La cartera total de créditos del sistema de banca múltiple siguió mostrando fortaleza en mayo, con un repunte de 7.7% frente a igual mes de 2019. El crédito a las empresas, que exhibió un salto de 11.2% anual, representó el segmento que mejor explicó la buena marcha del sector en plena pandemia provocada por el Covid-19, que incluyó el reconocimiento de programas de diferimientos pagos entre sus clientes.

Cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) arrojan que, por segmentos, la cartera de crédito comercial y la hipotecaria mostraron en mayo un progreso con 9.9% al alza cada una. En contraste, la cartera al consumo siguió mostrando debilidad, al caer a tasa anual -1.1% en mayo.

Durante mayo, el crédito empresarial sumó 2,981,515 millones, para representar el 52% de la cartera total; muy por detrás se ubicaron los créditos de entidades financieras y entidades gubernamentales, con una participación en esa cartera de 4% y 9.5%, respectivamente.

El segmento de crédito al consumo, con un peso de 18.2% de la cartera de crédito total, mostró el retroceso más fuerte en el rubro de tarjetas de crédito, con una caída de -5.2% anual. En contraste el crédito relacionado con la adquisición de productos duraderos exhibió un alza de 4.8%, lo que expertos exponen como reflejo de la precaución en las decisiones de compra de consumidores y familias cuando México sigue presentando restricciones de movilidad ante el alto número de contagios y decesos provocados por el Covid-19.

El segmento de créditos hipotecarios sumó una cartera de 940 mil 027 millones de pesos, mostrando un peso de 16.4% en la cartera total.

Previsores

Según las cifras de la CNBV, las utilidades acumuladas generadas por la banca sumaron 48,108 millones de pesos a mayo pasado, 29% menores a las que obtuvo en igual periodo de 2019, de 67,726 millones de pesos, producto del aumento de provisiones y por una tendencia de baja en las tasas de interés. Expertos calculan que las provisiones de la banca aumentaron 50.2% al quinto mes del año.

A mayo, el índice de morosidad de la banca múltiple se ubicó en 2.4% mayor en dos centésimas de punto respecto al nivel de 2.2% mostrado a igual mes del año pasado. Por tipo de crédito, el empresarial presentó una morosidad de 1.9%, al avanzar 23 puntos base; consumo mostró una tasa de morosidad de 4.9% (con 44 puntos base más) mientras la de créditos hipotecarios fue de 3.2%, con un salto de 52 puntos porcentuales.

El programa de diferimiento de pagos que ofreció el sistema a partir de marzo pasado, permitió a los clientes posponer pagos sin caer en cartera vencida. Expertos aseguran que si bien la morosidad en el sector acumula varios meses al alza, la tendencia aún está controlada.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here