La captación bancaria se ha mantenido restringida por la nula actividad económica y una menor creación de empleo formal, de acuerdo con expertos.

El jueves de la presente semana, (30 de enero), el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI) dará a conocer el crecimiento del PIB del cuarto trimestre y del año pasado. Analistas anticipan que la economía mexicana decreció -0.1% entre septiembre y diciembre del año pasado, y que durante 2019, el crecimiento también mostraría el mismo saldo negativo.

Cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) indican que en noviembre de 2019 el crecimiento de la captación bancaria mantuvo su tendencia de desaceleración respecto a lo observado a inicios del año, aunque registró un avance marginal respecto a octubre por factores estacionales.

Lo anterior en medio de “un contexto en que el estancamiento económico prevalece sobre el ciclo de relajamiento de la tasa de interés de corto plazo”, de acuerdo con un informe de BBVA publicado el viernes.

En noviembre, la tasa de crecimiento anual nominal de la captación tradicional avanzó 0.3 puntos porcentuales, en 4.7% nominal y 1.7% en términos reales, lo que dista del crecimiento nominal de 9.8% de un año antes -noviembre de 2018.

A lo largo de la segunda mitad de 2019 se observó un mayor dinamismo en la captación a la vista apoyado en la desaceleración de la captación a plazo, ante el inicio del ciclo de relajamiento monetario de parte del Banco de México.

“El mayor ritmo de sustitución entre depósitos a la vista y depósitos a plazo está quedando atrás, por lo que dependerá de la reactivación de la actividad económica y de la creación de empleo formal que los recursos disponibles para el sistema bancario muestren un mayor dinamismo hacia delante”, de acuerdo con BBVA.

Destaca que durante noviembre se mantuvo un comportamiento diferenciado en depósitos a la vista entre personas físicas y empresas; así, mientras que las personas físicas incrementaron sus depósitos de disponibilidad inmediata a una tasa nominal anual de 10.3% (7.1% real), las empresas redujeron este tipo de depósitos a una tasa nominal anual de -3.2% (-6.0% anual).

“Esta menor sustitución también sugiere que las empresas necesitan señales claras de reactivación económica para comenzar a incrementar sus depósitos a la vista”, indicó el banco en su informe.

De hecho, hace una década, año en que se presentó el último ciclo de recorte de la tasa de interés ante la recesión económica mundial de 2009, las empresas incrementaron significativamente la tasa de crecimiento anual de sus depósitos a la vista, de acuerdo a BBVA.

Crédito a empresas a la baja

Según las cifras de la CNBV, en octubre y noviembre de 2019 la cartera de crédito de la banca comercial al sector privado no financiero -empresas- creció 5.7% y 5.8%, respectivamente, lo que contrasta con las cifras arrojadas en igual lapso de 2018, cuando ubicaron crecimientos de 11.9% y 12.0%, respectivamente.

Justo después de noviembre de 2018 el ritmo de crecimiento del crédito bancario a las empresas empezó a desacelerarse y en abril de 2019 marcó por última vez un crecimiento de doble dígito (10.3%).

Según las últimas cifras difundidas, de mayo a noviembre de 2019 el crecimiento del crédito al sector privado ha seguido desacelerándose, acumulando siete meses de crecimientos de un dígito.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here