En la primera quincena de enero de 2020, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) tuvo un alza quincenal de 0.27%, así como una inflación anual de 3.18%, según cifras del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dadas a conocer este jueves.

El resultado estuvo casi en línea con el consenso de analistas que proyectaron una inflación anual de 3.20%, pero arriba de la inflación anual de la quincena previa (del 15 al 31 de diciembre del 2019), cuando se ubicó en 3.02 por ciento.

El INEGI agregó que el índice de precios subyacente, que se obtiene de eliminar de la inflación general aquellos bienes y servicios con precios más volátiles, reportó un aumento de 0.20% quincenal y de 3.73% anual. Entre los bienes y servicios que figuran en este indicador se encuentran alimentos, bebidas y tabaco; vivienda; educación (colegiaturas), y otros servicios.

En términos anuales, la inflación subyacente resultó mayor al 3.60% observado en la quincena previa.

En lo que respecta al índice de precios no subyacente – que reporta el movimiento de precios en productos agropecuarios; frutas y verduras; pecuarios y energéticos- éste reportó un crecimiento de 0.46% quincenal y de 1.60% anual, de acuerdo con el INEGI.

La cifra (quincenal) se ubicó 2 puntos base por encima del consenso, que coincidía con nuestro estimado. Cabe mencionar que el rango de estimados era muy amplio, reflejando incertidumbre sobre varios factores ante el cambio de año”, destacó en una nota el banco Banorte.

En términos de los cambios quincenales, sobresalió el aumento estacional anticipado en tarifas autorizadas por el gobierno de 1.2% mes contra mes y el crecimiento de los precios agropecuarios de 2.2%, impulsados especialmente por mayores en el jitomate, el tomate verde y la calabacita.

Los expertos explican que dentro del componente subyacente se vio una disminución particularmente marcada en los precios de otros servicios, en especial los relacionados con el fin de las vacaciones, como los boletos de avión.

Banorte dijo que mantiene su expectativa de que la inflación aumentará en los próximos meses, influenciada por efectos de base retadores –sobre todo en la no subyacente– y con limitado espacio de baja en la subyacente.

A pesar de esto, continuamos esperando que Banxico baje la tasa de referencia en 75 puntos base durante 2019, con tres recortes consecutivos de 25 puntos base cada uno (febrero, marzo y mayo”, agregó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here