La crisis provocada por el cierre de fronteras y el colapso de la economía global se sumaba a la percepción negativa de México como país atractivo de inversión para ahorradores internacionales, tras las rebajas de calificación en el Soberano y en la deuda de Pemex emitidas ayer por la agencia de riesgos S&P Global, a las que se añaden las de Fitch Ratings y Moody´s.

La moneda mexicana cortó con tres sesiones consecutivas de alza y cerró en 23.35 pesos por dólar, un retroceso de 2.35% aunque en las primeras horas del remate llegó a tocar niveles de 23.46 pesos por dólar, ubicándose a ese nivel como la divisa que más se depreciaba entre los mercados emergentes.

El principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores, el S&P/BMV IPC, exhibió al cierre una caída de 5.34%, con una baja semanal de 1.37%. En lo que va del año, la BMV reporta un desplome de 22.3%.

El jueves, S&P recortó la calificación soberana de BBB+ a BBB y mantuvo una Perspectiva Negativa para la deuda de México, indicando que existe el riesgo de nuevos recortes a la calificación crediticia durante los siguientes 12 a 24 meses. La empresa calificadora también anunció un recorte a la calificación crediticia de Pemex, de “BBB+” a “BBB”, ubicándola, al igual que la deuda soberana, a dos escalones de perder el Grado de Inversión.

En los últimos 12 meses, otras calificadoras de peso mundial han degradado la deuda de Petróleos Mexicanos: Fitch Ratings ubica la deuda de Pemex en Grado Especulativo (BB+), mientras que Moody’s mantiene la deuda de la petrolera sólo un escalón por arriba del grado de inversión (Baa3).

Un cable de la agencia Reuters citó un informe de economistas de Goldman Sachs que consignan que la economía de América Latina sufrirá este año su recesión más profunda desde la Segunda Guerra Mundial, con una contracción de un 3.8% a consecuencia de los estragos de la pandemia de coronavirus alrededor del mundo.

“El entorno macroeconómico y financiero de América Latina

continúa deteriorándose, y a un ritmo sin precedentes

históricos”, escribieron los especialistas. Según Reuters, Goldman Sachs estima que la economía de México retroceda 4.3% durante 2020. A la vez, Brasil y Argentina exhibirían caídas de 3.4% y 5.4%, respectivamente.

¿Y en Estados Unidos?

Este viernes, el presidente Donald Trump firmó el acuerdo sobre el mayor paquete de estímulos a la economía en la historia de Estados Unidos, por 2.2 billones de dólares.

El monto del paquete equivale a aproximadamente dos veces el PIB de México en 2019, a un tipo de cambio de 24 pesos por dólar, de acuerdo a un informe de banco Base.

Un cable de la agencia especializada Bloomberg indica que el plan proporcionará una inyección masiva de préstamos, exenciones de impuestos y pagos directos a grandes compañías, pequeñas empresas de personas físicas cuyos ingresos se hayan desplomado por las restricciones de “distanciamiento social” destinadas a frenar la propagación del virus Covid-19.

El tamaño del paquete supera con creces la medida de 800 mil millones de dólares firmada por el ex presidente Barack Obama luego de la crisis financiera de 2008. La combinación de medidas, donde sobresale las de la Reserva Federal, proporcionaría alrededor de 6 billones de dólares en estímulo a la economía, según el principal asesor económico de la Casa Blanca, Larry Kudlow, citó Bloomberg.

Con 100, 717 casos de personas infectadas de acuerdo al sistema World Metres, Estados Unidos se ha convertido en el epicentro mundial de la Pandemia, superando a Italia y a China.

El paquete destinará cerca de 500 mil millones de dólares (mdd) en préstamos y asistencia a las principales empresas, incluidos 62 mil mdd para el sector de las aerolíneas, así como para ciudades y estados que batallan con las cargas financieras relacionadas con el virus.

También incluye 350 mil mdd en ayuda a pequeñas empresas y pagos directos a 1,200 adultos mayores estadounidenses de ingresos medios y bajos, y 500 dólares por cada niño de esos mismos estratos.

Los hospitales recibirían 117 mil mdd en asistencia, puesto que el sistema de Salubridad se ha visto rebasado ya en su infraestructura. Por su parte, el seguro de desempleo también crecería a 600 dólares por semana, además de los beneficios estatales existentes.

En EU, pese a la noticia del paquete de estímulos, los mercados bursátiles terminaron la jornada de este viernes en rojo, después de tres sesiones consecutivas al alza: así, el S&P 500 de la Bolsa de Nueva York, el índice de más peso, cayó 3.4%, mientras que el Dow Jones, el indicador más amplio de la plaza bursátil, retrocedió 4.1%.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here