Preservar la salud de los ciudadanos frente al reinicio de la actividad económica. Ese es el gran debate que hay ahora mismo, también en los mercados, y de momento va ganando la necesidad de activar otra vez la economía mundial. Los países han comenzado el proceso de desescalada, pero una cosa es cierta, existe mucha cautela e incertidumbre respecto a lo que pueda pasar.

Los países han comenzado el proceso de desescalada, sin embargo, existe mucha cautela e incertidumbre respecto a lo que pueda pasar. FOTO:123RF

Analistas consultados de CI Banco indicaron que, las dudas surgen por rebrotes de contagios de COVID-19 en algunos países, como Alemania, Corea del Sur y China.  Aunque el número de los nuevos casos no es significativo, por la naturaleza del virus, el riesgo es que la emergencia sanitaria vuelva a dispararse. Esto provocaría dar marcha atrás por parte de algunos gobiernos en sus planes de reapertura, la posibilidad de otra detención de la actividad y una recuperación más lenta de lo esperado, lo que generaría sin duda nuevas tensiones en los mercados financieros.

En este sentido, destacan comentarios como los de Antony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, quien advirtió en comparecencia con el Congreso que “el sufrimiento y la muerte” podrían ser una consecuencia de una reapertura de la economía demasiado rápida.

Estos temores se unieron a las declaraciones del presidente de la FED, Jerome Powell, que advirtió de que el mundo se enfrenta a “la peor recesión desde la II Guerra Mundial” y la recuperación económica, aunque se producirá, será más lenta de lo deseado. El banquero central también comentó que, si bien la respuesta económica ha sido oportuna y adecuadamente amplia, puede que no sea el capítulo final, dado que el camino que queda por delante es muy incierto y está sujeto a importantes riesgos de retroceso”, indicaron los analistas de CI Banco.

Sin embargo, apuntaron que Powell no descarta poner en marcha nuevas medidas de estímulo monetario, pero lo que no está en su abanico de opciones es llegar a hacer uso de las tasas de interés negativas, una idea con la que está especulando el mercado, pero que ya ha sido descartada en otras ocasiones por distintos funcionarios de la FED.

Las cifras en el mundo siguen demostrando el impacto devastador del COVID-19. Los indicadores continúan registrando desplomes históricos. En EUA, las ventas al menudeo y producción industrial de abril; en la Eurozona, el PIB y la actividad industrial. Por otro lado, China parece retomar poco a poco la normalidad en su actividad económica, después de que levantaron las medidas de confinamiento

Por si el temor al rebrote y el débil panorama económico global no fueran suficientes, anotaron, las tensiones entre EUA y China continuaron teniendo un efecto negativo en los mercados financieros. En ese sentido, indicaron que en la semana pasada el presidente estadounidense, Donald Trump, se negó a renegociar la fase 1 del acuerdo comercial, tal como algunos medios chinos lo han solicitado. Al mismo tiempo, Trump ordenó a un fondo federal de pensiones que no invierta en acciones chinas al considerar a determinadas compañías del gigante asiático un peligro para la seguridad nacional. Estas declaraciones de Trump alimentan la tensión con China tras la crisis del coronavirus, debido a que la Administración estadounidense considera que Pekín no ha dado información veraz sobre el origen del SARS-Cov-2.

PRECIOS DEL PETRÓLEO

El precio internacional del crudo se ubicó en su mejor nivel en cinco semanas. FOTO:123RF

Respecto al mercado petrolero, el precio internacional del crudo se ubicó en su mejor nivel en cinco semanas. Le ayudó una caída sorpresiva en los inventarios de petróleo en EUA y los esfuerzos de la OPEP+ por intensificar los recortes a la producción.

Regreso a la “nueva normalidad” en México

La construcción, la minería y fabricación de equipos de transporte reanudarán actividades después de que ya fueron consideradas como esenciales

Por otro lado, en México, el gobierno federal presentó su plan de regreso “a la nueva normalidad”, el cual está dividido en tres etapas para el reinicio de actividades sociales, económicas, escolares. La primera etapa, llamada “los municipios de la esperanza”, iniciará a partir del 18 de mayo en 259 localidades en 15 estados, en donde no se han registrado casos de contagio por coronavirus. La segunda etapa se aplicará del 18 al 30 mayo con la preparación para la reapertura general. Por último, la tercera fase del plan se implementará a partir del 1 de junio con la aplicación de un semáforo (cuatro colores) por regiones para la reapertura de actividades sociales y económicas. A partir de esta etapa, la construcción, la minería y fabricación de equipos de transporte reanudarán actividades después de que ya fueron consideradas como esenciales.

Banxico, en línea con lo esperado, recortó la tasa de referencia por cuarta ocasión en lo que va de 2020. Así, con esta nueva baja de 50 puntos base la tasa de fondeo se ubica en 5.50 por ciento, su menor nivel desde 2016. La decisión fue unánime. Hacia adelante, la expectativa es que la autoridad siga bajando el costo del dinero y que cierre en 2020 en 5.0 por ciento o por debajo.

En materia económica, las cifras publicadas la semana pasada mostraron lo profundo de la caída en la actividad como resultado de la pandemia del COVID-19. Las cifras de variación en el número de asegurados en el IMSS (-555 mil empleos) y las ventas de la ANTAD de abril (-22.9 por ciento) se ubicaron en mínimos históricos.

Así, el peso mexicano tuvo una semana de altibajos, con ligera tendencia negativa, en línea con los mayores episodios de aversión global al riesgo, por los temas del coronavirus, petróleo y perspectivas económicas.

Principales referencias económicas y eventos de la semana

Esta semana, las principales referencias para los mercados financieros serán las minutas de la última reunión de la FED, la comparecencia de Powell en el Senado estadounidense y las noticias sobre nuevas medidas de desconfinamiento implementadas por algunos países. 

Adicionalmente, en EUA se publicará de abril: permisos de construcción, inicios de construcción de casas, ventas de casas usadas e indicador adelantado; así como el cambio en inventarios de petróleo.

En Europa, conoceremos inflación de abril y PMI manufacturero, de servicios y compuesto de mayo; de Alemania, confianza del inversionista medido por el grupo ZEW (Situación actual y percepción económica) de mayo. En Asia, de Japón, producción industrial de marzo e inflación de abril.

En México, habrá dato de ventas al menudeo de marzo y de inflación de la primera quincena de mayo. 

Expectativa para el Tipo de cambio

La semana la moneda mexicana podría fluctuar entre los $23.30 y $24.60 spot.

El tipo de cambio estará dependiente de cinco elementos: 1) preocupaciones por posible surgimiento de una nueva ola de contagios en los países que están llevando a cabo medidas de reapertura económica; 2) tensiones comerciales entre EUA y China por el manejo de la crisis sanitaria; 3) situación del mercado petrolero, que aunque se ha reducido la probabilidad no se puede descartar volver a registrar precios negativos con el vencimiento del contrato del WTI de junio este 19 de mayo; 4) comparecencia del presidente de la FED, Powell ante el Senado estadounidense y; 5) cifras económicas alrededor del mundo, que seguirán confirmando el serio impacto negativo de la pandemia. Con ello, durante la semana la moneda mexicana podría fluctuar entre los $23.30 y $24.60 spot.

Expectativa para las Tasas de interés: 

En el mercado primario, la tasa de Cetes a 28 días podría registrar una baja o mantenerse sin cambios; por su parte, el rendimiento para los bonos de 10 años en el mercado secundario, podría moverse entre 5.80% – 6.50%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here