La eliminación del IEPS a servicios de conectividad liberaría recursos por $5,923.3 mdp. por concepto tributario en 2020, susceptibles de aprovecharse para apoyar la incorporación y aprovechamiento de las TIC entre hogares y unidades económicas, especialmente aquellos de menores ingresos y de menor escala.

La cuantificación consolidada de beneficios por el respaldo regulatorio a la operación de las empresas de telecomunicaciones y radiodifusión durante la crisis ascendería a $24,517 millones de pesos.

Estos recursos impactarían, de manera positiva, de forma directa e indirecta, a los más de 124 millones de usuarios de redes de telecomunicaciones y los casi 80 millones de mexicanos que acceden a contenidos audiovisuales por señales radiodifundidas.

Una Suma de Beneficios Consolidados

La cifra agregada de beneficios de la acción regulatoria de respaldo a la operación de las empresas de telecomunicaciones y radiodifusión durante la crisis ascendería a $24,517 millones de pesos.

Mientras que, por el número de beneficiarios, estos recursos generarían impactos positivos directos e indirectos para los más de 124 millones de usuarios de redes de telecomunicaciones y los casi 80 millones de mexicanos que acceden a contenidos audiovisuales, en exclusiva, por señales radiodifundidas.

Cuantificación de Beneficios Consolidados por el Respaldo Regulatorio sobre la Operación del Sector ante el COVID-19

Fuente: The Competitive Intelligence Unit con información de la Ley de Ingresos de la Federación (2020), SHCP y Canadian Radio-Television and Telecommunications Commission (CRTC)

Resulta fundamental que durante la crisis provocada por el brote del COVID-19 y con el propósito de asegurar la continuidad en la provisión de servicios críticos de telecomunicaciones y radiodifusión, exista un esfuerzo cooperativo en el que autoridades regulatorias y administrativas (federales, locales y municipales) generen condiciones especiales y temporales para que los proveedores de los servicios de telecomunicaciones y radiodifusión, hagan lo mejor posible la tarea que la sociedad espera de ellos, mantener conectados e informados a todos.

Si bien en México, el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) ha avanzado en aspectos como suspensión de plazos y trámites que no resultan indispensables durante el tiempo que dure la pandemia, resultaría significativo que en coordinación con otras autoridades se decida a implementar mecanismos adicionales, como los aquí señalados, para coadyuvar de manera decidida a garantizar la continuidad en la provisión los servicios de telecomunicaciones y radiodifusión.

En este esfuerzo, además de la posibilidad de reducir las cuotas por el uso del espectro, podrían considerarse también medidas temporales como la suspensión del cobro del IEPS del 3%, el cual ha encarecido los servicios de telecomunicaciones en detrimento de los usuarios.

Algunas Acciones desde el Gobierno y Reguladores en el Mundo

Las telecomunicaciones y los medios de radiodifusión constituyen una infraestructura crítica y de servicios esenciales, para la difusión de información y para la transmisión de comunicaciones en esta crisis pandémica del coronavirus.

Reguladores del sector convergente de telecomunicaciones y radiodifusión de diversos países han implementado mecanismos para coadyuvar a que las empresas puedan continuar y optimizar su operación y, garantizar así, la provisión de servicios a la sociedad durante esta contingencia.

Estas redes están demostrando su capacidad para dar soporte a una demanda creciente de datos y masa crítica de información.

Al mismo tiempo, han continuado su operación de manera ininterrumpida garantizando su acceso para individuos, hogares, empresas, instituciones educativas y de gobierno, que requieren este soporte para mantener, en la medida de lo posible su cotidianidad, vía remota.

Múltiples órganos reguladores y autoridades tienen clara la importancia de aligerar la carga regulatoria, administrativa y financiera, en el corto plazo, para que los proveedores puedan enfocar sus esfuerzos a asegurar la continuidad y optimalidad de sus servicios.

A continuación, se detallan las medidas que vienen siendo instrumentadas ya en diferentes países, por los órganos reguladores, como recomendaciones clave a seguir en México.

