Las restricciones a la movilidad social y a las actividades económicas a consecuencia de la Pandemia provocaron que el arrendamiento de espacios de oficinas a nivel nacional mostrara un desplome de -32% entre enero y agosto pasados, de acuerdo con cifras del Sector Inmobiliario.

En menos de un año, prácticamente en 10 meses, los espacios en renta para oficinas en México borraron un desempeño sobresaliente que la actividad tuvo inclusive hasta mayo, a lo que sumaron factores cíclicos como una menor actividad empresarial y de inversiones por la temporada de vacaciones.

La foto se presentaba diferente entre enero y marzo, pese a que la economía mexicana presentaba ya una desaceleración desde la segunda mitad de 2018 y excluyendo la propagación del Covid-19, que ocurrió a partir del 28 de febrero pasado.

Es decir, los agentes inmobiliarios reportaron un incremento bruto de 19% en los arrendamientos de oficinas, a tasa anual, hasta el primer trimestre de 2020.

Ya en el segundo trimestre, con un hundimiento de la economía en ese periodo de casi 19% a tasa anual, las cosas cambiaron radicalmente.

Entre abril, mayo y junio, el arrendamiento de espacios de oficina se desplomó un 42% a tasa anual, resultado de los impactos económicos en grandes y medianos empresarios, donde algunos inclusive cancelaron sus contratos de renta, dice la publicación especializada Inmobiliarie.

A pesar de que prevalece un entorno de incertidumbre en México por el tipo de recuperación económica que podría ocurrir, con un PIB con caídas de entre -9% hasta -12.8% para 2020, los expertos no descartan que la relación comercial con Estados Unidos en virtud de un nuevo tratado comercial estimule la participación de empresas manufactureras y de servicios en el País, lo que impulsaría los arrendamientos de espacios corporativos en los siguientes tres años.

CdMx ¿sigue dinamismo?

La capital del país no se alejó mucho del entorno de retrocesos, pero la dinámica propia de la urbe no se detuvo. De acuerdo con la información recabada, los proyectos en construcción en la Ciudad de México superan el millón de metros cuadrados. Y aún con la Pandemia, siguen su curso.

“La mayoría de estos proyectos han extendido los plazos de entrega, ya que están buscando adaptar tecnologías de comunicación e instalaciones de movilización de los flujos de personas a los espacios próximos a entregarse” cita Inmobiliarie con base en datos de la plataforma Solili.

La desocupación reflejada entre enero y agosto propició que los desarrolladores de la Ciudad de México flexibilizaran sus mecanismos de cobro y la entrega anticipada del metraje original.

Los corporativos clase “A” (ubicados en Polanco, Santa Fe, Insurgentes Sur, entre otros) y que detentan características Premium cuentan con mayores ventajas a la hora de negociar con inquilinos multinacionales,” que son quienes tienen mayores recursos para afrontar la crisis de adecuación de su modelo de negocio” indican los expertos.

Otras plazas que se encuentran con las mismas características del ex Distrito Federal son Monterrey, Guadalajara, Querétaro y Puebla, con un mayor dinamismo económico frente a la media nacional.

La incertidumbre, sin embargo, puede acarrear contracciones adicionales en la demanda y altos volúmenes de desocupación, advirtió Inmobiliarie.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here