El Indicador IMEF, un indicador económico adelantado que elabora el Instituto Mexicano de Finanzas (IMEF), arrojó que durante enero los sectores manufacturero y no manufacturero reportaron una mejoría respecto a enero de un año antes, al avanzar 1.2 y 1.4 puntos y ubicarse en 48.2 y 50.3 unidades, respectivamente.

Sin embargo, el Indicador IMEF manufacturero permaneció en una zona de contracción por noveno mes consecutivo, en tanto que el Indicador IMEF no manufacturero “apenas cruzó el umbral hacia la zona de expansión”.

“(los) resultados deben interpretarse con cautela y esperar un mayor número de lecturas favorables de ambos indicadores, para concluir que la actividad económica del país ha iniciado una fase de recuperación”, advirtió el IMEF, que con sus indicador anticipa la trayectoria de la actividad económica en el muy corto plazo, y el cual representa el primer índice surgido del sector privado en México con el apoyo técnico y normativo del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI).

A pesar de que Indicador Manufacturero  del IMEF siguió una debilidad inercial en el primer mes del año, analistas y expertos se mostraron sorprendidos, en medio de las señales negativas que arrojaron indicadores económicos del principal socio comercial de México, Estados Unidos, a donde va más del 80% de los productos y bienes producidos en el país.

Por componentes, los inventarios del índice del IMEF que mide la actividad manufacturera, repuntaron 3.1 unidades, para pasar de un nivel de 46.1 a 49. 2 puntos. Destacaron también el aumento en la producción y las nuevas órdenes, con avances de 1.3 y 1.1 puntos, respectivamente.

El indicador no manufacturero, por el contrario, retomó un nivel por arriba de los 50 puntos, tras subir 1.4 puntos, su mayor repunte desde agosto pasado.

“Consideramos que las manufacturas podrían estar reflejando una menor incertidumbre, que afectó al sector el año pasado, asociado principalmente a las preocupaciones comerciales. En este sentido, entre los acontecimientos favorables se incluye la ratificación del TMEC y el acuerdo de fase uno entre China y Estados Unidos”, dijo por su parte el banco Banorte en un reporte divulgado este miércoles.

Entre las señales favorables que darían soporte al sector no manufacturero durante 2020 destacan el desempeño en la construcción y el consumo, estimulando crecimientos en otros sectores, como el comercio.

Decaída

Los especialistas en economía del sector privado bajaron sus pronósticos de crecimiento para la economía mexicana para 2020 y 2021, de acuerdo a la encuesta de expectativas del Banco de México publicada el martes.

De esta forma, de un crecimiento original de 1.10% para este año, ahora la proyección es que la economía mexicana crezca en 1%, mientras que en 2021, la economía crecería en 1.70%, contrario a la proyección anterior de1.80%

Para la agencia de riesgos Moody’s, la contracción que sufrió el PIB de México durante 2019, de -01%, tiene efectos crediticios negativos para la nota soberana del país.

“Si el sentimiento empresarial negativo persiste y la inversión privada sigue teniendo un rendimiento inferior, los ingresos del gobierno podrían quedarse cortos, lo que afectaría el resultado fiscal, ya que el presupuesto de (ese) año se basó en un crecimiento económico anual del 2%”, aseguró en un comunicado, de acuerdo con un cable de la agencia Reuters.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here