Estas consisten en 5 categorías identificadas: suspensión del IEPS y nuevos apoyos fiscales, licenciamiento de espectro radioeléctrico, suspensión temporal del pago de derechos por licencias de espectro, aplazamiento en las obligaciones de reporte al regulador y creación de un fondo de recursos para las radiodifusoras.

Suspensión del IEPS y Nuevos Apoyos Fiscales: suspender el cobro del IEPS del 3% en servicios de telecomunicaciones, el cual los encarece, en detrimento de los usuarios. Así como, se ha considerado la conveniencia de aplicar algunas otras exenciones fiscales. Ello, con el propósito de disponer y destinar estos recursos a mejorar la disponibilidad y calidad de los servicios, a la vez que se reducirían barreras de poder adquisitivo para los usuarios.

En México la información sobre el Estado de las Finanzas Públicas y la Deuda Pública emitida por la SHCP, identifica que en 2019 la recaudación del IEPS en telecomunicaciones fue de $5,937.3 millones de pesos (mdp.), 2.4% menos de la cifra proyectada ($6,086.2 mdp.)

Se estima que la adición de recursos por esto concepto tributario durante 2020, ascenderá a $5,923.3 mdp.

Los costos sociales de continuar con la aplicación este impuesto son elevados al inhibir la incorporación y aprovechamiento de las TIC entre los hogares y unidades económicas, especialmente aquellos de menores ingresos y menor escala, respectivamente.

La disponibilidad de estos recursos se traduciría en una adición de recursos para la inversión en infraestructura de telecomunicaciones equivalente a aproximadamente 10% del monto total anual ejercido.

Licenciamiento de Espectro Radioeléctrico: ante la elevación extraordinaria del tráfico cursado en redes fijas y móviles por la crisis, se ha optado por dotar de licencias temporales para operar frecuencias del espectro radioeléctrico y, así poder hacer frente a la extraordinaria demanda de transmisión de datos por parte de los usuarios.

Este es el caso de EUA, en donde la Federal Communications Commission (FCC) concedió a AT&T, Verizon, T-Mobile y U.S. Cellular licencias por 60 días para operar frecuencias en la banda de AWS, para impulsar su capacidad de transmisión de datos inalámbricos.

En Irlanda, se liberó para la provisión de servicios de 4G la banda de 2.1 GHz y se discute liberar más recursos de espectro en las bandas de 700 MHz y 2.6 MHz para dotar de capacidades crecientes de conectividad de voz y datos durante la pandemia.

Suspensión Temporal del Pago de Derechos por Licencias de Espectro: con el objetivo de aligerar la carga financiera que representa dotar de creciente soporte a las comunicaciones y contenidos cursados a través de las redes móviles, se ha optado por suspender el pago de derechos por el uso del espectro radioeléctrico. Esta decisión regulatoria ha tenido lugar en Australia y Perú.

Con el fin de poner en perspectiva la relevancia de estas medias, en México se estima un acumulado de $69,856 millones de pesos en inversiones en infraestructura de telecomunicaciones durante 2019, monto que representa un ejercicio de recursos 17.4% superior al registrado en 2018.

97.4% del total representa las inversiones de la industria, equivalente a $68,047 mdp.

El restante 2.6% ($1,809 mdp.) corresponde a las destinadas por el gobierno.

Para 2020, se anticipaba que el monto conjunto de inversión público y privada en telecomunicaciones ascendería a $76,424 mdp., 9.4% más que en 2019.

No obstante, ante la crisis pandémica del COVID-19, las proyecciones ajustadas advierten una contención de recursos al contabilizar una inversión de $57,318 mdp., monto es 25% menor ($19,106 mdp de menor inversión) al previamente pronosticado.

Esta contracción de inversiones inducida por la contracción económica consecuencia de la pandemia, resultaría en un ejercicio de recursos para la formación de capital 17.9% menor al estimado para 2019.

