El coronavirus se ha propagado por el mundo y México empieza a resentir ya las secuelas en su economía. Este escenario combina con tensiones en torno al petróleo, tras el mal resultado de las negociaciones entre Arabia Saudita y Rusia, los principales productores de crudo del mundo, ocurrido el fin de semana.

La agencia calificadora S&P advirtió este martes que la calificación crediticia de México, llamada Soberana, corre riesgos de degradación si se prolongan los bajos precios del petróleo: la mezcla mexicana de exportación se hundió 31.7%, a 24.43 dólares por barril, respondiendo a un efecto dominó vinculado con las cotizaciones del Brent y West Texas Intermediate, que impactó el lunes, además, a las bolsas de valores mundiales, la de México incluida.

El Brent y el West Texas Intermediate mostraron el lunes un desplome de 24.1% y 24.59%, respectivamente.

En entrevista con Televisa, el secretario de Hacienda, Arturo Herrera, dijo hoy que el gobierno de México tiene “completamente cubiertos” sus ingresos petroleros previstos para 2020, a pesar de la caída en los precios internacionales del crudo.

Citibanamex indicó por su parte en un informe que el marco macroeconómico de México se ha visto modificado tras la propalación del virus fuera de China y por menores tasas de interés globales.

“Ahora esperamos que el PIB se expanda en 0.5% en 2020 desde 1.0% anteriormente. Nuestro pronóstico de inflación general para el cierre de 2020 disminuye a 3.3% desde 3.5%”, dijo el banco global.

Citibanamex reafirmó que el Banco de México tiene más espacio para reducir su tasa objetivo, y anticipó un recorte de 50 puntos base durante la próxima reunión de su Junta de Gobierno el 26 de marzo

Por su parte, el secretario de Hacienda mencionó en la entrevista televisada que, pese al entorno, no se va a tener una afectación directa en el presupuesto de este año. Herrera dijo que, bajo el contexto económico actual, es necesario que el gobierno acelere el gasto gubernamental y que éste funcione como un estímulo.

Agregó que México tiene poco margen para mantener los programas sociales y estímulos fiscales sin aumentar deuda, pero agregó que tampoco tiene previsto aumentar impuestos en el corto plazo. Respecto a las metas de crecimiento, el funcionario dijo que éstas deberán reevaluarse en abril, cuando sean entregados los pre-criterios de Política Económica del Presupuesto 2021.

“Claramente las condiciones han cambiado”, dijo Herrera.

En la edición de hoy del diario Reforma, analistas dicen que la deuda de Pemex, la más alta de cualquier petrolera, se ubicó en 105 mil 200 millones de dólares al cierre de 2019, y que para contrarrestar la situación adversa, se prevé que la Secretaría de Hacienda utilice otra vez el Fondo de Estabilización de los Ingresos Presupuestales.  El año pasado, esto llevó a utilizar cerca de 300,000 millones de pesos, donde solo para Pemex fueron 122 mil millones de pesos.

Los expertos prevén consultados por Reforma mencionan que la baja del crudo impactará en las finanzas públicas, debido a que en 2019 los ingresos petroleros representaron 19 por ciento del ingreso total del sector público.

El martes, el presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en su conferencia diaria, conocida como “mañaneras”, que el  gobierno federal tiene un fondo por 150 mil millones de pesos para estabilizar las finanzas del  Sector Público ante la turbulencia.

Según las últimas cifras difundidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) la propagación del Covid-19 está afectando a 113,702 personas en 110 países alrededor del orbe y ha provocado 4, 012 decesos. En la región o continente de América están notificados 663 casos, en 12 países, además de que Estados Unidos reporta 49 casos de personas que resultaron positivos del Covid-19, más 23 muertes. En América Latina, la epidemia exhibe casos de personas afectadas en Brasil, México, Perú, Ecuador. En Argentina cobró ya una vida.

Estados Unidos se ha convertido en los últimos 50 años en la economía más dinámica y robusta del mundo, con un mercado de bienes y servicios que mueve la economía mundial, sitio que relativamente ha disputado China a partir de hace dos décadas por China. México destina cerca del 80% de sus exportaciones hacia EU.

También EU colapsa

La economía de Estados Unidos (EU) también parece descarrilarse por los efectos de la nueva cepa del coronavirus originada en la ciudad china de Wuhuan.

En el mes de julio de 2019, Estados Unidos alcanzó oficialmente la que ha sido su mayor expansión económica desde que existen registros, creciendo a un ritmo de 3.1% en el trimestre enero-marzo.

Este crecimiento se mantuvo pese a los obstáculos que supusieron la guerra comercial con China y la recesión industrial a nivel mundial. A pesar de la atípica duración de la expansión actual, y de la ansiedad que pueda generar un probable fin de ciclo, los fundamentales de la economía de los Estados Unidos son sólidos. Aunque el escenario se ha trastocado por la nueva cepa del coronavirus.

“Buena parte del impulso económico generado en el inicio de 2020 (por el acuerdo comercial alcanzado con China y por la firma del T-MEC o USMCA), ha desaparecido a causa del brote de COVID-19. En este contexto, los costes económicos se ven eclipsados ante el número de fallecimientos”, dijo en un artículo publicado hoy por el periódico El País, Boyd Nash-Stacey, economista senior de BBVA.

De acuerdo con Nash-Stacey la situación financiera de las familias ha experimentado una gran mejora desde la crisis de hace una década y los hogares se benefician tanto de la buena evolución del empleo y de los salarios, como de los bajos niveles de inflación.

Pero la situación también se ha empezado a enrarecer para EU.

En el escenario base, el número de personas infectadas en Estados Unidos sería limitado y similar a lo observado con el SARS. Aun en estas condiciones, es de esperar que se produzca una alteración considerable de la actividad empresarial interna y un descenso de la confianza del consumidor.

“Sin embargo, los efectos negativos podrían revertirse pronto”, indica el experto.

En todo caso, lo anterior implica que la economía estadounidense podría dejar de experimentar un crecimiento tan fuerte en 2020 como se esperaba. Si esto viene acompañado de un deterioro en las condiciones financieras, hay una elevada probabilidad de que se tengan que tomar medidas de apoyo adicionales, tanto por parte de la política monetaria como de la fiscal.

“Es posible que se produzca un escenario más negativo si los esfuerzos de contención no logran ralentizar la propagación del coronavirus. En esta situación, probablemente se pongan a prueba los límites de la política monetaria y fiscal de Estados Unidos, en un año que está a punto de verse eclipsado por unas elecciones presidenciales tensas”, indica Boyd Nash-Stacey.

Las 22 muertes en Estados Unidos provienen de los estados de California (1); Florida (2) y Washington, con 19. California es el estado de la Federación de EU con la economía más vigorosa.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here