Al cierre de 2019, México presentó un déficit en su cuenta corriente de 2 mil 444 millones de dólares (mdd), un nivel no visto desde 1995; la cifra se colocó muy por debajo de los 23 mil mdd reportados el año anterior, de acuerdo con cifras del Banco de México (Banxico) dadas a conocer este martes.

“Como proporción del PIB, el déficit de la cuenta corriente se ubicó en 0.2% en 2019, nivel que se compara con el déficit de 1.9% del PIB registrado en 2018”, agregó en un comunicado el banco central.

El resultado es producto de un menor ritmo en las importaciones no petroleras, según los datos. Durante 2019, la cuenta financiera de la Balanza de Pagos presentó un déficit por 11 mil 314 mdd, muy por debajo de los casi 33 mil mdd de un año atrás, por la combinación de préstamo neto y endeudamiento neto, que significa que, en términos netos, los residentes de México obtienen financiamiento del resto del mundo.

“El menor déficit en 2019 respecto de 2018 se originó, fundamentalmente, de la importante ampliación del superávit de la balanza de mercancías no petroleras, si bien también contribuyeron los mayores ingresos por viajes y por remesas”, dijo Banxico.

Menos inversión extranjera

La Inversión Extranjera Directa (IED) que llegó a México en ese mismo lapso se contrajo en 5%, al pasar de 34 mil 746 mdd a 32 mil 991 mdd, mientras la IED total, tanto en México como en el exterior, sufrió una caída de 16%, al pasar de 27 mil 034 mdd a 22 mil 693 mdd.

La misma situación ocurrió con la Inversión en Cartera, o en mercados financieros, la cual retrocedió de 7 mil 864 mdd a 4 mil 260 mdd, entre 2018 y 2019, esto es, un desplome de 45.8%.

El PIB de México exhibió el año pasado un retroceso de -0.1%, el primer dato negativo desde 2009; de acuerdo con expertos, el primer inicio de año de gobierno y malas decesiones de política pública, esto es, factores internos, contribuyeron en gran medida en este resultado.

Hacia delante, los pronósticos de crecimiento de la economía mundial para 2020 se han seguido revisando a la baja y el balance de riesgos para la actividad económica en el corto y, especialmente, en el mediano plazo continúa sesgado a la baja, mencionó en su reporte el banco central. Tensiones comerciales, un agravamiento de los conflictos geopolíticos y sociales en diversas regiones del mundo, y un debilitamiento de la actividad económica en China originada por el brote de coronavirus, son factores destacados por Banxico.

“La incertidumbre asociada a dichos elementos de riesgo hace que el escenario para la inversión y para el crecimiento en 2020 siga siendo complejo”, advirtió.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here