A propuesta de la Alianza Federalista integrada por 10 gobernadores, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, aceptó crear un grupo de trabajo para que los estados puedan refinanciar su deuda con Banobras, y se revisen los porcentajes de los recursos públicos federales que destina la Hacienda Pública hacia las entidades y los municipios.

Durante la reunión plenaria de la CONAGO con el presidente Andrés Manuel López Obrador, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, estableció que el actual esquema de distribución de recursos federales es a todas luces centralista, discrecional y mantiene “amarrados por todos lados” a los estados, situación que incluso ha colocados a los municipios en situación de quiebra.

“El gobierno central se queda con 80 centavos y solo 20 centavos se distribuyen a estados y municipios, razón por la cual todos los municipios están en quiebra, y el asunto que siempre se ha puesto o se ha contestado o abogado, no me refiero este gobierno, es que los estados y municipios gastan mal el dinero, usan mal los recursos y además están muy endeudados”, expresó.

Por ello, insistió en la urgencia de revisar el Pacto Fiscal porque a los gobiernos estatales “nos tienen amarrados por todos lados”, empezando por la Ley de Disciplina Financiera: “Propongo formalmente que acordemos en esta mesa que en el marco de la discusión del nuevo presupuesto para el año 2021 se modifiquen los porcentajes; estamos proponiendo formalmente, los gobernadores de la Alianza Federalista, que los porcentajes sean 70/30, en lugar de 80/20”, expresó.

La propuesta tuvo eco en el secretario Arturo Herrera, quien aceptó la creación de un grupo de trabajo para estudiar la propuesta de la Alianza Federalista, y se aterricen las propuestas y acuerdos con la participación los 32 gobernadores.

Con el respaldo de los gobernadores aliancistas de Aguascalientes, Jalisco, Durango, Nuevo León, Tamaulipas, Guanajuato, Coahuila, Colima y Chihuahua, el michoacano Aureoles también solicitó al Presidente López Obrador destinar 1.5 billones de pesos para poner en marcha la Estrategia Nacional Integral de Reactivación Económica, en coordinación con los estados y los municipios.

Esos recursos, precisó, permitirían otorgar recursos extraordinarios a los gobiernos locales para hacerle frente a la crisis, cubrir las necesidades más elementales de la población, así como flexibilizar las reglas de operación de los recursos que llegan a los estados.

También, aplicar un plan integral de inversiones en obras de infraestructura prioritaria por entidad, acordando la mayor participación posible de empresas locales, para reactivar las economías locales, y generar políticas públicas emergentes para la reactivación económica, atendiendo al universo de las mipymes y su papel en la generación de empleo formal, como un plan de liquidez y apoyos directos para conservación de trabajos.

“No hay duda de que el escenario que viene superará las capacidades y, justamente por ello, es importante orientar esfuerzos y acciones de manera bien coordinada para generar acuerdos sustantivos sobre las políticas a implementar”, estableció el gobernador de Michoacán quien enfatizó que el COVID-19 ha causado grandes estragos en nuestro país con hechos concretos que demuestran la dura realidad que vivimos.

Y puntualizó: “Esta emergencia está mostrando que no se puede responder como se hizo en otros momentos. Hoy se requiere de intervenciones conjuntas y de una verdadera coordinación entre los estados y la federación, por eso en la Alianza Federalista ponemos sobre la mesa estas propuestas”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here