En tres meses el mundo laboral se transformó. Cada sector, cada actividad económica tuvo que ajustarse a los nuevos tiempos que trajo la presencia de la pandemia del Coronavirus. Acciones y reacciones inmediatas enmarcaron a las empresas que debían tomar la decisión de parar o, en el mejor de los casos, seguir operando desde la casa de sus colaboradores.

La nueva normalidad no es la normalidad que dejamos cuando empezó el tema de la pandemia.

La nueva normalidad no es la normalidad que dejamos cuando empezó el tema de la pandemia. Es indudable que hoy somos más digitales y obligadamente tuvimos que adquirir esas habilidades que eran necesarias, pero no con sentido de urgencia. “Hemos cambiado nuestro modo de vida, nuestro modo de comprar, nuestro modo de aprender y de trabajar. Entonces estamos en una transformación laboral”, afirmó Arleth Leal, especialista de recursos humanos.

Antes del coronavirus, los esquemas no tradicionales de trabajo como los horarios flexibles y el trabajo a distancia, demostraron su utilidad para hacer más dinámica la ecuación del talento en las organizaciones. Hoy, en pleno momento de la pandemia, el trabajo remoto ha permitido la continuidad de los negocios.

Sin embargo, después de Coronavirus, y una vez que muchas empresas ya han experimentado su efectividad, esta forma de colaboración será más implementada por las organizaciones y, en consecuencia, traerá como uno de los beneficios más importantes un equilibrio entre la vida y el trabajo; explicó Oscar de la Vega, socio de la firma De la Vega & Martínez Rojas.

Más buscadores de empleo

En esos tres meses, el mercado laboral cambió su conformación; la población disponible para trabajar, que oscilaba en los 6 millones de personas, ahora se elevó a 20 millones de personas, es el acumulado de personas: ocupadas, desocupadas, no disponibles, pero con por el contexto actual, tomarían alguna oferta de trabajo.

Según la posición que tienen las personas en su trabajo; el mayor impacto por la pandemia en término de volumen fueron los trabajadores subordinados de 38.8 personas que se encontraban en esta categoría bajó a 32 millones de personas. Mientras que las personas por cuenta propia de 12 millones bajó a 7.7 millones en términos relativos son los que están teniendo mayor impacto.

Si bien este panorama es poco alentador, sobre todo porque el mercado laboral no tiene una expectativa que permita colocarse en un empleo en el corto plazo, y que, de acuerdo con Mónica Flores, presidente de ManpowerGroup Latinoamérica, la expectativa de contratación para el próximo trimestre es de menos 9 por ciento; también están los ajustes que deben hacer los departamentos de recursos humanos ante la transformación laboral.

La nueva realidad global dará mayor relevancia a los conceptos de trabajo no tradicional como horarios flexibles, espacio de trabajo híbrido, organigrama horizontal con pocos niveles de dirección o código de vestimenta relajado, los cuales formarán parte de la nueva vida laboral.

Por otro lado, los modelos de empleo se diversificarán también.  Los trabajadores de tiempo completo no serán solamente la más importante fuente de talento dentro de las organizaciones. Después de coronavirus, será más común que en todo tipo de organizaciones e industrias se expanda e incremente el uso, dentro de la cadena de suministro, de soluciones relacionadas con talento no empleado de forma directa, fortaleciéndose y creciendo los modelos relacionados con fuerza laboral temporal o contingente, trabajadores contratados por proyecto o servicios totalmente externalizados.

El mercado laboral está comenzando a requerir perfiles que se adapten a estas nuevas necesidades, siendo la tecnología uno de los factores en común a todas ellas. Esto permite la creación de nuevos puestos de trabajo o llevando a que algunos ya existentes se especialicen al máximo.

 “Desafortunadamente durante la pandemia muchas personas en México han perdido su empleo y la mayoría de estas personas trabajaban en esquemas o empleos informales, lo que ocasionó que se vieran más afectados económicamente al no recibir lo que por ley les corresponde, a comparación de aquellos empleados en esquemas formales. Además, algo que sin duda es muy posible, es que estos empleos formales después de esta situación se vuelvan más flexibles”, Karen Rosales Bazo Coordinadora de Contenidos en Kelly Services México.

Arleth Leal, especialista en recursos humanos, comentó que, las áreas de recursos humanos han estado trabajando con las compañías para el regreso de los colaboradores, con los nuevos modelos y filtros para ingresar al área de trabajo, además de las pruebas y diagnósticos de salud antes de reiniciar sus actividades laborales.

Estos equipos están formando un papel fundamental para regresar, la primera impresión de los trabajadores a la “nueva normalidad” va a ser controversial, al tener que hacer filas para llevar a cabo los filtros de ingreso y egreso. Los trabajadores deben ser preparados semanas antes para poder reanudar sus actividades y así tener y conocer el control de riesgos, con el uso correcto del equipo de protección.

También hay trabajadores que temen volver por el temor de contagiarse, las compañías están implementando pláticas para trabajar la parte emocional, con la intención de que regresen a trabajar con la mejor actitud con un buen manejo de sus emociones.

En cuanto a las nuevas competencias se busca tener buena comunicación, trabajo en equipo, control de emociones, control de la frustración. Se está capacitando para que los trabajadores aprendan a comunicarse a través de herramientas tecnológicas, y sobre todo a la adaptabilidad para trabajar de forma independiente desde sus casas.

*María Martínez

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here