El sector bancario reconoció hoy los problemas que enfrenta la economía para retomar el crecimiento pero reiteró su disposición y capacidad para liberar financiamientos para el sector productivo y apoyar el proceso de recuperación.

Al realizar un balance a propósito de la conclusión de los programas de apoyo para clientes del sector bancario, el Comité Directivo de la Asociación de Bancos de México dio a conocer que el crédito al sector privado mantiene un crecimiento del 6.3% nominal anual, impulsado por las empresas y la vivienda.

Destacaron además que la banca ha constituido reservas adicionales por 29 mil 400 millones de pesos.

Respecto al programa de diferimiento de capital e intereses, al cierre del mes de julio, la ABM informó que se ha beneficiado a 9.2 millones de créditos. Aseguraron que también se observa una recuperación en la facturación de tarjetas de Débito y tarjetas de Crédito.

Explicaron que durante la pandemia, las transacciones no presenciales y el uso de CoDi han repuntado.

Así, para junio del año en curso, el crédito bancario creció 6.3% nominal (2.9% real), pues el crédito al sector privado mantuvo su crecimiento, impulsado principalmente por las empresas y la vivienda, informó en videoconferencia de prensa el presidente de la Asociación de Bancos de México (ABM), Luis Niño de Rivera.

Añadió que la banca constituye reservas, tanto por calificación como adicionales, para hacer frente a eventualidades y así mantener la solidez del sistema financiero nacional. Del total de Reservas por Riesgos Crediticios, que para el mes de junio ascendió a 199 mil millones de pesos, 29 mil 400 millones de pesos corresponden a reservas adicionales, es decir, el 15% del total.

En relación con los programas de diferimiento, al 31 de julio, se ha beneficiado a 9.2 millones de créditos, con 1.06 billones de pesos de cartera de crédito inscritos en el programa de diferimiento de capital e intereses.

De ese total, 3.3 millones de créditos corresponden a Micro, Pequeñas y Medianas Empresas (MiPyME); 3.4 millones de Tarjetas de Crédito (TDC); 1 millón de créditos personales; 786 mil créditos de nómina; 325 mil hipotecas; 292 mil créditos automotrices; 39 mil créditos a grandes empresas; y 34 mil créditos para la Adquisición de Bienes de Consumo Duradero (ABCD).

Para la banca, “hay síntomas de mejoría”, pues en el mes de julio se observó una recuperación en la facturación de Tarjetas de Débito (TDD), con una variación anual positiva de 4.4%; y en Tarjetas de Crédito (TDC), que desde abril presentó un crecimiento constante.

Acompañado por el Comité de Dirección de la ABM, integrado por el presidente ejecutivo Carlos Rojo Macedo y los vicepresidentes Eduardo Osuna Osuna, Julio Carranza Bolívar y Raúl Martínez-Ostos Jaye, el Presidente de la Asociación subrayó que las transacciones vía remota han repuntado durante la pandemia, pues el monto total de transacciones no presenciales en el mes de julio fue del 31%, comparadas con el 25% en el mes de marzo.

Además, hasta el 16 de agosto, se habían habilitado 4.2 millones de cuentas para operar CoDi, 726 mil más que en el mes de junio, con 638 mil operaciones, por un total de 620 millones de pesos y un monto promedio de 972 pesos por operación.

Así, la banca continuará actuando responsablemente en el otorgamiento de créditos adecuados y suficientes para sus clientes, y reitera su compromiso con el desarrollo económico del país.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here