Los fondos de inversión de deuda que operan en México, donde la mitad de ellos representan el manejo de activos para Personas Físicas, reportaron una volatilidad menos fuerte respecto a otros países de América Latina hasta la última semana de marzo, los cuales, inclusive, se han mantenido en el interés de los inversionistas, de acuerdo con un reporte especial de Fitch Ratings distribuido el lunes. 

La agencia destaca además que esta situación se presenta a pesar de que la liquidez disponible para los inversionistas en México no es solo semanal, sino diaria, lo que dista de las condiciones de otros países de la Región.  

Durante febrero, los activos bajo administración de 260 fondos de deuda que operan en México reportaron un incremento de 1.5%, mientras que, al 26 de marzo, y contabilizando la información disponible en alrededor de 90% de estos fondos, sostuvieron un aumento de 1%. 

En contraste, en países como Colombia, estos fondos han sufrido caídas en los activos bajo administración de cerca de -35% durante marzo, “impulsadas mayormente por retiros de inversionistas corporativos, institucionales y las entidades territoriales y, en menor proporción, por bajas en los valores de mercado”, destaca Fitch. 

Indica que esta dinámica del mercado mexicano sugiere que las características estructurales del mercado mexicano de fondos, con una fuerte presencia de personas físicas, “han contribuido a contrarrestar la volatilidad del mercado”. 

Los fondos de inversión de deuda en México también se comparan “muy favorablemente” con la volatilidad de precios observada en los mercados de capitales locales e internacionales, destaca la agencia. 

Por ejemplo, durante los primeros días de 2020, el principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) parecía ir camino hacia su etapa final de recuperación, al alcanzar un nivel de 45,900 puntos. Para febrero, sin embargo, el mercado de valores comenzó su rápido descenso, y para marzo situaba un nivel de 33,000 unidades, un hundimiento de 28%.  

Los activos de deuda locales, por el contrario, han generado rendimientos tanto positivos como negativos a lo largo de la curva. Por ejemplo, los instrumentos gubernamentales como Cetes han tenido rendimientos promedio de alrededor de +1.8%.  

Sin embargo, esto podría cambiar de intensificarse la crisis provocada por el Covid-19, que ha significado el colapso de la economía global por las medidas de distanciamiento social y cierre de fronteras. 

Fitch explica que dada la velocidad con la que han cambiado las condiciones del mercado de fondos de inversión de deuda, estará monitoreando con mayor intensidad aquellos que califica, “particularmente aquellos con mayor concentración en emisiones corporativas con menor calidad crediticia y liquidez relativas”. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here