Durante enero, la captación bancaria en México se mantuvo débil a consecuencia del estancamiento de la actividad económica y las menores tasas de interés de corto plazo, consignaron expertos.

En el primer mes del 2020, el crecimiento anual nominal de la captación tradicional -representada por depósitos a la vista y de largo plazo- fue de 5.5% o de 2.2% en términos reales, un avance menor al 6.9% nominal, o al 3.2% real del crecimiento anual que registró a lo largo de 2019, de acuerdo con un análisis del banco global BBVA.

En enero, el crecimiento nominal de 5.5% en la captación tradicional fue apoyado por un crecimiento anual de 6.3% de captación a la vista y por un débil crecimiento anual nominal de 4.4% de captación a plazo, indicó BBVA en su análisis de las cifras sobre la banca comercial que opera en México.

“El retroceso de la inversión en 2019 y el consenso entre los analistas de que la actividad económica mejorará sólo marginalmente en 2020 ha llevado a las empresas a reducir sus depósitos en el sistema bancario durante el último año”, explicó.

El comportamiento de la captación a la vista por parte de las empresas ha estado acorde con la atonía de la economía mexicana: considerando enero, precisó BBVA, suman ya 17 meses consecutivos de tasas de crecimiento anual negativo en términos reales, así como el reporte de las menores tasas reales de crecimiento.

Como ha ocurrido desde agosto pasado, esclareció el banco, el crecimiento a tasa anual real de la captación del Sector Privado en enero fue negativa, en -1.7%, reflejo de la caída en la captación en términos reales tanto de empresas (de -2.1% en términos reales), como de personas físicas (de -1.5% en términos reales), lo que se ha presentado por seis meses consecutivos.

La banca comercial que opera en México comenzó su desaceleración a partir de abril de 2019, un mes después de que el Indicador General de la Actividad Económica (IGAE) registrara por primera vez una tasa de crecimiento anual negativa.

“Para revertir esta tendencia en los próximos meses será indispensable un pronto repunte de la actividad económica que estimule un mayor ingreso por ventas y, adicionalmente, que el crecimiento de la inversión regrese al terreno positivo”, advirtió BBVA.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here