Recientemente en Prestadero hemos publicado nuestro Informe anual sobre “Para qué piden crédito los mexicanos”, con datos de las más de 18 mil solicitudes que recibimos durante el 2019.

Uno de los datos que no fue sorprendente pero que, si es de interés personal, es que del total de las solicitudes que recibimos, sólo 36.2 por ciento de ellas fue de mujeres, y de los créditos que entregamos únicamente 25.2 por ciento fue a mujeres.

Irremediablemente surge la pregunta ¿por qué las mujeres estamos distanciadas de este tipo de servicios financieros?

Es cierto que los tiempos que estamos viviendo son bastante complicados, y como mujeres, pareciera que se vuelven más difíciles, ya no sólo en el ámbito profesional sino también en general dentro de una sociedad aún con una marcada distinción entre géneros en algunos sectores o estados, y como prueba de ello es que el salario promedio de todas nuestras solicitantes es de $20,287 pesos contra un promedio de salario promedio de nuestros solicitantes hombres de $24,000 pesos.

Considero que, como mujeres debemos ser parte de la inclusión financiera de nuestro país, inclusión financiera que no solo tienen que ser las tarjetas de crédito con beneficios especiales por ser mujeres o los seguros de gastos médicos, sino también, poder romper esa barrera que existe hacía las nuevas tecnologías y al avance a pasos agigantados del sector Fintech.

Es momento de hacernos notar también en los sectores de innovación y tecnología que están en crecimiento y desarrollo en nuestro país, y la forma de hacerlo es muchas veces, perdiéndoles el miedo e involucrándonos con la forma en la que operan, conociendo los modelos de negocio y acercándonos de ser necesario a estas empresas para resolver nuestras dudas.

Tomemos en cuenta que México se ha posicionado como líder para la innovación financiera en América Latina pues hemos sabido aprovechar y utilizar la penetración de Internet de la mano del desarrollo tecnológico, aunado a la aprobación de la Ley Fintech en marzo del 2018, lo que ha abierto la puerta para el crecimiento del sector al contar con una regulación que brinda mayor seguridad a las partes involucradas.

Entonces, teniendo las piezas necesarias sobre la mesa, pensemos en el rol que tenemos ahora las mujeres y el que podríamos tener al participar activamente en el crecimiento de este sector que día con día adquiere más fuerza.  Esta participación no la veo exclusivamente desde el punto de ser usuarias de los servicios financieros, sino también, atrevernos a invertir en estos nuevos modelos, como crowdfunding de deuda o inmobiliario, que a largo plazo puede brindarnos beneficios financieros y ayudarnos a planear un futuro financiero.

Las mujeres podemos manejar más que bien nuestras finanzas personales, tener un papel importante en la inclusión financiera y ser inversionistas exitosas en la era de la Tecnología Financiera, solo es cuestión de dar el paso necesario para que nuestra presencia se sienta y se note.

Desde el interior de una Fintech donde la fuerza laboral femenina conforma 70 por ciento, quiero invitarte, si no lo has hecho, a tomarte unos minutos para conocer más sobre el sector en México y a dar ese pequeño paso que nos coloque activamente como usuarias de los servicios de tecnología financiera.

Por: Sara Sandoval Picazo, Gerente de Marketing de Prestadero.com

*Gerente de Marketing de Prestadero.com

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here