La agencia de riesgos S&P Global dijo en una investigación difundida este lunes que el acelerado aumento de los casos de personas contagiadas por el coronavirus en América Latina, que está provocando prohibiciones de viajes, medidas de distanciamiento social y cierre de fábricas, colocará a la mayoría de los países de la región en una recesión, con riesgos de una recuperación en 2021.

“Esperamos que la actividad económica comience a recuperarse hacia finales de 2020 y hasta el 2021; sin embargo, los errores en política (pública) y la falta (de programas para) mitigar la propagación del virus podrían relentalizar o retrasar la recuperación esperada”, advierte.

La firma calificadora dice que la propagación del virus llega en un mal momento para las economías latinoamericanas, que estaban experimentando ya tasas de crecimiento más débiles desde que estalló la crisis financiera global de hace una década.

“Creemos que el estrés podría ser más significativo en las próximas semanas dado que la mayoría de los mercados emergentes sólo están comenzando a mostrar una escalada en los casos de Covid-19…a medida que la epidemia se acelera, las medidas para contener (su) propagación agravará el impacto de los choques externos en la actividad económica”, dijo.

La agencia advierte, en consecuencia, que el sesgo Negativo de las perspectivas de las emisiones crediticias de los mercados emergentes irá en aumento, a la vez que señala que hay un gran número de emisores calificados ya en Grado Especulativo “que sufrirán más a medida que se deterioren las condiciones económicas y financieras”, como el caso de Argentina, en América Latina, o países de África y Medio Oriente como Líbano y el Emirato Sharjah, una de los primeros naciones después de China en reportar casos de coronavirus.

S&P Global menciona en su informe “Emerging Markets: empty streets and rising risks” fechado este 30 de marzo que el diferencial de los CDS o credit default swaps de mercados emergentes frente a los bonos de Estados Unidos a 5 años se aceleró en los últimos 30 días, al marcar un repunte de 130 puntos base, reflejando “una considerable preocupación de los inversionistas sobre la salud financiera del Soberano de los países emergentes”.

“La débil confianza de los inversionistas probablemente limitará las emisiones de deuda a pesar de la implementación de políticas monetarias acomodaticias en la mayoría de los países emergentes”, refiere.

Hasta el 10 de marzo pasado, el registro de S&P Global sobre el valor de emisiones de bonos corporativos en los mercados emergentes ascendía a 247 mil millones de dólares.

La firma calificadora también señala al peso mexicano como la moneda más depreciada entre los países emergentes en medio de la pandemia, pero, a diferencia de bancos de inversión y bancos globales, S&P proyecta una caída del PIB de México más moderado, de -2.5% para este año.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here