La economía japonesa se contrajo 3.4 por ciento anualizado durante el primer trimestre de 2020 y confirmó el inicio de una recesión económica que todavía podría ver peores cifras para el segundo trimestre. Las exportaciones fueron el principal factor de contracción en la economía, al registrar una caída de 22 por ciento durante el trimestre, además de un menor gasto de consumo en el mercado interno por las medidas de distanciamiento social.

Con el escalamiento de la enfermedad en el segundo trimestre de este año, se espera ver menor gasto de inversión de las empresas, menor empleo y producción, además de un consumo de hogares reducido a lo esencial que lleve a una contracción de 21.5 por ciento en la primera mitad del año.

El gobierno planea nuevos paquetes de estímulo fiscal para empresas y hogares, de acuerdo al Ministro de Finanzas, Ysutoshi Nishimura, bajo el riesgo de un impacto más severo del virus en los meses por venir.  

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here