Este subejercicio de recursos es similar a lo erogado por los operadores de telecomunicaciones móviles por el pago de derechos por el uso del espectro radioeléctrico para 2020, que asciende a $16,828 mdp.

Este monto conjunto debió haber sido cubierto por los operadores móviles en el segmento minorista (Telcel+AT&T+Telefónica) el pasado día 31 de marzo, plazo en el que no fue otorgada ninguna prórroga.

No contempla el pago de derechos por el uso en exclusivo de los 90 MHz de la banda de 700 MHz adjudicados a Altán, al ser beneficiario de exenciones extraordinarias.

De haberse aplicado una política de prórroga o suspensión temporal del pago de estos derechos, se habrían generado incentivos a continuar la tendencia del ejercicio de la inversión y se habría contenido, en alguna magnitud, el subejercicio previsto para 2020 ante el brote del coronavirus.

Aplazamiento en las Obligaciones de Reporte al Regulador: esta medida implica liberar a los operadores de telecomunicaciones y radiodifusión de manera temporal del cumplimiento de sus obligaciones de reporte de información al regulador, para que estos enfoquen sus esfuerzos a garantizar la calidad y continuidad de sus servicios. Este mecanismo ya ha sido verificado en Colombia e India.

Creación de un Fondo de Recursos para las Radiodifusoras: para paliar el impacto económico que tendrá el coronavirus sobre la operación de prestadores del servicio audiovisual de radiodifusión y en reconocimiento de la esencialidad de estos medios para el acceso a contenidos informativos, educativos, culturales y de entretenimiento, se ha destinado un fondo de recursos financieros para estos.

Esta medida se ha llevado a cabo por los reguladores de Canadá, en el que se condonaron recursos de pago por licencias equivalentes a $30 millones de dólares canadienses, y España donde se destinaron $15 millones de euros como compensación temporal de los cotos a televisoras privadas para mantener su cobertura poblacional.

En México, 93% de los hogares (34.2 millones) cuentan con un televisor, esto es equivalente a que 90.3% de la población (116.5 millones) accede a contenidos televisivos, considerando un tamaño de población de 129.0 millones de mexicanos y un número de hogares de 36.8 millones.

51% de los hogares (18.8 millones) sólo tiene acceso a aquellos radiodifundidos, lo que equivale a que 61.2% de los mexicanos (78.9 millones) depende las señales de TV abierta para acceder a contenidos informativos, educativos, culturales y de entretenimiento

6% de los hogares (2.2 millones) no cuentan con ningún tipo de señal, esto es equivalente a que 8.6% de las personas (11.1 millones) no tienen acceso al servicio audiovisual de televisión en ambas modalidades abierta y restringida

Al aplicar la razón per cápita de recursos aplicados por nuestro socio comercial (Canadá) y la paridad de dólar canadiense, para el caso mexicano la cifra resultante para un esfuerzo similar ascendería a aproximadamente $1,800 millones de pesos.

Este fondo de recursos en México asistiría la operación financiera de los medios que mantienen informados, prácticamente de manera exclusiva, a más de 6 de cada 10 mexicanos (+50% de los hogares), especialmente a aquellos en niveles socioeconómicos bajos.

En el caso de la radio, beneficiaría a 39% de las personas (50.3 millones) que se consideran como radioescuchas frecuentes.

Es menester que durante esta crisis pandémica sumen los esfuerzos de todos los agentes involucrados. Para ello, es crucial la conciencia de los individuos, al evitar salir de casa y aplicar medidas de distanciamiento social, de las empresas, al continuar con sus procesos productivos con la presencia de personal esencial, vía remota o con asistencia de la conectividad.

Igualmente, importante es que las instituciones gubernamentales y reguladores, contribuyan a facilitar la operación de las empresas que se encargan de la transmisión, aligerando su impacto económico y la carga regulatoria.

Estas acciones permitirán al sector convergente de telecomunicaciones y radiodifusión contribuir a hacer frente a esta crisis y a evitar así, una parálisis comunicativa e informativa.

*The Competitive Intelligence Unit 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here