descendiente de los precios.

En suma, si bien los factores previamente referidos provocarán efectos encontrados, se anticipa que desde 2021, la magnitud de impacto de los que detonarán un alza superará ligeramente a la de aquellos que provocarán una contracción o reducción del ARPU.

A partir de ello, es también previsible un ligero crecimiento anual que en el lustro por venir que ubicará al ARPU móvil del mercado mexicano en una banda entre $125 y los $135 pesos.

 

Ernesto Piedras. Director General de The Competitive Intelligence Unit. @ernestopiedras,   epiedras@the-ciu.net

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here