Las dudas sobre la magnitud del impacto económico global ante las medidas de confinamiento adaptadas por los gobiernos para combatir la Pandemia del coronavirus han borraron los tímidos avances de las bolsas de valores alrededor del mundo, incluyendo la Bolsa Mexicana de Valores (BMV), que este miércoles cayó 2.5%, en las 33,691.88 unidades.

Un informe mensual elaborado por Citibanamex al cierre de marzo menciona que un escenario para el mercado de valores mexicano entre las 30,000 y las 32,000 unidades “es ahora muy probable”.

“Bajo el contexto actual, en donde un paro en la actividad económica global ha afectado el sentimiento de los mercados, y, más que nada, afectará gran parte de las finanzas de las empresas (mexicanas). Sin lugar a dudas, las compañías más apalancadas y con menor liquidez sufrirán mayores dificultades en el año”, advirtió.

Mientras tanto, la cotización peso/dólar para solventar las obligaciones denominadas en dólares cerró hoy en un nivel de 24.4918 unidades por dólar, de acuerdo con información del Banco de México (Banxico).

Un cable de la agencia Reuters señala que la moneda local recuperó cierto terreno en la jornada después que el Banco Central asignó la totalidad de los 5,000 millones de dólares (mdd) ofrecidos en una subasta de créditos de dólares, que forma parte de una serie de medidas para dotar de liquidez al mercado interbancario local. La caída acumulada de la divisa entre enero y marzo fue de un 25.3%, la mayor desde el periodo enero-marzo de 1995, cuando México sufrió una crisis de pagos.

El miércoles, analistas del sector privado recortaron su expectativa para el crecimiento económico de México al cierre de este año con retrocesos de -3.50%, de acuerdo con la encuesta entre analistas del sector privado emitida por el Banco Central. Bancos como JP Morgan indican que la economía mexicana se contraerá hasta en 7% en este año y el lunes Citi Research volvió a ajustar su pronóstico para el PIB de México en 2020, en -5.1%.

En su informe mensual de marzo, Citibanamex menciona que la BMV ligó su sexta semana consecutiva de saldo negativo, acumulando una caída de 25%, y alcanzando un ajuste de cerca de 30%, desde sus máximos del 12 de febrero, cuando su principal indicador, el S&P/BMV IPC, tocó niveles de 45,700 unidades.

“Evidentemente, las valuaciones de los activos y de los sectores se han abaratado de forma importante, pero no tenemos en el radar algún elemento que justifique aumentar su exposición a la renta variable mexicana”, advirtió el banco global.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here