Las ventas al menudeo en México reportaron una contracción de -1.1% en términos reales durante febrero pasado respecto a enero, mientras que, a tasa anual, de febrero de 2019 a igual mes de 2020, los ingresos de esta actividad se redujeron en -0.2%, dio a conocer este jueves el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

Al interior de las ventas al menudeo, y en términos mensuales, destaca la debilidad en artículos de esparcimiento y oficina con retrocesos de -3% y ferretería, con -3.6%. En contraste, durante febrero, las ventas por internet se dispararon +3.8% respecto a enero.

En lo que respecta a los ingresos de las ventas al por mayor, éstas exhibieron un aumento de +0.1% en febrero respecto a enero, en términos reales. En contraste, las ventas al por mayor de febrero de 2019 a febrero de 2020 exhibieron una contracción de -1.7%, de acuerdo con los datos del INEGI.

En cuanto a las remuneraciones medias y personal ocupado del Comercio al por Menor, en su comparativo mensual y durante febrero, éstas registraron variaciones de -0.1% y de +0.4% en términos reales, respectivamente. En términos anuales, ambos indicadores reportaron un despeño positivo: de esta forma, las remuneraciones medias del Comercio al por Menor tuvieron un alza de +2%, mientras que el personal ocupado total en esta categoría aumentó +1.2% contra febrero de 2019.

En relación a las remuneraciones medias del Comercio al por Mayor, en su comparativo mensual y durante febrero, éstas mostraron una contracción de -0.5%, mientras que el personal ocupado no mostró variación (0%) respecto a enero. A tasa anual, los datos desestacionalizados arrojan resultados mixtos: de esta forma, las remuneraciones medias del Comercio al por Mayor exhibieron una severa caída de -3.2%, mientras el personal ocupado creció en +1.3% en febrero de 2020 contra febrero de 2019.

“Cifras más oportunas apuntan a una mayor debilidad de varios sectores (durante) marzo, particularmente relacionados a autos y otros bienes no esenciales, mientras que alimentos y bebidas (mejorarían)”, indicó en un escrito el banco Banorte.

Según datos de la Asociación Nacional de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), durante marzo, los indicadores de tiendas iguales y tiendas totales mostraron crecimientos nominales de 1.1% y 4.3%, respectivamente; las tiendas iguales son aquellas que tienen una operación de más de un año, y no toma en cuenta las nuevas aperturas. En términos reales, sin embargo, las ventas a tiendas iguales ya exhibieron una contracción de -2.1% durante marzo.

A detalle, las ventas de las tiendas departamentales y especializadas mostraron un desplome ya en marzo de -21.5% y -6.1%, respectivamente.

“Fuertes presiones deberían prevalecer en los próximos meses, una vez que el choque por el paro de la actividad permee no sólo en bienes duraderos, sino también en ventas de bienes no duraderos”, advirtió el banco en su análisis.

Expertos coinciden que es probable, además, una desaceleración de las ventas de alimentos y bebidas, a medida que se recrudecen las medidas de restricción social y paro de actividades, y en la medida que se modifiquen los patrones de consumo.

Conforme las consecuencias de la fuerte contracción de la actividad comiencen a impactar al empleo y los ingresos, no sólo las ventas de bienes duraderos sino también de no duraderos se verían crecientemente impactadas.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here