El sector financiero de México quedó mal posicionado en la actualización de un barómetro presentado por la agencia de riesgos S&P Global este martes, en línea con las perspectivas y grados de inversión del Soberano del País.

“En nuestra opinión, los bancos mexicanos actualmente afrontan mayores riesgos económicos” dijo la firma calificadora en un análisis distribuido hoy, donde atribuye parte del deterioro a la contracción económica que inició desde 2019, lo que erosionó la confianza, por la baja en el ritmo de inversiones del Sector Privado y a un constante deterioro del Sector de la Energía.

La menor resiliencia de México también refleja la expectativa  todavía más baja para su economía durante este año, exacerbada por la inestabilidad global como resultado del Covid-19, donde la contracción de la economía de Estados Unidos en 2020 resultará un lastre.

“Proyectamos una recuperación más lenta en México, donde la debilidad económica preexistente, los retrasos en las medidas de contención del virus que generan el riesgo de que se prolongue la crisis de salud, y la limitada respuesta en cuanto a políticas económicas significará que tomará más tiempo reparar el daño al mercado laboral y a la dinámica de inversión”, resaltó la calificadora, quien, por el contrario, destaca el desempeño de naciones como Perú y Chile ante la crisis.

La calidad crediticia de los bancos seguirá dependiendo del comportamiento de cada una de las economías de la región. S&P añade que anticipa una contracción del PIB de América Latina de poco más de -5% para este año, para luego mostrar una expansión ligeramente mayor al 3% durante el 2021.

“Esperamos que el segundo trimestre de 2020 sea el peor de la crisis por Covid-19 para (estas) economías ya que las estrictas políticas de distanciamiento social continúan”, señala.

Además de la afectación de los precios internacionales del petróleo, con presión para la mezcla mexicana y en consecuencia para los ingresos del Sector Público del País, apenas el fin de semana la cabeza del Sector, la Secretaría de Energía, publicó un acuerdo que podría imponer límites a la participación de la inversión pública y privada en energías renovables, lo que despertó temores por las señales de inhibición en inversiones en el mercado local.

En su informe, S&P Global dijo que revisó el Análisis de Riesgo de la Industria Bancaria por país (BICRA) donde México descendió del grupo 4 al grupo 5 debido a que la banca mexicana  afrontan mayores riesgos económicos por su relación con “el continuo deterioro del sector energético”.

También el riesgo económico del sector pasó del nivel 5 al nivel 6.

Apenas el 27 de marzo, la agencia rebajó los grados del crédito Soberano de México, colocando su perspectiva en Negativa, lo que significa que existe la posibilidad de nuevas rebajas para los siguientes 12 a 18 meses.

En el apartado “Bajas de calificación y revisión de perspectiva de empresas de servicios financieros” México es el país que más incidencia negativa presenta, tanto en la baja de calificación a bancos y empresas de servicios financieros, como en el renglón perspectivas, lo que lo coloca por abajo del porcentaje que  presentan países como Brasil, Argentina, Bolivia, y muy por abajo de naciones como Trinidad y Tobago, en África.

México también es de los últimos en la fila en cuanto a las tendencias de riesgo económico y riesgo de la industria, que si bien se presenta como estable, exhibe un “riesgo muy elevado” en el apartado resiliencia económica y un “riesgo elevado” en el apartado de riesgo crediticio de la economía, de acuerdo con el reporte de la agencia.

S&P Global Ratings tomó acciones para calificar a  72 instituciones financieras mexicanas luego de los ajustes a las calificaciones de México, cuando ajustó también las calificaciones de 21 instituciones financieras mexicanas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here